Páginas

martes, 25 de agosto de 2015

La Pinilla, ¡ menudo Bike Park!

A mediados de Agosto, en una salida que hicimos Gilo y servidor (Algecireño),  me soltó en un momento de la ruta, de pasada y como el que no quiere la cosa <¿y si nos hacemos el Bike Park de La Pinilla?>. No volvimos a comentar nada pero aquello se me quedó grabadito. Habíamos hecho el de Sierra Nevada y nos había gustado la experiencia, y si este verano no hacía algo iba a ser el segundo año que me quedaba en verano sin las ilusionantes y divertidas <Bike-Escapadas>. Todo comenzó hace unos años con dos Caminos de Santiago, uno que hicimos Fernando Carretero y yo (camino Francés) y otro al que se incorporaron Gilo y Jose Antonio ( camino Primitivo).

Pues bien, una vez meditado en mi cabecita, lo plantee en casa y a todo el mundo le pareció bien, estas cosas mejor consensuarlas con tod@s jajaja. Llamé a Gilo y le dije que p´lante a lo del Bike Park en La Pinilla. A puntito estuvimos de abortar el plan. Daban tormentas en el fín de semana por la zona; llamé a mi amigo Juan Manuel de mi peña de El Escorial Los Gasupetos
>, para que me diera su opinión sobre la meteorología anunciada, y me dijo que p´lante con los planes, así que el viernes por la mañana metimos las burricletas y los equipajes en el coche y tras cinco horillas de carretera nos plantamos en la estación  La Pinilla.


De camino, y al pasar por Madrid nos acordamos del Carretero (ahora vive allí), al que unos días antes propusimos que nos acompañara pero una lesión se lo impidió.

El hotel está a pié de pistas, justo sobre el telesillas que nos sube al Bike Park y con la tienda de reparaciones justo al lado, así que la logística es inmejorable. La habitación justita de tamaño, con un baño chiquitín pero la cama es buena, y la terraza espectacular. Para las burricletas hay una habitación especial, con un pestillo/candado anti tentaciones.

Antes de instalarnos el amigo Gilo, con su habitual nervio, decidió dar pedales (concretamente un salto) antes de subir e instalarse. No diré en que condiciones dio el salto, solo diré que no llevaba ni el casco, ni zapatillas, ni protecciones ni na ni na de na...y por poco le cuesta un disgusto jajaja, al final chapa y pintura jajajaja. Todavía hoy, escribiendo la crónica lloro de risa al recordarlo. Yo estaba haciendome el selfie de la izquierda cuando todo ocurrió. Desde la terraza se ve el salto...y tras de mi toooodo el Bike Park. 

Nos fuimos a Riaza, a estirar las piernas, y luego volveríamos a cenar y a tomar algo. Es el pueblo al que pertenece la estación. Es pequeñín, bastante bonito, hospitarario, y tiene de todo: restaurantes buenos, bares de tapeo, una buena tienda de bicis, otra para las reparaciones, un buen Centro de Salud...(solo Gilo y Yo sabremos porque lo nombro jajaja) y varios Pubs, el que conocimos (La Biblioteca...) bastante animado por la noche. Asistimos a una actuación de música en directo. Os pongo una fotillo de este bonito municipio.


Nos levantamos temprano y para las diez estábamos desayunados y listos para la aventura...nosotros y unos cuatrocientos más. Coincidimos con gente de Granada, de Córdoba, de Murcia, portugueses y muuuchos de Madrid. Con ese verbo fácil que tiene mi Gilo...

La peña lleva unas burricletas que impresionan, la mayoría tiene mínimo 200 delante, aunque ni nuestras monturas se arrugaron ante las muchíiiiisimas dificultades/zigzagueos/saltos/pasarelas/peraltes/trankos/trankakos ni a sus jinetes les pidieron/chillaron un solo en tooooodo el fin de semana... 










 En este Bike Park es obligatorio petos y casco integral, así que ahí nos tenéis vestidos de Romano, que diría mi amigo Antonio de SevillaBTT, dispuestos a darlo todo




Y este es el escenario para las batallas





Tengo que comentaros que por la noche, como estaba previsto, llovió.  Por la mañana estaba el terreno perfecto, pero al ser una estación de cara norte, el sol todavía no había secado las maderas de las pasarelas y los peraltes, y estos se hacían peligrosos. 

Comenzamos por la 6. Es una pista muy muy muy divertida por los badenes de salto (de unos dos metros de alto y cuatro de ancho), y aunque comenzamos timoratos, en la siguiente bajada ya les tiramos a todos con más convicción y aunque no los pasábamos para caer en la bajada (esta estaría a unos tres metros), si levantábamos bastante las dos ruedas. Después de estos importantes badenes de tierra vienen un montón de peraltes de tierra y más badenes y luego pasarelas y peraltes de madera. En una de estas, y tras frenar tíiiimidamente me fui al suelo. Suerte que llevaba peto, coderas, rodilleras y casco integral, y gracias a eso no me hice nada de nada, solo el dedo índice, que se golpeó con algo. Esta fue la única caída/susto que tuve en el fin de semana. Luego volvimos a subir e hicimos la nueve que estaba dándole el sol.







Es la zona de la derecha de la estación, hacia la zona de Remontes que pone en la foto de la izquierda. Esta es muy muy rápida. Se requiere una buena técnica, especialmente si luego haces la roja (10).

Tiene un par de saltos imposibles para nosotros y nuestras monturas.  Hay buen roqueo, baches profundos y peraltes. Tiene bastante tierra y castiga mucho los frenos.

No hay apenas pinos a los que esquivar excepto un tramito que me recuerda mucho a que está en Cadiz y que hice hace un par de años con mi amigo Antonio de SevillaBTT. 

Acaba en una amarilla con saltos de badenes y más peraltes de tierra, es bastante exigente y divertida. La hicimos varias veces hasta que el sol ya había calentado las maderas de la zona más umbría, la boscosa.

 Antes de irnos a comer, hicimos las verdes y las azules (6, 3,4,7 y 8). Como en estas pistas hay muchos saltos de badenes, les fuimos cogiendo el tranquillo al asunto y cada vez disfrutábamos más.


Dejamos la conexión 6-3-8 para el final de la mañana y así comer bien relajados. Aquí coincidimos con un grupete majo de unos ocho bikers que bajaban a comer como nosotros, y pudimos disfrutar de medirnos con tremendas maquinas, y nos fue francamente bien. Es espectacular la sensación que tienes al bajar a la velocidad a la que bajas evitando enormes pinos tras saltos de badenes, de rocas, curvas cerradísimas, unas peraltadas y otras no,  o saltar sorpresivos trankos, caer sobre baches y meterte en un rápido peralte acotado de pinakakos que te lanza a un baden de salto para caer en otro peralte que te vuelve a lanzar a otro yokese ketekagashhhh...uffff maemiademivida kepasada chavalote!!!! no hay tiempo para pensar, solo puedes actuar, y hay de tí si dudas...!!!





 
Las dos, es la hora de comer, el telesillas descansa y los demás también.




El tema del almuerzo tienen que mejorarlo bastante en la estación, hubo que comer tarde pero se comió... descansamos un ratito y volvimos a la faena. Decidimos hacer la 9 y aquí encontramos a un biker con problemas y sin herramientas para solucionarlos, paramos para ver si le podíamos ayudar y le ayudamos. Esta parada resultó ser bastante provechosa. El amigo Miguel, que así se llama, es un experto en estos terrenos y estuvimos bicheando con él un poco. Nos dio algunos buenos consejos que aplicamos inmediatamente, con excelentes resultados. Nos metimos en el comienzo de la 7, luego a la 13 y después la 2. Para mi gusto la opción más eléctrica de todas. Tienes los saltos del principio de la verde, luego te metes en unas tremendas inclinaciones con peraltes super rápidos, más saltos, más peraltes, y acabas en la zona central por donde va el telesillas. A continuación, como veis en la foto de abajo, coges una piedra lateral, un saltakodelalecheketekagashhhh. Finaliza con unos bacheados, rápidos e interesantes peraltes y un salto de rampa que yo en tooooodo el día de hoy no me he atrevido a hacer, y al que Gilo ya le ha tirado varias veces el muy mamónnnn.

















El día ha sido espectacular, y aunque con la caída mía, y otra de Gilo (ambas sin consecuencias), y unos problemillas con la rueda trasera, se puede decir que ha sido una gran jornada. Hemos hecho unos 40km de descensos entre pinares. Tengo los antebrazos cargadetes, me duele el codo y tb el hombro derecho, tengo la pierna izquierda cargada, estoy rebentao pero mukontento...y el Gilo también!! Sobre las siete dimos de mano.





Descansamos un ratito y después de una ducha nos fuimos a cenar. Esta noche nos fuimos a otro municipio, Ayllón. Es un bonito y pequeño pueblo. Después de cenar volvimos a Riaza, una copita y a dormir. Al día siguiente nos espera una jornada dura en el Bike Park y cinco horillas de carretera hasta llegar a casa.








Sobre las diez abrieron el Bike Park y empezaron a llegar Bikers. Nosotros nos enganchamos un cuarto de hora después.


El día ha amanecido raro, con una niebla espesa que fue desapareciendo poco a poco pero no la temperatura, estábamos a 13º, y aunque el sol fue saliendo como vereis en las fotos, la temperatura rondó los 20º. Yo no me quité el cortavientos rojo en toda la mañana y Gilo se endosó una sudadera que le acompaño también.

Nos hemos levantado más o menos recuperados, yo no tengo mucha confianza en cómo responderá este cuerpo serrano pero con mucho ánimo tiramos p´riba.







































Hicimos un par de bajadas por las pistas verdes hasta entonarnos, pero cuando eso ocurrió ya no nos cortamos ni un poquito hasta las dos del medio día... parecía que no había un mañana.

Empezamos a brincar como cabrillas, hicimos todas las variantes habidas y por haber., llegamos a hacer los saltos de los badenes de tierra los dos en paralelo, fue muy muy divertido, verte volando junto a tu colega un salto tras otro es tremendo.

Durante el día de ayer no nos metimos en las rojas de la zona boscosa. Son muy inclinada técnicas y agotadoras;  complicados trancos, zigzagueando por entre pinos, rocas y raíces; pero hoy sí le metimos mano, incluso hicimos unos últimos trankos tan tremendos que no se ni cómo salimos vivos de ellos, y volvimos a repetirlos, incluso me animé a hacer el salto final de rampa que está justo donde está el telesillas, y que tantas veces hizo Gilo y que ayer no me atrevía hacer. Cada bajada lo repetí, llegué a hacerlo hasta con solvencia jajaja.









Normalmente no haces las bajadas del tirón, sino que paras de vez en cuando, pero hoy estamos muy muy animadetes y le tiramos detrás de un grupete con tremendas burras... No paramos hasta el final de pistas donde nos esperaba un fotógrafo sacando estas espectaculares fotos que veis arriba de Gilo y mía subiendo por la pared o saltando.

Para el final de la jornada elegimos volver a los divertidos saltos, pasarelas, peraltes de tierra y de madera y trankos de la ruta larga, la que nos lleva por la parte alta del Bike Park, las pistas 3 y 8.















Tengo que apuntar que las pasarelas y los peraltes de madera están bastante bien mantenidas, y si vimos alguna con algún problema lo dijimos y al día siguiente estaba arreglada.

Y colorín colorado este cuento se ha acabado






























Llegamos a la estación sanos y salvos, y muy muy muy perokemuykontentos de nuestra estancia en este Bike Park de La Pinilla.

Metimos las burricletas en el coche, subimos al hotel, hicimos las maletas, una duchita y p´Graná

 



 bueno, antes paramos en Riaza a comer algo y este postre del lugar llamado Ponche Segoviano y que supo a gloria






Como anécdota graciosa, encontramos en un supermercado de Riaza a un lugareño Bético, y sino desmientemelo (que dice el frances del Chiringuito) jajaja






Si te gusta el enduro prueba este Bike Park, seguro de que no te dejará indiferente.




No hay comentarios: