Páginas

domingo, 28 de septiembre de 2014

Granada - Lachar por el Rio Genil

La ruta de hoy no prometía demasiado, ha amanecido el día un tanto raro y lo que vamos a hacer no es nada del otro mundo, pero ha resultado de lo más divertida, nos hemos reido de lo lindo...salir a dar pedales siempre compensa por unos motivos o por otros, y si se consigue un buen ambiente pasa lo que pasa...

El caso es que ayer cuando hicimos la quedada  no decían las predicciones que el domingo fuera a ser un claro día otoñal. Para la salida habíamos confirmado estar, a las diez en el Gim , Gilo, Pepe y servidor (Algecireño), peeeero nos encontramos con la agradable sorpresa de que Andrés se ha acercado, y Fernando que llegó unos minutos después. Mi propuesta para hoy era rodar, y hasta la fecha no he encontrado cerca de Granada ningún camino tan bueno como el que te lleva a Fuente Vaqueros o Lachar siguiendo la ribera del río Genil. No está demasiado bien mantenido este camino pero se pueden hacer medias bastante interesantes en los casi 50km de ruta con un desnivel medio del 3%, o lo que es lo mismo, perfecta para rodar.


La primera parte, en la que ya hubo que ponerse el chubasquero, es por carril bici hasta llegar a la altura de la Puleva, luego pista muy muy bacheada y ancha hasta que llegas a un cruce de carretera, aquí deberíamos continuar dando pedales junto al río peeeeeero hay unas obras que nos obligan a ir unos km por carretera hasta llegar a volver a conectar con el camino e ir junto al río, pero esta vez por el otro margen, por el izquierdo según vas hacia Lachar. Deciros que el camino va acotado por hectáreas y hectáreas de chopos y maizales, es realmente bonito.
El ritmo lo pone Pepe y Gilo, yo aprovecho para ponerme al día con Andrés...que a pesar de montar poco
(o eso dice, jajaja) lleva un buen ritmo. FB va algo retrasado y jodido porque se ha traído una burricleta rígida que bota como un conejo, jajaja y no lleva pedales automáticos jajaja asinke no le es posible apretar...jajaja pero es que para colmo se ha traído un casco de espeleologia jajaja, sin visera jajaja, y está lloviendo jajaja. Como cierre solo comentar sus increibles gafas blancas...jajaja. Perdoname Fb, jamas escribo sobre estas cosas estéticas porque no me interesan, pero es que hoy te has superao chulo!!!, y mira que ya te conocemos...pero lo de hoy...escribiendo y estoy todavía deskohonao y llorando de risa jajajajaja. Eres úniko querido amigo!!! Un día te voy a dedicar la crónica. Estoy sentado en el rinconcito de casa en el que escribo mis crónicas y todavía me estoy riendo, pero la cosa no acaba aquí, más adelante hubo otro momento FB.
 
Bueno amigos, continuamos dando pedales, en un momento dado dejó de llover, y nos quitamos los chubasqueros. Cambiamos otra vez de ribera ya que hay un barrizal tremendo y por el margen derecho no, pasados unos cinco km volvemos a cambiar a la ribera izquierda ya que el río se va hacia la derecha y el camino se acaba, andamos otros cuantos km y en un punto un cañaveral ha invadido el camino y nos impide llegar a Lachar, asínke aprovechamos para parar, comer algo, y jugar un ratito...hoy teníamos el día juguetón. El bueno de Pepe se contagió del ambiente del día yyyyyyy se pegó un alkachofazo...y como una imagen vale más que mil de mis estupendas palabras, jajaja...

No se si identificáis lo que hay debajo de Pepe, pero son alcachofas, un montoncito de enooooorrrmes alcachofas, que no sabemos muy bien qué hacen aquí en mitad de ningún sitio. Estuvimos tentados de llevarnos unas cuantas pero desconfiamos de la historia y pasamos, pero mientras comíamos algo llego un señor con su furgoneta y empezó a cargarlas...

Pero las alcachofas dieron más juego, Bolivar tuvo otro gran momento de los suyos y nos brindó unas fotos que quedarán para la posteridad jajaja o al menos quedarán en nuestro blog y en nuestra memoria...










Fernando si no existieras habría que inventarte...

Me he tomado un respiro y vuelvo al tajo...Continuamos dando pedales deshaciendo lo hecho para llegar aquí. En esta parte del recorrido estuve un ratito apretando riñones y marcando ritmo con Pepe y Andrés, porque no hay manera con este Pepe, es machacón, va poco a poco aumentando el ritmo hasta que o te paras o revientas...,y el Andresiko, que apesar de no cogerla mucho (eso dice el mamonaso), sigue dando pedales a un ritmo endiablado, y amenaza con volver el domingo que viene...y será estupendo.

Ah!!! se me olvidaba, el bueno de Gilo pinchó



En fin amigos, esta es la crónica de este día autenticamente otoñal, fresquito y con lluvia, en el que ha habido que desempolvar los manguitos, los guantes largos y el chubasquero, en el que hemos rodado durante dos horillas para hacer cerca de cincuenta kilometrillos. Los últimos los hemos hecho empapados y  por carretera, para que dejara de botar la bici y el bueno de Fernando, jajaja y no empeorara su próstata que tanta guerra nos empieza a dar a estas altura de la guerra...


Fernando la próxima salida te traes la bici titular que te acabas de comprar...y tu casco y tus gafas por favor, jajajajajaja.

El finde que viene no se lo que pasará pero dificilmente se superará lo de hoy...






domingo, 21 de septiembre de 2014

Acequia Fardes&Trialera del Carretero


A las nueve y media de la mañana, bajo el Gim O2 quedamos para ir a la sierra se Huetor Gilo y servidor (Algecireño). Puntual como siempre estaba mi compañero,  cargamos mi burricleta y aaaaaaaa Cogollos. No veo al Gilo muy entonado, está más serio de lo habitual, que es nada, pero como no le cabe un garbanzo en la boca, pues me va contando y la verdad es que tiene motivos para estar un poco rayado. Lo mas cercano ha sido el leñazo de Mariano el sábado dando una vuelta por el geodésico con Gilo,  tiene un hombro jorobado, y serán cuatro horrorosos meses de convalecencia...Mucho ánimo kolega!!!


Poco a poco, se le va arreglando el gesto; no hay nada como hablar de tus problemas para ir colocándolos en otro sitio...y tratar de disfrutar al menos de cinco horas del día. Día que por cierto ha amanecido con nubes. Para las doce y media dan lluvia. La temperatura es buena, fresquita por fin, estoy un poco cansado de tanto calor, ya hace ganas de entretiempo. Pues bien, llegamos a Cogollos,  sacamos las máquinas y nos ponemos a dar pedales. Los primeros km son duros, muuuuy duros, y las piernas se resienten aunque se mueven. Enganchamos el camino al cortijo de Kalialfakir. Esta parte es por pista ancha de subeybaja por entre pinares. El margen izquierdo del camino es el cauce de un río,  río que esta seco como las cuentas corrientes a estas alturas DEL MES, jajaja, porque este no es un mes cualquiera para toooooodo el mundo...

Llegamos al cortijo y comenzamos a subir. No es que sea una subida dura, pero las piernas no van demasiado bien, o a lo mejor es que llevé los pedales de plataforma y no es lo mismo que los automáticos,  pero hoy vamos a hacer dos caminos complicadetes, uno por estrecho y juguetón y el otro por las piedras y rocas que hay que superar. Coronamos este pequeño pero exigente puerto y paramos a hidratarnos y tomar algo. En estas que aparecen una familia en coche preguntando por el Hospital en el que estuvimos el finde pasado, que casualidad, y es que al parecer ha salido en Cuarto Milenio ( programa sobre episodios parapsicológicos...) y la gente quiere conocerlo. Les indicamos en camino y continuamos nuestra marcha en busca de una de las veredas más singulares de esta espléndida sierra, La Acequia Fardes. Es un sendero que acompaña a una estrecha acequia, y que tiene una mala caída por el lado contrario a la acequia. Es muy juguetón,  tiene un montón de pinos, de curvas , repechitos y repechones, bajaditas y bajadones , con tierra blandita para derrapar, y está muy muy muy mal mantenido, hay tanta pinocha que en algunos sitios forma parte del ancho del camino, y si pones la rueda sobre ellas te vas por el varatepabajo, como caaaaasi me ha pasado a mi hoy. Luego tiene algunos pasos francamente chungos y muuuucha zarza que te araña como un gato kabreao, pero a mi me encanta...y a pesar de todo la disfruto mucho, es muy muy exigente y eso es excitante, te provoca sensaciones buenas, al menos a mi, jajaja.

Nos hemos cruzado con algún que otro senderist@, pero poca cosa, el silencio se puede cortar con un cuchillo. Al terminarlo bajamos una pista y conectamos con la carretera principal de la sierra. Unos km y llegamos al otro reto del día, la trialera del Carretero, la hemos llamado así obviamente en honor a nuestro añorado kolega Fernando, y además porque nos la enseñó el él.  Es una preciosa y estrechita trialera que lo mismo tiene piedras que no, rocas que no, terreno blando que no,  todo en un bosque lleno de pino y arbustos. Tiene dos o tres pasos muy complicados, y esta se la dejo que la haga el Gilo. Comenzamos, vamos avanzando muy despacito y en silencio, como queriendo disfrutar cada palmo y así es, pero veo que el Gilo tiene dudas, le adelanto y acelero el ritmo,  y el tío se me pega como una lapa, jajaja, no pasa nada Gilo, otras veces eres tu el que esta mas lanzado. Bajamos derrapando, saltando y brincando como cabrillas lokas, esta segunda parte del sendero, jajaja y al llegar al último y mas complicado paso, me confundo de trazada y tengo que  clavar los frenos, menos malllllll, mi kolega pasa por el correcto, doy marcha atrás y me meto por donde él y terminamos la trialera. Conectamos con el camino de Kalialfakir pero de vuelta a Cogollos.



Al llegar nos tomamos una cervecita, llamamos al Mariano para ver cómo está y volvemos a casa sanos y a salvo yperomukontentos.



El findekeviene....noloze, jajaja

Un abrazo amigos!!!

sábado, 20 de septiembre de 2014

Cruz Verde de la Sierra de Abantos

(El video pronto... esta editado pero no mi conexión a Internet no me deja subirlo a youtube)

Llevaba ya tiempo sin escribir una crónica pero afortunadamente y para bien del blog mi amigo Luis tomó el testigo mejorando de forma espectacular la calidad para bien de 40bike.

Pero… la vida da algún que otro vuelco y de un día para otro me encuentro viviendo en Madrid y lejos de mis compañeros de escapadas beteteras y difícilmente Luis podrá escribir las rutas que haga yo por mucho que lo llame y le cuente lo bien que me lo pasé.

Una de las cosas que me echaban para atrás en mi nueva aventura madrileña era perder este grupo increíble con el que he salido durante los últimos 4-5 años, algunos han llegado nuevos, otros se han ido yendo pero no ha habido ningún fin de semana en el que no tuviera un compañero con el que salir (bueno, uno sí… pero sólo uno J).

Y ahora qué? Como coño, perdón, perdón…, como diablos voy a encontrar gente con la que salir???? Y si encuentro alguien con quien salir… le gustará el enduro suavon pero cañero con el que tanto hemos disfrutado.

Las primeras semanas fueron de mudanza, ya sabéis cajas para arriba, cajas para abajo, muebles de ikea, más muebles de ikea, un tornillo que me falta (al mueble ehhhh), no sé dónde poner esto, en que caja estará aquello… el caos!!!!

Pero…. Poco a poco las cosas se van normalizando y fuí encontrando algún que otro hueco para salir. Tengo la enorme suerte de vivir a 2 minutos mal contados de una zona con caminos veredas, campo pero no demasiado extensa y alrededor de esto… Llano, mucho llano y poca montaña (Arganda, Morata, Campo Real, …) y la verdad,  me gusta tanto esto de la bici que me da igual por donde vaya pero siempre se echa de menos un poco de adrenalina en mis salidas.

Ojeando por internet vi un club, RivasMtb, que hacía salidas todos los domingos y en la primera ocasión que tuve oportunidad me presenté puntualmente para hacer mi primera ruta con ellos.
Me presenté y no me pusieron ninguna pega para acompañarlos en esta ocasión o en todas las que quisiera, la primera vez hicimos un Rivas – Morata y la segunda un Rivas Campo Real, con mucho llano pero también con alguna que otra vereda interesante.

Además como todo es nuevo pues voy flipando continuamente. Voy haciendo el esfuerzo de ir memorizando los nombres de los distintos compañeros pero la verdad es que me cuesta (siempre he sido malo para los nombres)

En seguida pregunté por el tipo de rutas que suelen hacer y me comentaron que una vez al mes se desplazan a la Sierra de Madrid para hacer rutas de montaña. Ehhhh, rutas de subidas duras y bajadas complicada?????? Si, si, las suele guiar Javi que es un endurero de pro y ahí marque en mi calendario en rojo la fecha de la primera, para mi, salida de montaña por la sierra Madrileña.
Luis conoce esta zona, es casi lugareño, y se ha bicicleteado toda las sierra, y me había contado auténticas maravillas. Pero ya sabes, las maravillas no son maravillas de verdad hasta que no las has catado. Sería incapaz de transmitir las sensaciones que me han provocado nuestros dos años en el camino de Santiago o nuestra incursiones por la alpujarra o por la sierra de Almuñecar o esos 101 kms de Ronda o la sierra de Aracena en Sevilla o …. tantas y tantas salidas (Sin olvidar por supuesto ESA SIERRA DE HUETOR de GRANADA que no tiene precio).



La ruta propuesta era El escorial, Abantos, Cruz Verde, … ni idea pero me daba igual. Era una ruta endurera y allí iba yo con la ilusión de un niño (ya crecidito pero niño al fin y al cabo).
Hablo con Luis para comentarle la zona y me manda un track para poder revisarlo pero como estoy todavía sin internet en casa pues me quedo con las ganas de cargarlo.
Eché las protecciones pero como ví que nadie las llevaba pues como que me dio un poco de vergüenza y no las saqué.

A las 9 y media estábamos dando pedales y en seguida la primera cuesta (cuestarrón) y ya me siento en mi ambienteJ, como voy un poco asfixiado pregunto ¿Cuánto dura esto más o menos? Y el cachondo de al lado me dice, no mucho, son sólo 13 kms para arriba. Total que me acojono pero me callo, pasamos la cuesta y para mi orgullo interno veo que algunos echan pie a tierra mientras que yo con mi ritmo diésel consigo superarla. Pasamos la cancela y me dicen que comienza la zona de las Zetas. Perdonar que compare con Granada pero no me queda otro remedio, se trata de una zona de unos 3-4 kms con curvas del estilo del Quejigal pero un poco más suave por lo que se disfruta mucho, el bosque es espeso y el aire es fresquito y el suelo tiene numerosas raíces y algún que otro tranco que aunque tienen su dificultad se pueden superar sin mayor problema.

Cuando acaban las zetas llegamos a un carril ancho y aprovechamos para rellenar agua en una zona rodeados de vacas que miran con curiosidad nuestras bicicletas (supongo que será la envidia J)


Tras una zona de carril ancho no nos queda más remedio que coger carretera durante unos kilómetros y esta es la parte donde sufro más. Tomamos un desvío hacia la izquierda y de nuevo en carril ancho nos dirigimos hacia la cruz verde y aunque me despisto junto con unos cuantos compañeros más en seguida nos llaman para decirnos que demos la vuelta que nos esperan en el cruce que tenemos que coger.

Aquí empieza un sendero camino casi, insisto casi intransitable, por la cantidad de piedras y el desnivel que hay al principio pero lo superamos y afrontamos la subida final viendo ya la cruz de fondo.

Desde aquí las vistas son impresionantes, el Escorial debajo, una presa que no me acuerdo del nombre, a la izquierda los siete picos, la bola del mundo y un montón más de montañas que fui incapaz de memorizar.


Aprovechamos todos para comer y retomar fuerzas y es que en apenas 13-15 kms hemos subido casi 900 metros de desnivel. Me encuentro cansado, pero dentro de lo razonable, y la espalda que lleva unos días dando la lata (los muebles de ikea que contaba al principio) no está molestando más de la cuenta.


Y lo mejor… las palabras mágicas del guía, a partir de ahora TODO PARA ABAJO (que todos sabemos que nunca son verdad, pero esta vez casi casi).

Empezamos la bajada de abantos, zona complicada por la cantidad piedra suelta que hay y que obliga a ir muy atentos para evitar sustos. Mi commencal esta tragona y puede con todo y ya empiezo a disfrutar de lo lindo, aunque echo de menos mis coderas y rodilleras que se quedaron el en coche. En este terreno cualquier despiste puede acabar con serios desperfectos de chapa y pintura.
Tenemos el primer pinchazo de la mañana, que nos viene bastante bien a todos (o a mi al menos) ya que llevo los brazos y los hombros muy cargados.  Retomamos la bajada y llegamos en seguida al camino de los vascos. Sin duda lo mejor de la jornada.













Este camino es como la vereda de la umbría de la sierra de huetor pero mucho más largo y con algunas zonas más complicadas. Curvas complicadas, trancos muy técnicos, zonas de mucha tierra en medio de vegetación muy cerrada. Una delicia. Me voy creciendo poco a poco y viendo la trazada de los compañeros que van delante me atrevo con zonas que normalmente no hubiera intentando. (ahhh no lo he dicho pero al comenzar tenemos el segundo pinchazo pero para la misma persona).  En esta zona me acuerdo de mis compis de Granada y esa cara de satisfacción que poníamos en estos senderos.

Ahora toca una pequeña zona de subida para llegar de nuevo a la zona de las zetas que hicimos al principio de subida. El plan era haber llegado a la silla de Felipe II, pero Felipe II esperará sentado en su silla hasta la próxima ya que se nos había hecho un poco tarde y dedicimos atacar directamente la zona de las zetas.

Si bonita era de subida, bonita era de bajada pero además divertida. A mitad tercer pinchazo (pero la misma persona… increíble!!!!) pero en seguida continuamos. Esta zona no es excesivamente técnica pero es increíblemente divertida, como no es complicada permite que el grupo vaya más junto.
La única pena es la sensación de que esto se acaba, en seguida llegamos al final del sendero y después a los coches y yo más feliz que una perdiz.

La mayoría se queda para tomar unos bocatas por un bareto cercano pero yo decido volver para casa para llegar a buena hora y quedar bien con la familia.


Y esto es todo, amigos… no prometo escribir todas las semanas pero si siempre que haga rutas tan geniales como esta.

lunes, 15 de septiembre de 2014

Sereno & Viznar (su lado oscuro)

Menuda ruta la que hemos hecho este domingo!!!



A la quedada acudimos Gilo,  Mariano y servidor (Algecireño), con muchas ganas de pasar una buena mañana por la sierra de Huetor. A Gilo le ha llegado su tija pija y quería probarla por una buena zona, y esta lo es...y más con la traka del final, pero para averiguar de que se trata habrákeleer...jajaja

Quedamos a las nueve y media cerca de donde vive Mariano, cargamos la bici en el coche y tiramos hacia la sierra. Llegamos, descargamos las burricletas yyyyyy a dar pedales. Los primeros km son de rodaje por pista, un falso llano en el que Mariano marca el ritmo, una bajada, otro falso llano en el que Mariano sigue mostrando su buen estado de forma, una caaaaasi interminable subida y por fin llegamos a la primera de las atracciones del día, ahí estaba el comienzo de La Cañada del Sereno. Es un sendero de mas o menos un metro de ancho, con una inclinación decente, acotado por pinos en su mayor parte y donde no los hay, hay un barranco...  lleeeeeeno de rocas cargadas de malaleshe, como por el sendero. Este tiene también algunos trancos francamente complicados, pero todo esto lo se yo, Gilo solo lo ha hecho una vez y aunque recuerda, no sabe exactamente que viene primero y que después,  y para Mariano es su bautizo.


Pues bien, tras un episodio del que no soy testigo, pero que luego me cuenta Gilo,  para conseguir agua, comenzamos a pelearnos con La Cañada del Sereno. Encabezo la expedición porque soy el que más veces lo ha hecho,  nos damos bastante distancia,  detrás mía se coloca Mariano y luego Gilo. A lo largo de esos mas de dos km nos alternaremos varias veces de posiciones por traspiés, por descanso para beber o por caídas. No soy capaz de describir lo que vamos haciendo. Vamos pasando trankos y disfrutando de lo lindo, mi bici parece un tractor la jodia, se lo traga todo. Sigo teniendo algunos tics de cuando no me sobrava burra por todos lados, pero como a lo bueno todos nos acostumbramos,  pues ya me los iré quitando. Mariano va cada vez mejor en estos terrenos y no pierde el paso en ningún momento, y Gilo disfrutando y sufriendo a partes iguales como todos. Con estas que nos acercamos al final  peeeeeero antes de llegar hay que superar el supertrankodelacañada!!! Creo que solo una vez lo hemos hecho, y fue con mi Giant, yo y el Carretero con su Commencal, así que le tiramos, y lo paso!!, bueno en realidad lo pasa el peaso de burricleta sobre la que voy montado, menuda diferencia meterle mano a este tranko con las ruedas de 27,5 y los 150mm de horquilla...¡que seguridad te da!

Delante nuestra van un grupo pequeño de senderistas, con los que coincidiremos cuando terminamos el sendero, paramos para refrescarnos, comer algo y de camino disfrutar de lo hecho.  El grupete, muy salao por cierto, nos alcanzó y estuvimos charlando de esta ruta y de otras como Piedra Ventana, y que no conocían, nos hicimos unas fotillos y continuaron con su ruta. Uno de ellos es de Granabike, Pepepower se llama el muy cachondo...jajaja


Tras el descanso continuamos el camino, que se estrecha bastante, desaparecen las rocas por suelo de tierra blandita,  y se llena de enormes pinos que nos dan una estupenda sombra. Es un tramito pequeño que me recuerda a la ruta de Los Ingenieros, y que hice este verano con mis colegas Los Gasupetos. Casi sin darnos cuenta llegamos a una bajadita corta pero espectacular y como el terreno esta blando las curvas las derrapamos, y aquí prueba Gilo su nueva tija pija. Al terminar de bajar comentamos lo que todo el mundo dice cuando se la ha podido comprar " Cómo he podido estar sin esta maravilla todos estos años? " jajaja.


Al terminar la bajada hay opción derechas o izquierdas. Hoy hacemos la corta y nos vamos a la izquierda,  volvemos a encontrar a el grupo de senderistas, les saludamos y continuamos el camino. Un poquito de subeybaja, llegamos a la pista central, hacemos una trialerita muy divertida y rápida, que Mariano no conoce , y tras subir un poco llegamos al Mortirolillo. Menudo cuestarron!!!, ahi vuelve a lucirse Mariano, y no muy lejos Gilo y servidor. Coronamos y en vez ir hacia la Cueva del Agua como teníamos previsto, vamos a visitar, a indicación de unos bikers y por petición de Mariano, un antiguo Hospital para enfermos del sistema respiratorio, y que fue levantado por un guiri hace un montón de años,  y que hoy esta en ruinas. Fotito de rigor, a petición de Gilo, al que le vienen los recuerdos de juventud cuando venía con los Scouts.


Continuamos pedaleando y tras rodear el monte encontramos una fuentecilla estupenda en la que cargamos agua, bueno es haberla encontrado porque por esta zona no hay ni un puñetero sitio para repostar agua. Seguimos pedaleando, subimos la segunda parte del Mortirolillo y embocamos el camino hacia La Cueva del Agua,  aunque no subiremos, nos desviaremos a la derecha por un espectacular senderillo, ciclable en un 95%, la parte del final se hace imposible dar pedales. Lo terminamos, y nos volvemos a vestir de romanos o lo que es lo mismo, poner las protecciones, porque lo que viene ahora es un camino de bajada lleno de rocas, acotado por pinos y muy muy rápido. Al terminarlo llegamos a los pies de La Cruz de Viznar. A la izquierda está el sendero que habitualmente elegimos para bajar, lleno de piedras, rocas, raíces y curvas cerradassss, y que nos enkanta; peeeeero a la derecha está el otro...el lado oscuro de La Cruz de Vznar...

Mis colegas no sabían en el lío que les tenía preparado, ellos pensaban que haríamos el de la izquierda, el de siempre, pero íbamos a hacer el de la derecha, el que nunca antes habían hecho y que yo hice uuuuuuna vez, hace casi tres años, con un par de colegas y una burricleta preparada para la ocasión, y a la que nada tiene que envidiar mi Santa Cruz.  Si a esto le añades que era caaaasi de noche, pues eso, mis recuerdos son vagos, solo sé que se me iban a salir los ojos de las órbitas al ver los trankos que íbamos pasando. Yo me coloque detrás de Vicente, que se la conocía bastante bien, y por donde él tiraba tiraba yo, peeeero hoy no hay un Vicente que marque los pasos por los que ir, ese "Vicente" hoy soy yo...kagate...

Bajamos tijas, el kulopatrassss y kesealokediossss kiera... Los primeros metros ya te van avisando de loketesperashavalote, por atras oigo el klasiko chiflido de Gilo de kuandoflipa...y tras unos cuantos trankos y curvas paro para ver que tal. Como seran los trankos, que en uno caaaasi doy la voltereta, pero por suerte solo quedó en un susto. La cara de Gilo era la de un niño...y supongo que la mía también. A Mariano lo veía animado, asikedemodokeeeeee a las monturas!!! y  un tranko y otro, una curva y otra, unos los pasábamos y otros no, por hoy eh?, las sensaciones eran alucinantes, en algunos tramos se ponía el Gilo delante markando el paso, en otros yo y Mariano dando un nivelazo. A mitad de bajada me iban a reventar los brazos, la tensión era total, la adrenalina nos salía por las orejas. Superamos cosas que aún hoy no me lo creo, aun así se quedaron cosas pendientes por hacer, pero ya se harán...o no.








El final de esta increíble trialera sería el final de la ruta del día de hoy. No han sido ni muchos km ni mucho desnivel, y sí mucho de sensaciones. Hoy hay que ponerse a los pies de nuestras monturas y sus prestaciones porque nos han llevado a disfrutar muuuucho y con mucha seguridad.


















El findekeviene....ya veremos, dicen las malas lenguas que el Carretero alomejoooo saparece por Graná...

martes, 9 de septiembre de 2014

A Piedra Ventana la peña y mi nueva burricleta

Hace una semana más o menos que me he comprado una nueva compañera de fatigas, y había que probarla con los colegas. Es una preciosa Santa Cruz, de doble suspensión. La propuesta del amigo Gilo fue ir a Piedra Ventana. En principió yo no lo tenia claro, no por la ruta que es muy chula, y más por donde subimos a la Ermita Vieja, sino por los km y mi nueva montura, es más endurera, de una talla más (XL) a la que tenía antes, y también cambia el diámetro de las ruedas a 27,5 Dicen las malas lenguas que cuesta un poco más moverlas...Aquí os pongo unas fotillos de esta preciosidad y de la espectacular tienda en la que la compre.


 A la kedada acudieron Mariano, Pepe, Pedro, Fernando Bolivar, Gilo y Yo (Algecireño). Sobre las nueve y media más o menos salimos dirección Huetor, de allí fuimos a La Zubia, Urbanización Los Cerezos y conectamos con la zona de almendros.

Hasta ahí el ritmo lo puso Pepe, pero como está algo lesionado pudimos aguantarle, jajaja. Luego bajadita y llegamos a los pies del monte a conquistar...y por aclamación popular subimos por el senderillo. Hasta aquí la verdad es que las sensaciones con mi burricleta han sido inmejorables. Cierto es que durante dos días, antes de la ruta de hoy,  la probé subiendo al Llano de la Perdiz e hice algunos ajustes; primero cambie el manillar poniendo el de doble altura de mi venerada Giant,  y al día siguiente una potencia que tenía guardada y que acortaría la distancia al manillar, aunque luego atrasase un pelin el sillín. Estos cambios son la clave para que hoy esté disfrutando como lo estoy haciendo.
 Lo que viene ahora es la caña, es un senderillo sombrío de varios km, estrechete que sube y sube, duro duro con pendientes que no bajan del 12%, lleno de raíces y rocas que cuestan de superar. Hoy es la segunda vez que hago este precioso sendero y voy muy animadete porque llevo la horquilla de 150mm, que abro a tope, y las ruedas de 27,5 pelin flojas, que seguro me ayudaran a superar los complicados pasos que tenemos que pasar...



Los compañeros de ruta tampoco van descalzos como podéis ver en la foto, peeeeero no estrenan hoy burricleta jajaja. Pues bien, llega la zona de rocas y raíces y vamos superando una tras otra, con una solvencia que me deja flipadete, y no es que yo sea mejor de lo que era hace un par de meses cuando la hice, es que esta bici es la leche, además de lo dicho, tiene una geometría que me ayuda un montón a ir pasando trancos p´arriba; y como todo lo bueno se acaba, pues este sendero también, aunque más adelante habrá mássssss.
Hubo que parar en varias ocasiones porque la rueda trasera de la burra de Fernando se desinflaba y había que ir recuperandola de vez en cuando. Y llegamos a la pista principal que asciende a la Ermita Vieja. Es larga y con un desnivel entre el 7 y el 10%. Llegamos a la Ermita, nos acercamos a cargar agua a la fuente y descansar algo para afrontar lo que viene ahora; que no es otra cosa que seguir subiendo, peeeero por otro estrechito y exigente sendero. Es distinto al otro porque no es sombrío y el piso es de chino, piedra caliza y suelta, aunque también tendremos raíces y rocas con las que entretenernos, y un buen tajo a nuestra derecha que nos obliga a no despistarnos demasiado...jajaja. Esta subida es más corta que la anterior y la hacemos en fila india y agrupados, manda el grupo Pepe y tras él va Pedro, Yo, Gilo, Mariano y Fernando. No se oye ni un comentário, solo el ruido de las ruedas al paso por el sendero y las respiraciones de cada biker. Es la vez que más me ha gustado subir este tramo de la ruta, que a diferencia del anterior, es la cuarta vez que lo hago. Me ha costado algo más y yo creo que es por las ruedas de 27,5 frente a las de 26, aquí si  he notado el cambio aunque los trancos los he superado infinitamente más seguro, y tras de mi el Gilo, que ha hecho un cero como una catedral y coronó mas contento que tolaskosas jajaja (foto de abajo)


Ahora viene una bajada bastante rápida por el sendero que se intuye en la foto de abajo, y que nos dirige la vista al extraordinario Valle de Lecrín (está camino de la playa).



Padul y su laguna en la que hay vestigios de los Mammut



Y llegamos a Piedra Ventana. Aquí cada uno se hizo la foto como le dio la real de la gana , jajaja si es que no tenemos remedio...

FORZUDOS


KAAAAAASI
FORZUDO


 INSENSATO


 Y 
VICTORIOSO


Pepe no se hizo foto porque dice que ya la tiene una...

Después de la sesión de fotos, ooootra tremenda bajada, peeeero aquí comandaba la misión Pedro, ya que se la conoce mejor que yo, y teníamos que encontrar un desvío y un sendero que nos llevara hacia la derecha y desde ahí a Otura para volver a Granada

.Esta parte de la ruta fue la más accidentada por distintos motivos...

En este tramo de la bajada la rueda delantera de Fernando destalonó y perdió de pronto tooooodo el aire, yo que iba detrás vi como levanto el polvo del camino, y fue impresionante como sonó y lo que levantó, pero por suerte o gracias a su destreza no ocurrió nada.  Le metimos una cámara y p´lante. Se adelantaron Pepe y Pedro en busca del desvío y cuando terminamos fuimos en su busca. El sendero que elegimos fue fallido y hubo que dar la vuelta, para encontrarlo unos cientos de metros después. Este sendero acotado por pino mediterraneo, estrechito, revirado y duro comienza bajando, pero es soooolo una ilusión temporal y breve, porque los repechos, sus trancos y rocas son de traka, y otra vez gracias a mi burricleta y sus prestaciones vuelvo a pasarlos, eso si, con el corazón en la boca...y con estas y tras sufrir un guevo y parte del otro, llegamos al final del sendero. Hay un abrevadero para los animales. Paramos a tomar aire, agua, y comer algo.

En este punto había que decidir entre tres opciones, izquierda, centro o derecha, y elegimos ir hacia la derecha, y empezamos a subir sin una puñetera sombra y con un suelo de ese que tiene mucho polvo. Son alrededor de la una del medio día y llevamos cerca de 30km con algo más de 1.000m de desnivel...El camino se empina algo más, y llega un momento en el que se hace muy pero que muy dura la ascensión, cada uno sube como puede, yo consigo llevar un ritmo trotón y cansino que me lleva a coronar medio decentemente. Coronamos y tras descansar e hidratarnos continuamos el camino pero no nos convence lo que vemos y tras hacer una expontanea asamblea decidimos deshacer el camino hasta el abrevadero y tomar el camino central que tras una impresionante bajada por pista ancha aunque bacheada en la que se volvió a lucir las ventajas de llevar una magnífica suspensión y  horquilla. Lo que viene ahora es carretera hasta Otura, donde cargamos agua, luego Alhendín, Armilla y Granada. Llegamos tan tarde que no hubo lugar para la cerveza, keselevasé!!! otra vez será.

Al final hicimos casi 60km a un buen ritmo con un desnivel más que aceptable. En la ruta hubo risas, sustos, pinchazos, reventones de ruedas, de cuerpos, alegrías y cabreos, es decir de todo y por su orden komodebeseeeé.
Y el próximo finde....ya veremos jajaja