Páginas

domingo, 31 de mayo de 2015

Dornajo y El Toro en una misma salida...






Estamos en racha, no paramos de hacer rutas endureras. Las pensadas para hoy hace varios años que no las hacía. Se las plantee a Gilo, y le gustó la idea. Es un poco complicado, hay que poner cada uno de su parte porque hay que subir al Dornajo en coche y luego al llegar a Granada, coger otro coche y subir a por el que nos subió.





Que me perdonen los Madridistas (hay algunos entre mis amigos), por la foto de la izquierda, pero es que ayer ganamos el doblete (Liga y Copa del Rey), y hoy me apetecía celebrarlo como dios manda, con una buena ruta, un buen compañero, y con una camiseta azul grana.

Quedamos a las nueve menos cuarto en Cenes de La Vega (ruta del Colesterol) con los dos coches, cambiamos las burricletas al mío, dejamos el de Gilo y tiramos p´riba.

No tardamos mucho en llegar al Dornajo, descargamos las monturas, me puse mi peto endurero, hoy no llevaré mochila y a dar pedales.

Son unos cinco km pero con la charla y los despistes nos metimos el doble de subida, llegamos casi hasta Prado Llano.





Aprovechamos para subir a un mirador absolutamente espectacular, desde donde se ve todo lo que se puede ver a unos 2000m.







El día está despejado así que las vistas desde el mirador son espectaculares






Tuvimos que deshacer lo subido y como no encontrábamos el track original, nos echamos a la aventura por un senderillo que se nos insinuó...

Metidos en él, Gilo lo reconoció y me contó que es parte de un circuito BTT que hace años se hizo para una carrera, aunque está bastante descuidado ahora. Por momentos nos sentimos algo perdidos, pero esto es lo que tiene este deporte, te pueden pasar muchas cosas; ¿y no se trata de eso...?

La última parte del "desconocido" track, unos 25m tuvimos que hacerlos  bajados de la bicicleta porque había un montón de árboles caídos por todos lados (vaya mantenimiento del Parque...).

Conectamos con la carretera, bajamos un ratito y encontramos la segunda parte del track. Lo cogimos. Esta parte es muy muy complicada y técnica porque hay mucha roquita que te desequilibra, el sendero aparece y desaparece, y además mucha mucha laja, el sendero está fatal, mucho menos limpio que cuando lo hice hace unos años, pero sigue siendo muy divertido, sobre todo en su última parte con trancos muy divertidos y rápidos de pasar. Llegamos al final  y encontramos unas caravanas aparcadas, y como a Gilo le molan mucho, pues nos acercamos a charlar con ellos. Son españoles, aunque no de Granada. Estaban bajando del remolque trasero sus bicicletas para disfrutar de nuestra sierra...Nos despedimos y bajamos, luego hay que subir un kilómetro para buscar la bajada del Toro, pero tras varios intentos, como no encontramos la bajada, Gilo me propone hacer una bajada que él conoce. Solo hay que continuar dando pedales unos cinco km más. Se coge en el Hotel Santa Cruz.




 ¿Veis ese senderillo zigzagueante que desciende por la ladera de la montaña?, pues ese es el que nos hemos metido entre pecho y espalda Gilo y Yo ( Algecireño). Si dejáis de verlo en la parte baja de la foto no es que se ha terminado...sigue y sigue y sigue. Probablemente no he hecho nada tan revirado e inclinado en mi vida, y todo lo que no es sendero es tajo... Es estrechiiiiisimo y de tierra pero como no ha llovido, está sueltecilla. Eso es peligroso por un lado, pero por otro te ayuda a poder meter la bicicleta tras cada curva ayudándote de los derrapes o levantando rueda trasera...una verdadera locura para gente tan normalita como nosotros, pero se fue gestionando cada curva como se iba pudiendo. Al final las sensaciones fueron indescriptibles, conseguimos superar muchas muchas más curvas de las previsibles. Lástima no haber hecho una foto al comienzo de la bajada...












Tras cruzar este riachuelillo continua este estrecho sendero zigzagueando por entre los árboles, lo que nos permite seguir abusando de frenos y rueda, así como disfrutar de algunos divertidos trancos hasta llegar a un cruce que conecta el final de este track con el del track que baja del Toro, y que no pude encontrar arriba.


Paramos a beber y comer un poquito, y degustamos de los frutos de un silvestre Cerezo.
Hasta llegar a la cola del pantano de Canales, muuuuucho más de lo mismo y algún que otro difícil tranco.

Llegamos al pantano y comenzamos a subir a Guejar Sierra por asfalto, una vez llegado, continuamos dando pedales hasta llegar a Granada. Metimos las burricletas en el coche de Gilo y subimos a por el mío. Son las dos y media. Llegamos al Dornajo y cada uno a su coche, con su burricleta, pero al decirle a Gilo que iba a subir con el coche en busca del comienzo del track no encontrado al princípio, se apunta y sube conmigo. Lo encontramos y me quedé tranquilo...existe el sendero jajaja. Me queda encontrar la bajada del Toro, pero la alternativa hecha creo que supera a la no hecha, así que felizzzzz.

Nos bajamos a Granada pero hoy no puedo tomarme la habitual cervecita con migas, va el gachon y me manda esta foto.




Que mamonaso...




El finde que viene másssss pero no se si mejor (creo que me repito en este final pero es que es así).

lunes, 25 de mayo de 2015

Dos Trialeras por Guejar











Para hoy domingo, día de elecciones municipales en este nuestro país, mis amigos Los Gasupetos habían programado dos tremendos eventos; primero se han marcado un "Ingeniero" (maravillosa ruta de la Sierra Oeste de Madrid), seguido de una espectacular paellada. Recibí hace varias semanas una cariñosa invitación y a fe que la consideré, y traté de organizarme para subir a comer y a dar pedales, o al revés ( no sabría en qué orden ponerlo...jajaja), con este estupendo grupo de Escurialenses bikers, pero no pudo ser.

Mirad que chulada:





Como yo no quería quedarme con cara de tonto, convine con Gilo hacer una buena ruta,  seguido de un buen post-ruta, y esta iba a ser completar los tramos uno y tres de la carrera de Enduro, el dos lo hicimos la semana pasada. Llamé a mis contactos de la carrera para que me indicaran cómo encontrar los tramos, y me lo indicaron maravillosamente, otra cosa fue mi interpretación jajaja, así que quedamos a las nueve menos cuarto de la mañana para ir a Guejar Sierra con el coche y salir desde allí.





El día no ha amanecido abierto, y encima dan lluvia para antes del medio día, pero el hecho que esté fresquito es estupendo ya que a la altura a la que tenemos que subir ( 1. 600 y 1500m) no hay demasiados arbolillos que nos den sombras.


Llegamos a Guejar sobre las nueve, donde por cierto el otro día compitieron Alejandro Valverde y Chema Martinez (uno en bici y otro corriendo), concretamente en la subida  al puerto de Haza Llana, mismo puerto que tenemos que hacer hoy nosotros para subir al tramo Uno.




Nos metimos en nuestra habitual cafetería en este lugar, a tomar un buen desayuno que nos ayude a dar pedales, y después de media horilla, ya estábamos dando pedales.

Como no sabíamos si iba a llover o no, decidimos hacer el tramo tres, el más arriesgrado y peligroso de los dos de hoy, bueno también es más complicado que el tramo dos, de hecho este tramo no lo recomendaban hacer a todo el mundo durante la carrera... La razón por la que comenzamos aqui fue la posible lluvia, no sea que si lo dejamos para el final nos vaya a llover y nos impida hacerlo. Lluvia más roca es mala combinación.

La foto de abajo es ya metidos al comienzo de la trialera. En la parte de abajo se puede ver el camino zigzagueante que te lleva a los Lavaderos de la Reina y al tramo dos (el que hicimos la semana pasada).





La subida al Cortijo Balderas es larga y durilla, son unos seis km y con pocas curvas,  aunque al ser por asfalto penaliza menos. Vamos a buen ritmo, y a veces hay que frenarlo, el objetivo es bajar, la subida nos da un poco igual, pero hay tantas ganas de meterle mano al track que nos aceleramos...Y por fin llegamos al desvío que me indicaron coger.























El comienzo es de suave bajada, zigzagueante y con muchas roquitas en medio del senderito, pero no tarda mucho en empezar a complicarse incrementando la inclinación y los peligros, aparecen pequeños melonares, medianos melonares y tremendos melonares, tienen un peligro espectacular, apenas hay camino por el que ir, hay que decidir sobre la marcha por donde ir bajando, y no te puedes parar porque se clavan las horquillas...














Describir esta trialera es imposible, hay que hacerla, así que os pongo unas cuantas fotos y ya decidís vosotr@s si hacerla o no, y los calificativos.













El tranko de abajo es casi p´volarrrrrr




Verdad Gilo!!! jajajaja





Antes de terminar esta tremenda trialera, ya en las inmediaciones del pueblo, se nos presenta una coyuntura, hay dos caminos, ¿cual cogemos? por suerte se nos aparece un lugareño sobre un precioso caballo paseando con sus dos peasodepastores alemanes...al que preguntamos si es ciclable por donde él ha subido, tiene una pinta barbara!!! y nos da el ok sin dudarlo, y sin dudarlo le tiramos la mar de contentos porque es muy estrechito y juguetón, y tiene tanta piedrecilla suelta que las derrapadas son espectaculares. Poco después llegamos a Guejar. Mientras recuperamos el aliento en la plaza principal, nos encontramos con gente con la que estuvimos el día de la carrera y que eran de la organización.  Charlamos un ratito, pero no demasiado tiempo ya que se nos hechaba el tiempo encima; hay que bajar hasta la cola del pantano de Canales y comenzar la subida al Puerto Haza Llana.





Este puerto es ya conocido por España entera ya que lo subieron en La Vuelta Ciclista a España.

Es cortito, casi cinco kilómetros pero lo peor es su desnivel.

Tiene una media del 12% y máximas del 22. Lo único bueno que tiene es que es por asfalto, lo demás es tremendo. Los tramos que rodean el 20% son muchos, solo nos ayuda a superarlos el hecho de que hay un montón de curvas, todas muy cerradas en las que te apoyas y te ayudan a recuperarte, pero según te vas acercando al final del puerto hay menos curvas, y esto lo hace más duro.




Por fin llegamos al Complejo Costa del Sol, donde teníamos que girar a la derecha para buscar el tramo uno, pero no lo hicimos y seguimos subiendo hasta terminar este durísimo puerto.  Foto de abajo.








Buscamos las señales que mis amigos me habían indicado pero obviamente no las encontramos, estas se quedaron atrás, encontramos otras que nos llevaban al Hotel Duque. Esto nos hizo perder un poco de tiempo, que aprovechamos para abrigarnos un poco. A pesar de la dureza del puerto, el frío nos cortó el cuerpo al final de este.

Hubo que bajar parte de lo subido y buscar el desvío y las señales; lo hicimos y felizmente recompusimos la ruta. Fue un alivio, me habría molestado bastante no haber podido hacer este tramo número uno.

Hasta al fin llegar ha habido que sufrir mucho, perdernos, encontrarnos, volvernos a perder y a encontrar; pedalear por unas inhóspitas y desconocidas pista hasta localizar este pequeño embalse que tenemos a nuestras espaldas en las fotos de abajo, pero lo conseguimos. Paramos a comer algo y nos hicimos estas bonitas fotos.































Hay unas mesitas de madera en las que la gente puede comer antes de comenzar a bajar, y en las que tomamos un refrigerio. Estiro un poquito, sobre todo la espalda ya que esta subida ha dado guerra.





Comenzamos a bajar.





Es un sendero muy inclinado, con la tierra muy suelta y en forma de "V", te lleva siempre hacia el centro del sendero, sobre todo en la primera parte. Una vez terminado este tramito, volvemos a salir a otra inesperada pista y volvemos a perdernos, no hay indicaciones claras, pero tras buscar el sendero por un sitio y no encontrarlo, vamos hacia el otro lado y lo encontramos, VIVA EL CAMPO Y LA BTT!!!!!

Este tramo es la leche, tiene de todo, lo anterior más otras cosas, piedras, curvas imposibles, peraltes y trancos, unos más ciclables que otros.






Y de pronto, y lastimosamente terminamos la trialera. Justo en ese momento de tristeza nos encontramos con un agricultor recogiendo las primeras cerezas de la temporada. Paramos y charlamos un ratito; nos obsequió con un puñadito de esta increíble fruta, probablemente las cerezas de esta zona sean de las mejores del mundo, y no exagero ni un poquito amigos míos.

Una vez terminamos la bajada, llegamos a la cola del pantano Canales (foto de abajo), y volvimos a aparecer en la base de la subida al puerto Haza Llana.




Ahora tocaba volver a subir desde el embalse de Canales hasta Guejar Sierra... telamarinera, pero se subió.


Buscamos el coche y nos fuimos al camping a comer algo, son las tres del medio día y ya nos suena todo...Volvimos a ir al Camping y volvimos a pedir las increibles migas. En este lugar es de los pocos que quedan que te las hacen de pan. Las acompañamos de melón, unos huevos, chorizo y morcilla. Luego unas croquetillas caseras, unos tintillos y tarta de chocolate p´rekuperááááá. Ah! a este festín vino Mario, un amigo de Gilo. A ver si le hacemos el lío un día de estos porque le gusta dar pedales...






Con este tramo completamos los  tres tramos de la carrera de Enduro en la que participamos como voluntarios Gilo y Yo (Algecireño), el uno y el tres hoy y el dos la semana pasada.


   



 No sabría deciros cual me ha gustado más:



El numero uno es rápido rápido, con un sendero muy cerrado y eléctrico, parece que fueras esquiando, con continuos apoyos en un lado y en el otro para no caer en el centro del sendero; el tramo dos es más suave y abierto,  con unas últimas curvas muy divertidas en las que hay que levantar rueda trasera para salir de cada curva y entrar en la siguiente; el tramo tres es el más técnico, rápido y agresivo de los tres y es en el que más te arriesgas, las caídas pueden ser muy dolorosas, pero por suerte hoy no tuvimos ni una sola caída, ni un solo traspié, y pusimos pié en tierra solo en algún que otro sitio.







Superar esto es complicado pero el finde que viene se intentará, si no llueve claro.


Os pongo el enlace de un video hecho el día de la carrera, vereis como son los tracks.

http://www.ruedasgordas.es/videos/rg-lifestyle-ep3-sierra-nevada-enduro-race-2015

martes, 19 de mayo de 2015

Por Beas y Guejar Sierra

No es que hayamos ido a estos dos sitios el mismo día, ni siquiera el mismo finde, es que no he podido hacer mi habitual crónica y por eso las pongo juntas.

Llevaba casi un mes sin poder coger la burricleta hasta poder hacer estas rutitas. A ambas rutas me acompañó Gilo. Ya hace calor así que hay que quedar tempranito para no sudar más de la cuenta.







En la ruta de Beas no sudamos demasiado porque la mitad es entre choperas, y además hay algunos cruces de riachuelillos que nos refrecan las piernas; aunque antes hay que subir al llano, para hacer una espectacular trialera de bajada que le han enseñado a Gilo, y que nos llevó al Cortijo de Belén. Luego toda la zona de las choperas, y pasar el temido cortijo de los perros.



La primavera está espectacular por esta zona, hay diferentes verdes, amarillos, blancos, rojos y hasta azules






Pasado el cortijo, con sus perrankanos y un par de riachuelillos, decidimos parar un poco, mis desentrenadas piernas me lo reclamaron.




















Una vez que llegamos al pueblo recuperamos el viejo hábito de tomar algo antes de continuar, porque lo que viene ahora es un cuestarrón detomapanymoja, y con Lorenzo castigandonos ya.

Al coronar hicimos fotillos de las dos vertientes, la que abandonas a las faldas de la sierra de Huetor, al norte de Beas.







y la que comenzamos, al sur de Beas dirección El Barranco del Abogao que comienza con este tajo





y estas vistas




Hicimos un track nuevo, distinto al habitual para bajar, y luego subimos y bajamos las Crestas, para luego bajar a Cenes por el otro cortijo de perros, que estaban sueltos pero por suerte el amo andaba cerca e impidió desastres mayores...









La bajada a Cenes fue rápida, muuuuy rápida, saltaban a nuestro paso los loscos,  y desde ahí buscamos el Colesterol y p´kasa, bueno antes, y fiel a las buenas costumbres, tomamos una cervecilla con su tapita de huevos y papas a lo pobre.



















La siguiente ruta, la de este domingo fue por Guejar Sierra. Una vez recuperado algo más de mi pulgar me anime a meterme en el segundo track de la carrera de enduro, aquella a la que acudí de voluntario al no poderla hacer de participante. Como os he comentado, Gilo se vino conmigo. Teníamos ganas de hacerla pero ha habido que esperar un poco a que fuera capaz de agarrar el manillar con ciertas garantías, esta bajada tiene tela.





Quedamos tempranito porque lakaló aprieta, y porque en realidad yo quería hacer también el tramo uno, pero no se lo comenté a Gilo por si no conseguía organizarlo. Para eso contacté con una chica de la organización de la carrera, y que me pasara los tracks, pero ella no los tenía, y además este domingo no estaría en el pueblo. Muy amablemente me puso en contacto con otro colega suyo que me podría ayudar a localizar los emplazamientos. Le llamé y quedamos sobre las once, una vez termináramos el tramo dos, pero resulta que ese mismo día había una carrera de runners que exactamente subían por donde está el comienzo del tramo uno, así que sería complicado de hacer...

Tomamos un desayuno con todos sus avios y nos pusimos a la tarea. Hay que subir por carretera un buen trecho en dirección Cortijo Valderas, luego bajar hacia el río y subir hacia Los Lavaderos de La Reina unos cinco km. La pendiente es durilla aunque por pista. Gilo va marcando ritmo pero sin sobrarse, porque está un puntillo por encima del menda. Esto le permite hablar y hablar y hablar...Es un extraordinário compañero hasta para eso. Llegamos a un cruce y lo tomamos, abusando de nuestra memoria, pero acertamos, poco después llegaríamos a la curva en la que yo estuve de voluntario en la carrera y después llegaríamos a la de Gilo para finalmente acceder a la zona de salida. Ahí nos bajamos de las burricletas e hicimos algunas fotos, eran las once menos cuarto, casi la hora a la que yo había quedado con el amigo de la organización para vernos en Guejar, y que me indicara por donde ir al tramo uno. Como no lo íbamos poder hacer, por lo de los runners, le llamé y se lo comenté, y le di las gracias. Quedamos emplazados para otra ocasión.



Estas vistas son de la zona de La Alcazaba, Mulhacén, Veleta, etc.





Estas son de Guejar Sierra, y el lugar desde el que comienza el track!!!!!








El comienzo es rápido, con un sendero tenuemente dibujado, giras a la derecha y comienza a estar más marcado; pero llega un momento en el que te cuesta salir de él de lo hundido que está el camino en el terreno, y llegas al tranco de Gilo, que dicho sea de paso no es nada sencillo de hacer, y tienes que decidir rápido por donde le atacas, o vas al suelo. Luego llegas a las curvas rápidas de mi zona, coges unos metros de pista y te dejas caer a la derecha, y ahí y es la locura, entre arboles y arbustos va el track que juguetea y juguetea con ellos, con curvas endiabladamente cerradas; crees que nada puede superar eso, pero llega la zona de peraltes y luego las de las zetas y más zetas en las que meter mi 27,5 me costó lo suyo. Y lastimosamente llega el final del tramo a los pies de Maitena. Cuando acabamos y miramos lo que habíamos tardado en hacerlo, no dábamos crédito, en los tiempos de carrera, y eso que no fuimos a tope...Al terminar, con la adrenalina que nos salia por las orejas, decidimos seguir dando pedales hasta llegar a la verea de La Estrella y vuelta, y si no tuvimos bastante, nos quedaba el renombrado subidon a Guejar p´kalmarnos... y entramos en el pueblo.













Aún había un fabuloso ambiente runner en Guejar Sierra.

Nosotros metimos las burricletas en el coche y nos fuimos al Camping a tomarnos algo...


























Poco más que contros, han sido dos rutas fabulosas, pero esta última al ser nueva y tan de nuestro gusto nos ha dejado con ganas de mássssss, así que el domingo que viene creo que volveremos a Guejar Sierra a meterle mano a los otros dos tracks!!!

Ya os contaré...