Páginas

martes, 10 de marzo de 2015

Vente a Almuñecar, pero dando pedales por el campo



Mi idea para este domingo era una, pero resulta que Pepe, que se está convirtiendo en un provocador nato, nos dice que su hermano Jesus participaba en la carrera que se celebraba este domingo en Almuñecar, y que él querría ir a recibirlo a la meta. Hasta ahí todo correcto, y yo seguía p´lante con mi propuesta ...En el siguiente wsp dice que si hay alguien que se anime a bajarse con él, peeeeeero dando pedales...y ante semejante provocación ¿cómo se contesta?, pues afirmativamente, kómosino!!!

Quedamos a las nueve en el Centro Comercial del Serrayo. Fuimos apareciendo puntualmente cada uno, Gilo (jeje no sales en la foto), Pepe (culote blanco), Andrés ( de negro, y creador del track) y servidor ( Algecireño, entre ambos). Alguno llego magullado a la cita pues se cayó, mejor no decir ni quién ni cómo...



Estábamos dando pedales en busca de la salida de Granada, cuando me doy cuenta que no ha habido foto de inicio para semejante aventura...y Gilo que es más vivo y rápido que un Colibrí, ve el cartel de una guardería...no nos lo pensamos dos veces, porque parecemos salidos de ahí mismo.

El día que he comprado para hoy ha sido un poco caro, pero merece la pena. Quería que fuera clareado, con una temperatura agradable de no más de 20 grados, para no sudar demasiado, y una miajilla de aire de cola que nos refresque y ayude en las subidas...

Para hacer la ruta que hoy Gilo y Andrés se tuvieron que desplazar a Almuñecar el sábado para dejar la furgo. Gracias chicos!




Meternos en la ruta de hoy obedece a distintas motivaciones; a Andrés el hecho de hacer el track que se ha sacado de la manga, porque no había ninguno que te bajara a Almuñecar sin apenas asfalto, y le apetecía hacerlo acompañado, Pepe para encontrarse con su hermano al final de la carrera que este (Jesus) hacía alrededor de Almuñecar, el que escribe porque llevo un año horrible de lesiones (45 sesiones para rehabilitar un dedo del pie, el piramidal, la espalda, bla bla bla) y no hay manera que salga cada semana, ni de coger ritmo, y la ruta de hoy me ponía un estupendo reto por delante. Hace muuuucho que no me metía en estos kilómetros, y dejo para el último a Gilo porque es el más emotivo. Nos cuenta que su padre bajaba y subía de vez en cuando, en bicicleta a la costa para trabajar, y sacar a su familia p´lante, y que quería probar lo que es eso de bajar dando pedales a la playa...Puedo decir con total seguridad amigo Gilo, que tu padre os tenía que querer un "guevo" y parte del otro...




Los primeros km discurren por la vía de servicio dirección Motril,  Los Ogíjares y Alhendín, y hasta llegar al Suspiro del Moro nos comemos algún que otro repechón. Aquí, donde lloró como una mujer Boabdil, paramos a coger aire y disfrutar, como disfrutó él, de las vistas de Granada por última vez, incluso nos hicimos una fotillo que misteriosamente ha desaparecido de mi teléfono.

Luego llegaríamos a las inmediaciones de Padul, transcurrida aproximadamente una hora. Llevamos una media algo superior a los 18km/h, con ese Pepe dando ritmo.

Por estos lares ya conviene ir sacando el track, y a ello se pone su creador, el Andresiko.


Comenzamos a pisar rocas y subir, a pata, pendientes imposibles hasta que el camino se hace más accesible. Los senderos que vamos a andar ahora van por entre cortijos y fincas de Almendros. Estos ya están floreciendo por el valle de Lecrín. Para el que no lo conozca he de decirle que es espectacular, y que sus almendras y naranjas no tienen igual...


Hacemos fotos para que conste, comemos un poco para poder continuar con este subeybaja. Es un auténtico rompepiernas, me recuerda mucho a la zona de la ruta del Agua en Sevilla, pequeñas subidillas y pequeñas bajadillas, con alguna zona de subida dura.

Sobre las tres horas largas paramos de nuevo a tomar algo rápido y relajar las fatigadas piernas.

Parece que no pero este terreno machaca bastante. Hasta llegar a este punto, en el que nos hemos hecho la foto de la izquierda, hay que hacer alguna que otra divertida y peligrosa bajada, así como algunas subidas en las que tenemos que empezar a meter riñones, como los "guenos..."

Gilo andaba mosqueado con la dirección por la que ibamos, tenía la sensación de que no estábamos bien orientados, y cuando el Gilo se raya...maemia no es facil de convencer.

                



Después de esta zona viene una bajada y dejamos a Albuñuelas a nuestra izquierda, y al embalse al fondo. Y Gilo cada vez mas preocupado con la dirección que llevábamos. Yo le decía que tranquilo, que seguro que íbamos bien, pero muy convencido no le veía, y el caso es que como normalmente no se orienta mal...




Lo que vemos por estos campos ahora son Olivos, muuuchos Olivos. Es un terreno llevadero aunque continuamos con el rompepiernas. Es curioso como va cambiando la temperatura según estés arriba o abajo de la montaña, pero no hay tanta diferencia de altura...Para terminar esta parte y meternos en la siguiente, que es una zona de pinares, la que veis abajo en las fotos, hay que meterle mano a alguno que otro repecho de los de toma pan y moja (alrededor del 20%), y pasamos a otro paisaje completamente distinto, lleno de pino de un tamaño medianete ( que me perdone, si entre los lectores hay algún entendido...).







El camino va junto a un cauce seco seco como el "ojountuerto".

Unas veces vamos a la misma altura y otras bastante por encima, en un momento dado "cruzamos" el río y paramos a  descansar, muy a pesar de Pepe que protesta. Soy incapaz de reproducir sus comentarios, porque me consta que hay algunos hijos de amigos que leen este blog, pero si os puedo decir que no paramos de reírnos con sus ocurrencias...llevaremos aproximadamente 45km y le pregunto a Andrés lo que quedaba de ruta y me dice, "pues si llevamos 45 y es de 70..."Ahí me hundió, me quería morir, mis piernas estaban, pero no las veía para 30km mas (aunque al final fueron 38km mas). Pero ademas           p´rematá la faena me preguntó el desnivel que llevábamos, y le dije "que 1.000m" y me contesta "pues la ruta es de 2.000..." y ahí me mató matao..., me desparrame en el chinarral por el que íbamos (foto izq.).



                                       Los jodíos se descojonaban, mientras yo me dispuse a buscar mi cuarta barrita y mira tu por donde que quien guarda encuentra, y quien busca halla; ahí estaba ese espectacular envase con toooodo lo que este maltrecho cuerpo necesitaba para cumplir... "El GEL" que un día metí por si acaso me hiciera falta a mi o a algún colega en algún momento de una ruta....y me lo "hinke"  como un campeón, le metí un chupetón de época, después un poquito de agua y me sentó  como a Popeye las espinacas jajajajaja.

Gilo saco uno de esos caramelos imposibles de tragar y repartió a la peña, le regañé, porque a qué viene dopar al Pepe y el Andrés...si es que este Gilo tiene unas cosas... Suerte que estaba malísimo y lo escupieron al minuto, o al menos eso dijeron...

Pasados unos minutillos, los justos para no seguir escuchando al Pepe, nos pusimos a dar pedales, cuesta arriba claro, y justo en estos momentos nos adelantan dos Todoterrenos, que estaban junto al río cuando lo "cruzamos". Al pasar junto a Pepe le saludaron, son amigos suyos y estaban dando una vuelta con sus familias. Estas cosas le suelen pasar mas a Gilo.

Cuando coronamos, nos los encontramos ya instalados con sus neveras, bocatas, patatas, cervezas y demás asuntos. Paramos y charlamos un ratito con ellos, a la vez que nos ofrecieron de todo. Hubo que declinar de las cervezas...Al parecer son moteros y les gusta hacer lo que a nosotros pero con motor, y hoy trajeron a su gente a estos bonitos y poco conocidos lugares.



   
Una vez comenzado a pedalear practicamente coronamos y comenzamos a bajar, y ahí tuvimos nuestro único percance del día, la rueda trasera de la burricleta de Andrés reventó, suerte que ya tenemos habilidad, no hay salida que no reviente una cámara el gachón (desde el cariño eh!!!, pero apáñate un tuberlesss campeón!!!).

Pensábamos que ya quedaba poco de subida peeeeeero al tomar un cruce a la derecha nos dimos cuenta de que no, de que quedaba tela que cortar p´este traje... El primero en sospecharlo fue Gilo, que estaba hasta los mismísimos de subir y solto "Andresiko ¿dónde has sakao el track, en el merkaillo?" "yo no subo más!!!" jajajajaja, la carcajada fue gerneral, y no fue ni la primera ni la última vez que lo dijo porque nos esperaba lo peor.

Madremiademivida, lo que se veía desde donde estábamos era tremendamente inclinado, pero lo empeoraría la piedrecilla del suelo, en algún caso, y solo unos cien metros, hubo que bajarse. Entre la pendiente y las piedrecillas era imposible traccionar. Al coronar esta penúltima cumbre las sensaciones fueron incleibles, yo desde luego creía imposible subir lo que subimos después de lo que llevamos en el cuerpo. Cada uno subió a su ritmo, como en todas las cuestas...





 

Pero todavía quedaría por subir más, antes de comenzar la tremenda bajada. Lo subimos y paramos a tomar algo. Gilo estaba empeñado en que nos tomáramos el bokatachoriso que llevaba en la mochila pero conseguimos quitárselo de la cabeza, lo que si nos tomamos fue la cocacola que llevaba.


       






Tras descansar un poco comenzamos a bajar, y bajar y bajar, fueron kilómetros de bajada hasta llegar a la carretera de la cabra. Tanto bajar y a la velocidad que lo hicimos, que nos pasamos el desvío y esto impidió que cumpliéramos con el track diseñado.

Reconozco que era un poco tarde ya (sobre las tres y media) pero me habría gustado hacerlo completo, dejamos pasar otro cruce que iba junto al río y luego otro, que nos llevaría al pueblo por la rambla, aunque he de reconocer que hacer un poco de asfalto antes de llegar a Almuñecar, al menos a mi me sentó genial, las piernas llegaron mejor.

Y por fin llegamos al pueblo. Metimos las burricletas en la furgo, nos cambiamos de ropa y fuimos en busca de Pepe y Jesús que ya estaban con sus chicas Leti y Mamen. Nos metimos en un restaurante en la playa de San Cristobal, junto al polideportivo donde estaba toda la organización de la carrera. Tuvieron a bien prepararnos una buena ensalada, rosada, calamar y pechuguitas de pollo a la plancha. Todo ello regado por unas buenas cervezas y tintos de verano. Todo muy bueno.








Gilo, Andrés y yo nos fuimos un poco antes que las parejas, a las que dejamos la mar de a gusto con la sobre mesa. Que conste que si no hay foto de este momento es por kulpadelPepe.





El finde que viene habrá mas, pero no creo que mejor. Gracias por la ruta Andrés!!!