Páginas

martes, 25 de agosto de 2015

La Pinilla, ¡ menudo Bike Park!

A mediados de Agosto, en una salida que hicimos Gilo y servidor (Algecireño),  me soltó en un momento de la ruta, de pasada y como el que no quiere la cosa <¿y si nos hacemos el Bike Park de La Pinilla?>. No volvimos a comentar nada pero aquello se me quedó grabadito. Habíamos hecho el de Sierra Nevada y nos había gustado la experiencia, y si este verano no hacía algo iba a ser el segundo año que me quedaba en verano sin las ilusionantes y divertidas <Bike-Escapadas>. Todo comenzó hace unos años con dos Caminos de Santiago, uno que hicimos Fernando Carretero y yo (camino Francés) y otro al que se incorporaron Gilo y Jose Antonio ( camino Primitivo).

Pues bien, una vez meditado en mi cabecita, lo plantee en casa y a todo el mundo le pareció bien, estas cosas mejor consensuarlas con tod@s jajaja. Llamé a Gilo y le dije que p´lante a lo del Bike Park en La Pinilla. A puntito estuvimos de abortar el plan. Daban tormentas en el fín de semana por la zona; llamé a mi amigo Juan Manuel de mi peña de El Escorial Los Gasupetos
>, para que me diera su opinión sobre la meteorología anunciada, y me dijo que p´lante con los planes, así que el viernes por la mañana metimos las burricletas y los equipajes en el coche y tras cinco horillas de carretera nos plantamos en la estación  La Pinilla.


De camino, y al pasar por Madrid nos acordamos del Carretero (ahora vive allí), al que unos días antes propusimos que nos acompañara pero una lesión se lo impidió.

El hotel está a pié de pistas, justo sobre el telesillas que nos sube al Bike Park y con la tienda de reparaciones justo al lado, así que la logística es inmejorable. La habitación justita de tamaño, con un baño chiquitín pero la cama es buena, y la terraza espectacular. Para las burricletas hay una habitación especial, con un pestillo/candado anti tentaciones.

Antes de instalarnos el amigo Gilo, con su habitual nervio, decidió dar pedales (concretamente un salto) antes de subir e instalarse. No diré en que condiciones dio el salto, solo diré que no llevaba ni el casco, ni zapatillas, ni protecciones ni na ni na de na...y por poco le cuesta un disgusto jajaja, al final chapa y pintura jajajaja. Todavía hoy, escribiendo la crónica lloro de risa al recordarlo. Yo estaba haciendome el selfie de la izquierda cuando todo ocurrió. Desde la terraza se ve el salto...y tras de mi toooodo el Bike Park. 

Nos fuimos a Riaza, a estirar las piernas, y luego volveríamos a cenar y a tomar algo. Es el pueblo al que pertenece la estación. Es pequeñín, bastante bonito, hospitarario, y tiene de todo: restaurantes buenos, bares de tapeo, una buena tienda de bicis, otra para las reparaciones, un buen Centro de Salud...(solo Gilo y Yo sabremos porque lo nombro jajaja) y varios Pubs, el que conocimos (La Biblioteca...) bastante animado por la noche. Asistimos a una actuación de música en directo. Os pongo una fotillo de este bonito municipio.


Nos levantamos temprano y para las diez estábamos desayunados y listos para la aventura...nosotros y unos cuatrocientos más. Coincidimos con gente de Granada, de Córdoba, de Murcia, portugueses y muuuchos de Madrid. Con ese verbo fácil que tiene mi Gilo...

La peña lleva unas burricletas que impresionan, la mayoría tiene mínimo 200 delante, aunque ni nuestras monturas se arrugaron ante las muchíiiiisimas dificultades/zigzagueos/saltos/pasarelas/peraltes/trankos/trankakos ni a sus jinetes les pidieron/chillaron un solo en tooooodo el fin de semana... 










 En este Bike Park es obligatorio petos y casco integral, así que ahí nos tenéis vestidos de Romano, que diría mi amigo Antonio de SevillaBTT, dispuestos a darlo todo




Y este es el escenario para las batallas





Tengo que comentaros que por la noche, como estaba previsto, llovió.  Por la mañana estaba el terreno perfecto, pero al ser una estación de cara norte, el sol todavía no había secado las maderas de las pasarelas y los peraltes, y estos se hacían peligrosos. 

Comenzamos por la 6. Es una pista muy muy muy divertida por los badenes de salto (de unos dos metros de alto y cuatro de ancho), y aunque comenzamos timoratos, en la siguiente bajada ya les tiramos a todos con más convicción y aunque no los pasábamos para caer en la bajada (esta estaría a unos tres metros), si levantábamos bastante las dos ruedas. Después de estos importantes badenes de tierra vienen un montón de peraltes de tierra y más badenes y luego pasarelas y peraltes de madera. En una de estas, y tras frenar tíiiimidamente me fui al suelo. Suerte que llevaba peto, coderas, rodilleras y casco integral, y gracias a eso no me hice nada de nada, solo el dedo índice, que se golpeó con algo. Esta fue la única caída/susto que tuve en el fin de semana. Luego volvimos a subir e hicimos la nueve que estaba dándole el sol.







Es la zona de la derecha de la estación, hacia la zona de Remontes que pone en la foto de la izquierda. Esta es muy muy rápida. Se requiere una buena técnica, especialmente si luego haces la roja (10).

Tiene un par de saltos imposibles para nosotros y nuestras monturas.  Hay buen roqueo, baches profundos y peraltes. Tiene bastante tierra y castiga mucho los frenos.

No hay apenas pinos a los que esquivar excepto un tramito que me recuerda mucho a que está en Cadiz y que hice hace un par de años con mi amigo Antonio de SevillaBTT. 

Acaba en una amarilla con saltos de badenes y más peraltes de tierra, es bastante exigente y divertida. La hicimos varias veces hasta que el sol ya había calentado las maderas de la zona más umbría, la boscosa.

 Antes de irnos a comer, hicimos las verdes y las azules (6, 3,4,7 y 8). Como en estas pistas hay muchos saltos de badenes, les fuimos cogiendo el tranquillo al asunto y cada vez disfrutábamos más.


Dejamos la conexión 6-3-8 para el final de la mañana y así comer bien relajados. Aquí coincidimos con un grupete majo de unos ocho bikers que bajaban a comer como nosotros, y pudimos disfrutar de medirnos con tremendas maquinas, y nos fue francamente bien. Es espectacular la sensación que tienes al bajar a la velocidad a la que bajas evitando enormes pinos tras saltos de badenes, de rocas, curvas cerradísimas, unas peraltadas y otras no,  o saltar sorpresivos trankos, caer sobre baches y meterte en un rápido peralte acotado de pinakakos que te lanza a un baden de salto para caer en otro peralte que te vuelve a lanzar a otro yokese ketekagashhhh...uffff maemiademivida kepasada chavalote!!!! no hay tiempo para pensar, solo puedes actuar, y hay de tí si dudas...!!!





 
Las dos, es la hora de comer, el telesillas descansa y los demás también.




El tema del almuerzo tienen que mejorarlo bastante en la estación, hubo que comer tarde pero se comió... descansamos un ratito y volvimos a la faena. Decidimos hacer la 9 y aquí encontramos a un biker con problemas y sin herramientas para solucionarlos, paramos para ver si le podíamos ayudar y le ayudamos. Esta parada resultó ser bastante provechosa. El amigo Miguel, que así se llama, es un experto en estos terrenos y estuvimos bicheando con él un poco. Nos dio algunos buenos consejos que aplicamos inmediatamente, con excelentes resultados. Nos metimos en el comienzo de la 7, luego a la 13 y después la 2. Para mi gusto la opción más eléctrica de todas. Tienes los saltos del principio de la verde, luego te metes en unas tremendas inclinaciones con peraltes super rápidos, más saltos, más peraltes, y acabas en la zona central por donde va el telesillas. A continuación, como veis en la foto de abajo, coges una piedra lateral, un saltakodelalecheketekagashhhh. Finaliza con unos bacheados, rápidos e interesantes peraltes y un salto de rampa que yo en tooooodo el día de hoy no me he atrevido a hacer, y al que Gilo ya le ha tirado varias veces el muy mamónnnn.

















El día ha sido espectacular, y aunque con la caída mía, y otra de Gilo (ambas sin consecuencias), y unos problemillas con la rueda trasera, se puede decir que ha sido una gran jornada. Hemos hecho unos 40km de descensos entre pinares. Tengo los antebrazos cargadetes, me duele el codo y tb el hombro derecho, tengo la pierna izquierda cargada, estoy rebentao pero mukontento...y el Gilo también!! Sobre las siete dimos de mano.





Descansamos un ratito y después de una ducha nos fuimos a cenar. Esta noche nos fuimos a otro municipio, Ayllón. Es un bonito y pequeño pueblo. Después de cenar volvimos a Riaza, una copita y a dormir. Al día siguiente nos espera una jornada dura en el Bike Park y cinco horillas de carretera hasta llegar a casa.








Sobre las diez abrieron el Bike Park y empezaron a llegar Bikers. Nosotros nos enganchamos un cuarto de hora después.


El día ha amanecido raro, con una niebla espesa que fue desapareciendo poco a poco pero no la temperatura, estábamos a 13º, y aunque el sol fue saliendo como vereis en las fotos, la temperatura rondó los 20º. Yo no me quité el cortavientos rojo en toda la mañana y Gilo se endosó una sudadera que le acompaño también.

Nos hemos levantado más o menos recuperados, yo no tengo mucha confianza en cómo responderá este cuerpo serrano pero con mucho ánimo tiramos p´riba.







































Hicimos un par de bajadas por las pistas verdes hasta entonarnos, pero cuando eso ocurrió ya no nos cortamos ni un poquito hasta las dos del medio día... parecía que no había un mañana.

Empezamos a brincar como cabrillas, hicimos todas las variantes habidas y por haber., llegamos a hacer los saltos de los badenes de tierra los dos en paralelo, fue muy muy divertido, verte volando junto a tu colega un salto tras otro es tremendo.

Durante el día de ayer no nos metimos en las rojas de la zona boscosa. Son muy inclinada técnicas y agotadoras;  complicados trancos, zigzagueando por entre pinos, rocas y raíces; pero hoy sí le metimos mano, incluso hicimos unos últimos trankos tan tremendos que no se ni cómo salimos vivos de ellos, y volvimos a repetirlos, incluso me animé a hacer el salto final de rampa que está justo donde está el telesillas, y que tantas veces hizo Gilo y que ayer no me atrevía hacer. Cada bajada lo repetí, llegué a hacerlo hasta con solvencia jajaja.









Normalmente no haces las bajadas del tirón, sino que paras de vez en cuando, pero hoy estamos muy muy animadetes y le tiramos detrás de un grupete con tremendas burras... No paramos hasta el final de pistas donde nos esperaba un fotógrafo sacando estas espectaculares fotos que veis arriba de Gilo y mía subiendo por la pared o saltando.

Para el final de la jornada elegimos volver a los divertidos saltos, pasarelas, peraltes de tierra y de madera y trankos de la ruta larga, la que nos lleva por la parte alta del Bike Park, las pistas 3 y 8.















Tengo que apuntar que las pasarelas y los peraltes de madera están bastante bien mantenidas, y si vimos alguna con algún problema lo dijimos y al día siguiente estaba arreglada.

Y colorín colorado este cuento se ha acabado






























Llegamos a la estación sanos y salvos, y muy muy muy perokemuykontentos de nuestra estancia en este Bike Park de La Pinilla.

Metimos las burricletas en el coche, subimos al hotel, hicimos las maletas, una duchita y p´Graná

 



 bueno, antes paramos en Riaza a comer algo y este postre del lugar llamado Ponche Segoviano y que supo a gloria






Como anécdota graciosa, encontramos en un supermercado de Riaza a un lugareño Bético, y sino desmientemelo (que dice el frances del Chiringuito) jajaja






Si te gusta el enduro prueba este Bike Park, seguro de que no te dejará indiferente.




lunes, 3 de agosto de 2015

Una jornada en el BIKEPARK de Sierra Nevada



Ir a un Bike Park no es una cuestión baladí; lo pensaba antes de atreverme a subir y después de hacerlo...




Hace un par de años que se inauguró el de Sierra Nevada, pero ha tenido que ser un premio por una fotografía (foto de arriba) que hice en la Ride Sierra Nevada Enduro lo que me ha "obligado" a hacerlo; el premio caducaba a finales de este verano y había que cobrarselo ¿no? Gané dos invitaciones, se lo propuse al Gilo y como este cabronazo se apunta a un bombardeo, pues hubo que subir a Sierra Nevada a hacer el BikePark...

Como Gilo está en su apartamento de la sierra, quedamos para el domingo arriba. Yo subí a Granada el sábado desde la playa, y dejé la burricleta bien preparada y limpita


 

En una bolsa metí tooooodas las protecciones de las que dispongo: casco, chaleco-peto, coderas y rodilleras. Quité los pedales automáticos y puse los de plataforma. Y con todo preparadito me fui a dormir. Me costó conciliar el sueño, siempre que voy a hacer algo diferente a lo que habitualmente hacemos en domingo me pasa. Antes de que me sonara el despertador ya me había despertado, y para qué perder el tiempo en la cama cuando te está esperando una jornada como la planeada para hoy...













Metí mi burricleta en el coche, le puse una red por encima no sea que haya cualquier percance y esta salga volando..., y tiré p´la sierra en busca de Gilo.

Nada más coger la autovía  veo un coche con un remolque y un Quad y a otro con una moto de agua, probablemente hacia la costa.

¿Que sería un domingo sin estas pasiones?

Subiendo  hacia la sierra empiezo a adelantar a ciclistas en busca de la experiencia de llegar dando pedales a Pradollano, o a La Hoya de la Mora o al Veleta, hay que ir con cuidado porque son muchos los osados. Todo esto hace que te vayas metiendo en faena.




En un plis plas estoy llegando a Pradollano y llamando a mi colega, vamos a ir a desayunar. Me lo encuentro con una sonrisa de oreja a oreja, y no es para menos, la jornada invita a olvidar todas la penas ¿verdad Gilo?

Voy hasta su apartamento ( vaya cosa bonita la que se tiene montada este mamonaso), dejo las cosas y nos vamos a desayunar.




Damos cuenta de un buen desayuno en el Parador en La Hoya de La Mora. Hay mucho ambiente de runners, senderistas y ciclistas, vemos una peña que ha venido desde Huescar con un remolque para treinta bicicletas... No se si me ha sentado demasiado bien lo comido, los nervios normalmente me cierran el apetito, pero hay que meterle gasolina a este corpachón, ha de responder y a unos 3.000 metros de altitud. Por cierto hace fresquete, estaremos a unos veinte grados.

Bajamos a por las bicis y los fortaits y ahí empieza Gilo su carrusel de saludos. Si ya es normal encontrarnos por donde pedaleemos a alguien amigo suyo, en esta parte del mundo en la que nos encontramos hoy parece Su Santidad...





























Nos dan las invitaciones y nos vamos al telecabinas que nos subirá a Borreguiles






























Metemos las burricletas en la cabina y p´riba. Las cosquillas en el estómago van aumentando, desde ahí se puede ver el final del circuito de "El Río" y toooodos sus peraltes, pasarelas, saltitos, saltos y saltazos...

Mientras estábamos en la plaza de Andalucía con el tema de los forfaits vemos a la peña llegar con sus monturas...maemiademivida. Cuando me compre mi preciosa Santa Cruz con toooodas sus características y prestaciones, compré más bici de la que yo necesitaría para lo que normalmente hacemos, pero lo que hoy hemos visto es extra-ordinario...


Al llegar a Borreguiles y descargar, Su Santidad sigue con sus obligaciones, y tras estas hacemos la primera de las bajadas "Bulevares". Es uno de los preferidos de Gilo. Él tira delante ya que lo conoce, yo trato de seguirle, y digo bien porque me cuesta mucho, no le puedo tirar a los saltos que él tan divinamente hace, ya que no consigo hacerme con la burricleta al caer. Él lleva los pedales automáticos y yo no... Aparte de los saltos, mientras bajamos por una zona de pisteo hay subidas a las laderas del camino con unos peraltes que si los haces a velocidad te permiten unas inclinaciones hasta ahora desconocidas para mi... Todo es muy excitante, es pura adrenalina la que te permite hacer lo que haces...y por fin llegamos a Pradollano. Digo por fin ya que esto de no poder hacer los saltos hay que remediarlo lo antes posible o lo voy a pasar fatal, mientras el cabron de Gilo disfruta como un... Cómo será la cosa, que no le alcanza para dar sus clásicos chiflidos de disfrute...








Mientras volvemos a subir a Borreguiles en el telecabinas le voy dando vueltas a cómo demonios hago para no descontrolarme tanto en los aterrizajes tras los saltos, y creo que doy con la solución...
No la cuento, el que quiera saber que vaya al colegio jajaja.

Llegamos a Borreguiles y cogemos el telesillas que nos sube a Veleta. Vamos a hacer "Los Peñotes"














El telesillas que nos sube tiene unos ganchos especiales para colgar las monturas, pero estas van como volando...que horror!!! pero Gilo me consuela "pues a ver si se les cae la mía, que tiene unos cuantos años, y me tienkekomprar una nueva" jajaja


Mientras subimos vemos pastando ( a más de 2.000m) a cabrillas, ovejas, ternerillos y vacas y te vienen a la cabeza los clásicos pensamientos "joder como estará de rico un chuletón de estos terneros"























El comienzo de "Los Peñotes" es compartido con el circuito "Veleta". Le tira Gilo y tras él yo. La parte común comienza con unos peraltes altísimos pero con un desnivel negativo tremendo. Si te descontrolas y te sales del trayecto lo que te espera es un descalabro total, y servidor esto no lo ha hecho nunca, así que me voy defendiendo como puedo mientras Su Santidad va negociando los peraltes como el que no quiere la cosa, ya me aviso de que lo había hecho días atrás . Justo antes de la bifurcación es todo bajada sin curvas pero con unos pedrolos tremendos, mezclados con lajas y tierra suelta. La dirección hay que llevarla firme, las suspensiones trabajan a destajo. Los pies se me descontrolan, y no puedo hacer gran cosa salvo equilibrios, pero esto no es lo peor, eso está por llegar, y los antebrazos, qué deciros... Yo que estaba preparado para salvar los aterrizajes tras los saltos y resulta que este circuito lo que tiene son muchos peraltes, tramos de bajada sin curvas y espectaculares peraltes que es conveniente coger a velocidad, pero yo por ahora no lo consigo, hay mucha laja, rocas, piedras y tierra suelta. Al terminar me doy cuenta de que además de encontrar la solución del tema aterrizaje tengo que encontrar la solución al descontrol de los pies...

Este circuito probablemente sea el que menos me ha gustado de todos, de hecho no lo repetimos, pero eso no significa que sea ni el peor ni el más difícil, ese está por llegar...

Mientras volvemos a subir le doy vueltas al tema de los pies, y creo que encuentro la solución, solución que no os voy a contar tampoco, para aprender al cole jajaja.

En la segunda subida por el telesillas, y no se sabe muy bien cómo ni cuando ni porqué,  a Gilo se le caen los guantes (maemiademivida...) Yo trato de consolarle diciéndole que el la carrera de Enduro de Guejar algunos Riders no los llevaban... Ahora optamos por el circuito "Veleta" aunque el comienzo es compartido con "Peñotes". Esta vez lo hago con más solvencia, muuuucha más jajaja, y nos desviamos. Gilo va delante y me va dando pistas, y aunque es difícil levantar la vista para ver qué hace tu colega, en una de estas veo que pega un violento giro de manillar para evitar un salto, y si él lo trata de evitar imaginaros yo, repito su maniobra y añado un tremendo derrape a la izquierda. Menos mal que no lo hicimos porque o lo haces muy muy largo el salto o caes en un desagradable hueco jajaja.

Lo que viene ahora es mucha subida y bajada a la ladera izquierda del camino, para después de bajarla y rápidamente meterte en violentos y pequeños peraltes que te vuelven a tirar violentamente hacia la ladera. Como ya controlo los pedales y mis pies, que han pasado a ser una misma cosa, los disfruto, junto con el final de este tramo que tiene interesantes y variados saltos: simples, dobles, triples y montonera de tierra que tras saltarla aterrizas ya cayendo al otro lado...una reketepasada de saltos que ponen a prueba mis sentidos y habilidades. Al terminarlos paramos en seco antes de meterle al segundo tramo de este circuito, y disfrutar de lo hecho y superado. Puse en práctica todo lo que había pensado que debía hacer y salió perfecto. Prueba superada pensé. El segundo tramo es muy muy rápido con unos larguísimos peraltes y finaliza con unos mas que interesantes saltos. No a todos les tiramos claro, hay dos tipos de saltos con los que no nos atrevemos, aún.

Este circuito lo repetimos varias veces (da mucho juego) y a la tercera nos dejamos caer hacia "El Río" para hacer primero "Maribel", con su tunelcillo (donde puedes encontrarte con vacas esparramadas en la única sombra de toooooda la estación), saltos y peraltes, es chulísima, y la siguiente vez que terminamos "Veleta" cambiamos y le tiramos hacia la izquierda hacia la "Loma de Dilar". Este circuito es duro, pero hacerlo seguidamente y sin descanso al "Veleta" es tremendo. Hay que subir unos cientos de metros y se me ha roto el cable de la tija, así que subo un poco peor de lo deseable, el sillín no sube un milímetro. Al llegar a la plataforma de salida nos hacemos unas fotos









Este es probablemente es mejor circuito de todos, tiene de todo y por su orden, es el más exigente y completo. Ya me siento con confianza y le tiro yo delante: comienza con un buen salto y luego senderillo roto con piedras, lajas y rocas. Roqueo chungo del que nos gusta. Hay que hacerlo despacito, buscando por donde meter la rueda y metiendola. En un momento dado pego un yantazo con la delantera que me hace pensar en lo peor, pero no paro; si hay que parar ya pararé, pero mientras tanto disfruto mucho. Hay unos saltakos a los que no le metemos, son demasiado tremendos, pero seguimos a lo nuestro, roqueando. El final tiene buenos peraltes y finaliza con los saltos del circuito "Río", hacemos todos los que se nos van apareciendo y al finalizar nos paramos en Pradollano a tomar una cervecita mientras me arreglan el cable de la tija en Rio Sport. Me atendieron rápido y bastante bien.


Tras dar cuenta de un extraordinário tapeo en el restaurante donde trabaja Alberto, el hermano de Su Santidad, con pimientos, patatas y ensaladilla rusa, regados de unas buenas cervecillas, continuamos esta extraordinária jornada en el BikePark de Sierra Nevada.

Esta vez hicimos de nuevo "Veleta" y a continuación sin descanso bajamos el circuito "Rio", y ríete tu de esta bajada...El que la ha hecho esquiando conoce de sus dificultades, y aunque no es la peor de las bajadas tiene su aquel. Muchos peraltes, creo que los más rápidos del BikePark y estupendos saltos. Unos son accesibles a nuestras habilidades y otros no, al menos a las mías. El caso es que cuando subes en el telecabinas hacia Borreguiles, si miras por la ventana ves los saltos,  desde arriba se ven mejor que desde abajo, pero yo creo que son factibles la próxima ocasión que volvamos aquí; pues bien, Gilo le tiró a uno de esos saltos que yo rodee y al caer dio con la rueda trasera en el canto del montón de tierra sobre el que se aterriza y esta rebento




Le metimos una cámara y tiramos hasta terminar este eléctrico circuito "Río". La rueda trasera tenía unas calvas tremendas, fruto de la agresividad de los circuitos de este BikePark y de la conducción que has de llevar. No hay que olvidar que esta sierra está llena de roca, laja y polvo y que el desnivel negativo es espectacular, si alguno de los que leeis esta crónica ha esquiado aquí, sabe de lo que hablo cuando hablo de desnivel negativo espectacular...Sin nieve parece que estes en la Luna.

Al llegar a Pradollano nos esperaba una espectacular paella por gentileza del Ayuntamiento de Monachil, município sobre el que está esta estación de esquí. Son sus fiestas y han contratado una paella entre otras muchas actividdes: castillos hinchables, orquesta, bailes, etc.



Esta es una de las seis paellas que cocinaron.





Una vez terminado tremendo festín (arroz y cervezassssss), hicimos el intento de subir hacia el apartamento de Gilo, peeeeeero había que subir demasiado, y aunque la rueda de la burricleta de Gilo no estaba para más trotes, decidimos cambiar la opción de subir por asfalto a la de coger el telecabinas y finalizar esta excitante jornada betetera con una última bajada por el circuito "Boulevares", ¿tú que habrías hecho?






























Indescriptible última bajada, parecía que no había un mañana, no se nos escapó na de na. Ni rueda, ni calvas ni la madrekelasparió, pordiosssss si olían hasta los frenos cuando terminamos de bajar y aparcamos las monturas en el apartamento.





Nos pegamos una ducha, bebimos tooooodo lo que pudimos y encontramos en el apartamento. Aunque no hacía calor hemos hecho 40km a 2500m el primer domingo de agosto... y vestido de romano, eso algo debe de deshidratarte ¿no? vamos digo yo.

Hicimos todos los circuitos excepto Fuente Alta.

Creo que la experiencia de burrakear en un BikePark es una experiencia única si te gusta burrakear claro. Merece la pena hacerlo al menos una vez al año, estando tan cerquita de mi casa y de gañote no tiene perdón ignorarlo, pero eso si,  hay que hacerlo preparado, nada de bicis rally, nada de venir sin protecciones y nada de venir solo. Si no tienes nada de esto, pues lo alquilas, hay varias tiendas en Prado llano (Rio Sport es una de ellas), bueno lo del amigo está más jodido jajaja.

He escrito esta crónica al día siguiente de hacer el BikePark, y aunque no tuve ni un mal susto ni rasguño, hoy me duele todo, incluso hay agujetas en músculos que desconocía que tuviera...

AH! se me olvidaba darle las gracias a la organización de Ride Serra Nevada Enduro MTB por premiarme y darle la enhorabuena a Cetursa Sierra Nevada S.A. Buena iniciativa para fomentar esta disciplina.

Os pongo un enlace por si quereis conocer algo más de este duro y divertido BikePark.

http://sierranevada.es/es/medianet/noticias/preparaci%C3%B3n-bike-park/