Páginas

lunes, 27 de enero de 2014

PUERTO SERRANO (CADIZ)

Esta es una de esas salidas que el Carretero y yo habíamos planificado hacer este invierno. Lo habíamos comentado durante el camino de Santiago de este verano, para este año queríamos salir de vez en cuando a hacer salidas con los colegas de Sevilla,  pero este año no va a poder ser porque se le ha jorobado la espalda más de lo deseable; no pasa nada FC la repetiremos campeón!!!
Aquí estamos Antonio (a la derecha) y servidor (Algecireño) preparados para pasar unapeasodemañana dando pedales; hacía un montón de tiempo desde la última vez. Fue en Gilena y nos juntamos un montón de peña de Sevilla y de Granada.





 Esta foto es de la sierra de Cadiz, a la que nos dirigiríamos. Para que os ubiquéis estamos muy al norte de Cadiz, lindando con Sevilla. Los primeros kilómetros los haríamos por la vía verde (pista) que conecta Puerto Serrano, municipio de salida, con Olvera; a nuestra derecha vamos dejando el río Guadalete que baja con bastante agua. El día está despejado y hace fresquete, el Antonio makomprao un día de lujo. Estos primeros nueve kilómetros son ideales para calentar piernas. Claro que si el que te acompaña es Antonio....mejor que hayas calentado ya. Dejamos la pista después de 9km y buscamos la entrada a la primera trialera, esta está oculta entre arbustos, y eso ya da que pensar...promete la cosa. El terreno está húmedo, estamos en la cara norte del monte y aunque llevamos nuestras mejores ruedas, estas se resbalan...jejeje.  La vereda es muuuy estrecha y con resbalosas rocas, circula por entre arbustos y como estamos en la cara norte, entra poca luz y se ve poco. Son algo más de tres km de subeybaja muy divertidos, serpenteantes y juguetones. Antonio marca el ritmo y como yo me fío de...tiro por donde él. Cuando terminamos, nos encontramos con un refugio en el que paramos para recuperar el aliento e hidratarnos un poco.

  Después de esto viene una dureta subida por pista y luego comarcal hasta llegar a un cortijo abandonado. Aquí volvemos a hacer otra parada cortita para comer algo. Las vistas son alucinantes. Desde aquí nos "tiraremos" (li-te-ral-mente) por la segunda trialera, esta es tan divertida y juguetona como la anterior peeeeero cuesta abajo, bastante empinada, con mas piedras, más arbustos y mas resbaladiza. Las sensaciones son magníficas, y por suerte no ha habido ningún susto, por ahora... En cualquier caso, llevamos puesto el  "Traje de Romano" como le llama Antonio porsiaka. Al terminar conectamos con parte del sendero anterior, lo vamos deshaciendo y luego un poco de pisteo, y llegamos a una fuente en donde cargamos algo de agua. Aprovechamos este ratito para comentar la jugada...


Empezamos a subir por la derecha el monte Cincho (creo que me dijo Antonio). La subida es por pista y llevadera, hay que darle la vuelta al monte, coronamos y en un momento dado nos salimos por donde soooolo van las cabras (literalmente). Esta bajada es distinta de la anterior porque son matorrales los que nos van complicando la jugada, perdemos el camino, lo recuperamos, lo volvemos a perder, ¡que divertido! pero la cosa no termina aquí, y después de dejar esta trialera llegamos a la pista que habíamos subido y la dejamos la derecha  en 10m para volver a bajar otra, y esta es selvática, hay tramos en los que hay que bajarse de la burra por las zarzas, que parecen lianas...y después de esto volvemos a llegar a la fuente. Recobramos el aliento y nos dirigimos hacia lamadredetodoslos senderos locos locos estrechos y revirados; madremiademividaaaaaa, me rio de las atracciones de la Warner Bros de Madrid (este verano las caté todasssss), solo le falta hacer un looping. Describirla es una perdida de tiempo y además no me salen las palabras, yo creo que se me entiende si digo que es una maravilla, y con Antonio marcando el ritmo... Me cuenta este que junto al sendero hay un río (kenoseve!!!), unos metros por debajo, y que en una ocasión un amigo mutuo de SevillaBTT se salió del camino y hubo que ir a por la bici al río, él se agarró donde pudo para no ir detrás... no me dijo quien claro.Al terminar hubo que parar y comer algo. Este tramo que hemos hecho es el motivo por el que a esta ruta se la llama "La anaconda loca".

Nos ponemos en marcha y de pronto oigo un fuerte soplido, es la rueda trasera de la bici de Antonio que pierde aire, tiene siete remiendos hechos (los conté) y va y dice el cachondo " creo que esta rueda la voy a tener que jubilar...", no fue tan fácil repararla porque tenía dos salidas de aire y una era una raja considerable.


Hubo que meterle una cámara y en donde la raja le pusimos un trozo de goma que llevaba Antonio. Eso nos cortó un poco el rollo porque ya nos quedábamos sin cámara para otra posible contingencia. Yo llevaba otra peeeeero resulta que era de pitorro gordo y eso no nos valía, despiste que tiene uno Antonio, jajaja. Dudamos si seguir o no pero nos pudo el espíritu aventurero y continuamos. Había que volver a subir otra vez el Cincho pero ahora por su lado umbrío, el izquierdo. Esta ascensión es por pista, más corta que la otra vertiente y mas dura. Antonio no conocía la subida esta ni la trialera de bajada que haríamos después, esta parte de la ruta era de investigación. Pues bien, ascendemos no sin sacrificio y buscamos el sendero de bajada. Aquí fuimos a tientas ya que no teníamos ni idea de a donde nos llevaría, el gps no nos daba ningún sendero aunque lo intuíamos. Resultó ser una buena trialera con bastante matorral, arbusto y piedra que desembocó en la pista de subida. No fue muy larga y en algún tramo hubo que apearse pero nos gustó mucho.

Bajamos un poco de la pista que antes habíamos ascendido, volvemos a pasar por donde reparamos el pinchazo y a por la vía verde de vuelta al coche. Nos encontramos con algunos bikers a la vuelta pero eran más de Rally, nosotros parecíamos salidos de una película de romanos. Antonio aprovechó alguna que otra ocasión para meterse un poco más de caña, pero ¿que se puede esperar de un tío que en subidas por pista de más del 10%, y cuando tú vas como puedes después de más de 30km,  sube haciendo el caballito...?;
yo llegué mejor de lo que creía despues de 50km y 1200m de desnivel, conseguí disfrutar mucho con mi sufrimiento.

 


Y esta es la carita que se me quedó al final de la ruta, y no se me borró la sonrisa entoldía.

Amigo Antonio gracias por este peaso de día!!!: La Anaconda loca volvió a atakarrrrr.

Nos acordamos de los que no vinisteis, unos por unos motivos y otros por otros:

LAKEOSHABEISPERDIDOOOOOO

lunes, 13 de enero de 2014

UN POCO DE ALFAGUARA ES MUCHO...

No creais que el título de esta crónica es casual


El día amaneció como podeis apreciar en esta foto hecha desde la Alfaguara, despejado como para ver esa sierra magestuosa que se eleva sobre todo lo demás, Sierra Nevada. La temperatura, ni frio ni calor sino todo lo contrario. Hoy es un domingo de tantos en los que tokiskikepuede se echa al campo o a la playa a buscar sensaciones, y para mi pocos sitios hay más completos que el campo, y si es en la sierra de Huetor...  Gilo y servidor (Algecireño) quedamos sobre las nueve y media ya desayunados, cargamos las burricletas y  a la sierra de Huetor. La idea de hoy es disfrutar de una ruta endurera.

.http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=5950195











Los primeros kilómetros son de pisteo, nos viene de fábula para ir calentando. No hace demasiado frío peeeeeero. Enseguida llegamos a la primera bajadita. Es rápida pero tiene muchos surcos, parece que el agua ha hecho daño en el piso. Hay que ir atentos no sea que metamos la rueda en uno y se jorobe el día en lo más tonto. Enseguida terminamos e iniciamos pista para llegar a la Cañada del Sereno. Maravilloso sendero de piedras donde los haya. Paramos a ponernos las protecciones y tiramos. En esta ocasión ni Gilo ni yo hemos echado las plataformas, así que vamos con los automáticos. No me hace mucha gracia pero bueno. Atacamos el sendero con muchas ganas, y lo hacemos despacito, saboreando cada pedalada, gestionando cada paso complicado, y como hay varios... A esto hay que añadir que es domingo y los senderistas gustan de venir tambien por aquí. El Gilo que no pierde ocasión de piropear "esas florecillas del campo" y ellas nos los devuelven "mira que ciclistas más simpáticos". Luego al concluir el sendero, allí arriba estaban sus maridos... jajaja. Por el camino nos adelantaron unos biker de Atarfe con sus 29", ¡la leche como tragan rocas esas ruedas!, pero no consiguieron sortear "el tranco", si si, ese que el Carretero y servidor SIIII  superamos con nuestras 26" la última vez que la hicimos, jajaja. Bueno al coronar charlamos un rato con esta peña, nos hicimos unas fotillos, llegaron más compañeros de esta peña, todos abonados a las 29".






Nos pusimos en marcha. El sendero que viene ahora es muyyyy bonito y tiene al final una bajadita con curvas muy cerraditas y entre pinos, y teniendo en cuenta que el suelo es de tierra y está blandita por la lluvia, pues imagina...pues aún mejor, jajaja. Al terminar la bajada volvimos a parar para tomar algo. Llegaron los de las 29" que se fueron, y al poco llegaron un trío de jovenzuelos con un look y avios muy endureros. Se pararon a charlar, y al final de la charla decidieron ubicarnos en el grupo de la peña de Vicente, sería por la edad jajaja. Por momentos pensamos en irnos con ellos pero yo no tenía ganas de renunciar a lo que teniamos previsto y que me apetecía mucho. Terminamos de comer y nos pusimos en marcha. Un poquito de pisteo hacia arriba y otro poquito hacia abajo antes de llegar al cortijo de Alfarauí. Desde aquí sale un sendero estrecho, rápido y serpenteante por entre matorrales y pinos. El terreno está muyyy blando, las ruedas no agarran bien y se van bastante. Nos topamos con más senderistas. Al terminar el sendero llegamos a un tramo de asfalto antes de llegar al princípio de la acequia Fardes. Esta parte de la ruta que vamos a hacer es bastante seria ya sin que el terreno sea blando, y viendo cómo está lo que ya hemos hecho, convenimos dejar la acequia para otra ocasión. Una pena pero ya la haremos en otras condiciones. Continuamos por la pista, dejamos a nuestra derecha el desvío que te lleva al cortijo karialfaquir y tomamos la trialerita de la izquierda, Gilo no la conocía. La hacemos y volvemos a subir hacia la pista central, y de ahí hay que subir hacia la cueva del agua. Decidimos subir por la zona dura o como la llamó un biker que andaba por allí, por el Mortirolillo jajaja. Doy fe de su dureza, suerte que solo son un par de tres kilómetros. Estas pendientes todavía me cuesta subirlas más de lo que me gustaría, pero las voy haciendo cada vez mejor. Gilo va mas suelto el jodío...Coronamos y buscamos el camino de la cueva del agua pero no lo hacemos, preferimos el sendero que sale a la derecha, Gilo tampoco lo conocía y flipaba como un chaval. Que conste que yo tambien. El final del senderito es muyyyy duro, tiene rampas del 20 y 25%, todo un reto! Los últimos metros son imposibles, por las rocas. Nos bajamos de nuestras burricletas y coronamos. Desde aquí al desvío de la cruz de Viznar es una bajada con todas sus cosillas, la mar de rápida y divertida. Llegamos, paramos y les pedimos a unas simpáticas senderistas que nos hicieran una fotillo.


La bajada por la cara norte de la cruz de Viznar es siempre espectácular, la última vez que la hice fue con el Carretero hace un año, y fue una pasada. Esta ocasión no fue menos, la hicimos a buen rítmo aunque había que ir con cuidado, nos cruzamos con bastantes senderistas. La disfrutamos mucho mucho mucho, terminamos y tras unos kilómetros de pisteo, un montón más de senderistas y perros llegábamos al coche sanos y salvos y con el cuerpo exprimido, al menos el mío jajaja.

Nos montamos en el coche y tiramos para Viznar a tomarnos unas cervecitas y algo de comer. Han sido tres horas y pico de burrakeo muy intensas. Lo hemos pasado de miedo, el domingo que viene más...