Páginas

martes, 27 de octubre de 2015

Regálate en otoño una de "El Camarate" (Lugros)


A principios de la semana pasada me llega por facebook esta convocatoria 




De entrada desecho la idea porque de las dos veces que la he intentado hacer, una no pude terminarla y la otra sufrí un montón, pero pasan los días y no se me va de la cabeza; mal asunto. A estas que Gilo me manda la misma convocatória, que a la vez se la ha enviado un amigo (Pepe Galisteo). Ya he pasado del frio-frio al templado-templado. A Gilo le aviso de la dificultad de la ruta, y él como ultimamente no se ve muy bien pues tampoco se anima, pero de pronto a mi me empieza a apetecer el reto, y me caliento-caliento, y Gilo que se viene arriba también.

 A mi hace algún tiempo que me apetecía salir con esta peña de Balakook, tenía la impresión por las veces que he estado por la tienda que podían entender las salidas como a nosotros nos gusta,  así que contacto con Santi, el promotor y les digo que cuenten con nosotros.







A la vez que nosotros, han tenido la misma idea un par de clubes más y se monta en tocón de Quentar un ambientazo impresionante, no hay quien aparque en la plaza, bicis por todos lados, y colas para llenar los bidones en "la" fuente. Allí me encuentro con Renato al que hace un montón de años que no veo y con Luis (trialero de pro donde los haya) que salen en una de esas otras convocatorias. Charlamos un ratito pero pronto se pone todo el mundo en marcha. Nosotros somos ocho (Santi, Javier, Miguel, Felix, Ito, Chema, Gilo, y yo Algecireño).







El día como podéis ver por las ropas ha amanecido fresquete aunque bastante soleado, por ahora... 


Tras un exigente senderillo trialero comenzamos a pistear. En princípio el grupo se estira, cada uno va buscando su golpe de pedal, unos somos más diesel que otros... Pero al coronar nos "rejuntamos" y hacemos esta expectacular foto de grupo con toda la zona de Beas y Los Blancares detrás nuestra.









La zona por la que ahora vamos tiene unas vistas impresionantes de la zona de Guadix que queda a nuestra izquierda; vamos rodando por pista y te puedes ir fijando un poco en todo lo que te va acompañando, mira la foto de abajo y verás al fondo La Alcazaba...kashiná!!!


















Tras unos kilómetros de subeybaja por pista llega una cortiiiiita trialerita, que pasa a convertirse en una tremenda, impresionante, larga y divertida bajada por una pista menos cuidada, o peor mantenida que la anterior, para deleite de los que nos gustan los caminos mas rotillos... Y se desata la locura, todo el mundo empieza a disfrutar a su manera. Que si una pasadita que me dan por fuera, un interior que hago, otro que me hacen, que si subimos por el peralte, que si un saltito por aquí, que si otro por allí, hay que me cuelo y me marco un derrape...en fin que queréis que os cuente, imaginároslo...















Y tras esta loquísima bajada llegamos a la verja de una finca de reses bravas... (foto de abajo) abrimos la cancela haciendo tooooodo el ruido del muuuundo, y salimos pitando de allí no sea que...




Tras abandonar la finca teníamos la opción a la derecha de más pista hasta llegar a los pies del Camarate ooooo acercarnos a Lugros. Optamos por esta opción. Hicimos un par de km de carretera y llegamos a la plaza del pueblo. Allí cargamos agua y comimos un poco. Unos llevábamos barritas, otros frutos secos y otros un bocata.









Para esta excursión elegí llevar mi Giant, es doble pero menos pesada que la otra, y aunque no me divertiré tanto en algunos sitios, si subiré con menos dificultad las tremendas rampas que nos esperan tras este merecido descanso. 



Algunos compis optaron por sus burricletas de enduro y pedales de plataforma. Otros trajeron sus rígidas y pedales automáticos y sufrieron las carencias de estas en zonas de piedras, pero a cambio para arriba iban fenomenal. Por último, las ruedas de 26, 27,5 o de 29.



Con la ropa pasa igual, que si manga corta con manguitos o larga, el culote corto (con o sin perneras), de media caña, largos o endureros...



Esto va por gustos y cada loco con su tema, el caso es pensar en cómo divertirse tooooodo lo posible.








Nos pusimos en marcha, y tras dejar el pueblo nos metimos en un camino que nos llevará a los alrededores de El Camarate rodando junto a una acequia, ¡como disfrutamos de este senderillo!

Había que ir esquivando los arbustos y matorrales que crecen a los lados de la acequia y hay que hacerlo con equilibrio no sea que te dejes caer por un balate que queda a tu derecha. Es francamente bonito.











Terminado el senderillo descrito, con estos chopos a nuestra derecha, llegamos a las rampas y los paisajes de   


"El Camarate"








Como si de una etapa de Vuelta a España se tratara, durante toooooda la ascensión tuvimos palabras de aliento por parte de la mayor parte de los cientos de senderistas que hoy habían decidido, al igual que nosotros, visitar esta increíble zona. La mayoría nos daban ánimos, nos ven retorcernos sobre las burricletas para superar pendientes que no bajan del siete y llegan a rozar el 20%. Nos los fuimos encontrando incluso en cotas de cercana a los dos mil metros de altitud, y siempre había palabras de de ánimo.



































































Unas poquillas curvas más y terminamos el primer tirón, aunque no el más duro. Paramos a tomar algo y sacar algunas fotillos




















Como veréis, en la gran mayoría de las fotos, una vez metidos en el Camarate faltan tres de los integrantes del grupo (Felix, Ito y Gilo). Estos tres andaban un poco por delante y nos los encontraríamos una vez llegáramos a "La Plaza de toros". Si amigos, en mitad de estos elevados terrenos hay una plaza para tentar. Antaño aquí se criaban toros bravos, que por cierto dicen que eran enormes (rondaban los 700kg).





























Aquí estaba el resto del grupo.

Una vez "arrejuntaos", descansado y vuelto a comer un poco, las rampas hasta este punto son tan duras o más que las hechas, continuamos con la ascensión.









Comenzamos a atacar el último tramo hasta coronar. Las piernas están bastante castigadas, y aunque hemos parado de vez en cuando, estas no pueden ser demasiado largas por las temperaturas que hay a esta altitud.










Si miras hacia arriba (foto de abajo) ves que la niebla empieza a ser bastante espesa, apenas se ve la cota a la que tenemos que subir, y baja a nuestro encuentro.









Este terreno es más complicado que el pasado, el agua cae a lo largo del camino y está más roto, además la pendiente no disminuye...






























































Miguel no puedes ir tan rápido!!!,
mira que movida ha salido tu foto...


















































En este punto (foto de arriba) ya estamos cerca de coronar, hay un desvío a la derecha que hay que tomar; tiene tanta pendiente y laja suelta que nos obliga a apearnos de nuestras monturas. Se cambian los papeles, las subimos nosotros a ellas. Nos ponemos en fila india y p´ribakonella!!! (que diría un costalero)

Coronamos, y paramos a hacernos fotillos de grupo antes de ir en busca del collado del Alguacil              



















El senderillo que vamos a hacer ahora sube y baja por la ladera de la montaña es una autentica maravilla, es una delicia. Juguetea entre matorrales bajos y rocas, vamos casi por la cresta del monte.

De vez en cuando te tropiezas con vacas, toros y becerros que no se menean hasta que estas muy encima de ellos; se apartan pero aguantan lo suyo los jodios, y el susto ahí lo llevas...

Por estos terrenos pedregosos los que llevamos suspensiones dobles disfrutamos un poco más que los que llevan rígidas (hubo algún sustillo sin consecuencias), y si lo que llevas es una doble potente como la de Santi, Javier o Gilo...ni te cuento.

Llegamos al final del senderillo acompañados de un rebaño de cabras y ovejas vigiladas por un imponente mastín que hace notar su presencia, es de los que no ladran... y un poquito más abajo el pastor atento a la jugada...pero como somos gente de bien, todo transcurrió civilizadamente. Paramos le saludamos y charlamos unos minutillos. Hay que ver lo solitario que debe de ser ese curro...









Una vez llegamos al Collado del Aguacil comenzamos a bajar por la pista, un poquito de asfalto (pinchazo de Chema), más pista y llegamos al puentecito del rio Paules, nos reagrupamos y ascendemos un ratito. De pronto Javier desató las hostilidades y a todos nos entró unas ganas tremendas de apretar en esta última subida, la verdad es que no se de donde sacamos las fuerzas, pero fue divertido el arreon que nos metimos así como el que no quiere la cosa, después del palizon que llevábamos en el cuerpo.

Paramos a hacernos esta bonita foto mientras nos reagrupábamos, pero resulta que a los que esperábamos (Santi y Chema) habian cortado por una espectacular y técnica trialerita de bajada que los que apretamos para subir nos perdimos, kachis!!!

Continuamos la bajada y la hicimos bien rápida y apurando cada curva como mezclando las ganas de llegar con las de aprovechar cada oportunidad de divertirte que te brindaba el camino antes de finalizar tamaño ruta.



















Y por fín llegamos a Tocón de Quentar. No sabría deciros exactamente a que hora fue pero tarde, muyyyyy tarde, pero la carita de todos y cada uno de los componentes de este grupo de bikers reflejaba satisfacción, muuuucha satisfacción. 

Aparcamos las monturas frente al restaurante El Ronzal, en el que Gilo y servidor habían hecho una reserva  para que este grupo de bikers comiera entre las tres y las cuatro... y no eran ni las tres ni las cuatro.











Pero como podéis ver (foto de abajo) nos atendieron rápido y con una sonrisa; ni un reproche nos hicieron, y como nosotros somos de Alhambra, pues calleron un par de quintillos, unas con y otras sin alcohol (los que conducían...por supuesto)










Lo hemos pasado francamente bien,  recorriendo los casi 70km en compañía de estos estupendos bikers del grupo de Balakook, a los que agradezco la invitación, así como un montón de las fotos que he puesto en la crónica.

Han sido mas de siete horas de pedaleo muy de nuestro gusto, con sus paraditas, su ratito de guasa, y siempre en grupo. Por suerte no ha habido ningún percance que fastidiara esta magnífica jornada, asínkedemodokeeeee:


Hasta la próxima amigos!!! 

Espero que sea tan buena o mejor que esta












Cargamos las burricletas y cada pájaro a su nido