Páginas

lunes, 30 de enero de 2017

Reencuentros en la sierra de Huetor...






Parece fácil eso de que siete endureros queden para echar un buen día, por esos caminos que tan gentilmente nos regalan las sierras que nos rodean en esta Granada, pero no lo es. De hecho hace un montón de meses que no lo hacemos. En la cena de navidad hicimos el propósito de juntarnos, y hoy, por fin, lo hemos conseguido. Faltan algunos, que por trabajo, o por otros motivos no han podido venir, pero somos un buen grupo.




A las nueve de la mañana ya estaba esperando, en la gasolinera de Neptuno, a que Carlos con su furgo me recogiera.

Dentro de ella debían de ir Emi y Edu. Dos endureros de pro, que últimamente están un poco perezosos. No las tenía yo todas conmigo a que vinieran, peeeero llegó la furgo, y de ella salieron este par de locos...

Montando mi bici en el portabicis apareció, en su coche, Hugo, otro biker que acudía a la cita, y con el que hasta hoy no había pedaleado, aunque es del grupo de wsp "Endureros..."A Hugo, según me contó durante la ruta, le mola, como a algunos otros, tanto el rally como el enduro, y la carretera no le hace mucho chiste, por sus peligros.

El último colega que quedaría por venir es David, nos esperara en Puerto Lobo. Es un apasionado de esto de las burricletas que anda dandole vueltas a cambiar de montura, y al que creo que hoy vamos a terminar de convencer...

De Edu, Carlos, y Emi, te puedo decir que con ellos, y algunos otros que hoy no han podido venir (están en quedada de "carreteros") empece a hacer cositas que antes no hacía sobre mi burricleta. Menos mal que lo hice teniendo mi Santa, que sino me hubiera partido la crisma, porque vaya vaya los sitios por los que me meten..., porque soy el aguelete del grupo, por más que el título lo quiera, y defienda Edu.







Pues si, llegamos a Puerto Lobo, y de pronto veo a un tío bajando por mitad del monte, fuera de pista como se suele decir esquiando, que no podía ser otro que Paco, el de negro a la derecha de la foto. Tiene cara de bueno "er cuñao..."

No confirmó que venía, pero si que estaría por la zona. El muy jodío se subió dando pedales, bien tempranito (muy propio de él) desde Granada, se hizo de subida la umbría y se tiró por "los alicates", para ir calentando mientras llegábamos...

El resto, empezando por Paco, somos David, Hugo, Emi, Edu, Carlos y servidor, Algecireño. Esta es la tropa que hoy disfrutará de una mañanita endurera por esta sierra, la de Huetor, que es más juguetona que un chiquillo de cinco años, y para juguetones esta panda de bikers...

Durante el trayecto a Puerto Lobo, estuvimos hablando sobre por dónde íbamos a endurear, pero cuando se lo comentamos a Paco destrozó nuestros planes, sin el más mínimo pudor, para proponer otras opciones, y como se trata de un gran conocedor de la zona, dijimos "pues venga...!!!" y nos pusimos a pedalear dirección "Cueva del Agua".

La primera parte es pisteo con ligera pendiente, que va bien para hacer piernas, pero como todo en esta bendita Granada, se pone polluo enseguida, y a meter hierro. Vale que es pista, pero pica p´riba que es un gusto, aunque es cuestión de encontrar tu golpe de pedal, y ahí ya vas más o menos cómodo.

Al llegar al mirador hacemos una paradita para coger aire, y disfrutar de las vistas. Sierra Nevada está espectacular. Mientras estábamos parados, se oía un perro ladrando angustiosamente. Según comentaban un tío con prismáticos y David (que Dios le conserve la vista), estaba persiguiendo a un cervatillo, en un monte frente a nosotros...

Continuamos para arriba, y nos encontramos con la estampa de que la pista está con nieve...












No fue la única sorpresa del día, mientras subíamos, nos sobrevolaba, bastante cerca, un águila. Ni chica ni grande, pero la imagen impresiona, hay que ver cómo menea la cabeza cuando observa, cómo planea buscando presa... Esto tiene dar pedales por el campo...

Al coronar, nos bajamos de las monturas y comenzamos a colocarnos todos los avíos con los que "cocinarnos" un buen "Javalí": rodilleras, coderas y espalderas. Esta primera trialera es de lo más bonito que se puede hacer por estos lares. Ni Hugo ni David la han hecho, así que hay bautizo...








Como habéis visto, están nevados los caminos, y el "Jabalí" no será menos. Es un sendero difícil de encontrar, y por el que no se ven ni muchas bicis ni senderistas. Es larguito, y serpentea mucho. Lo acotan arbustos y por él hay roquitas, tranquitos y trankakos. Al ser estrechito has de ir con tiento de no engancharte con las ramas, o de golpearte con ninguno de los arbustos que se acercan a ti, a medida que avanzas a velocidad...

Comenzamos a bajar. Paco manda, luego Charli, Edu, y yo me coloqué tras de Emi, y David y Hugo tras de mi. No es rueda fácil de seguir la del "Loco", pero eso no es lo que más me asusta, que sí, y con el sendero nevado tooooodo es más complicado, muuuuucho más, pero no, lo peor es que Emi es como el del cuento"Juan sin miedo..." si eres cuarentón o mayor, fijo que lo has leído... y eso no me conviene nada, porque suelo confiar bastante del que llevo delante; y no es que no sea de fiar, que lo es, es que lo que él hace de forma natural, no siempre lo podría hacer yo...en fin, que me meto en mi bici tras mi manillar, y como mandan los cánones, bajo tija, kulop´tras y que sea lo que Dios quiera...

Nos cruzamos con algunos senderistas de subida, y nos miraban con cara de "ahondevanestoslocos" pero los saludos fueron cordiales, y no siempre es así... Fuimos pasando primero un pedregal, luego curvas, se inclina el terreno, aparecen las roquitas (unas visibles y otras cubiertas de nieve) que cuestan de evitar, algún tropezón con voltereta, sin consecuencias, pero que luego dio mucho juego y cachondeo...no perdonamos una eh??? y de pronto trankako peligrosodelamuerte que solo pasa el bueno de Paco. El muy jodio tiene cogido el paso del tranko, y como siempre va delante, muyyy delante, no se lo copio ni yo, ni nadie. Ya le he dicho que tiékekompartirrrr jajajaja.

Tras este trankako vienen otros de categoría, y más curvillas, y más roquitas, que esquivar hasta llegar a la "Fuente de La Teja" Has de ir muy atento, o se te pueden escapar las últimas guapadas.

Al terminar el "Jabalí", las sensaciones son tremendas, y los comentarios van en esa línea. Puro disfrute el que nos brinda este sendero, y estas nuestras mákinas...Por cierto, hoy a las MARICRUZ nos ganan las KONA 3-2

Toca subir por pista, y tras esta subida que nos lleva a la pista central de esta sierra, toca Mortirolillo...Cada uno lo sube como puede, es durete pero se hace. Coronamos y paramos; cogemos aire, nos tomamos algo, y continuamos hacia la "Cueva del Agua" pero como está todo tan mojado, y nevado, y no íbamos a poder hacer el roqueo de subida, y que tanto me gusta, les propongo a los chicos ir por "Las ratas". En este punto, Paco nos abandona, ha de estar sobre las doce en su casa y son las menos veinte. Capaz es de llegar a tiempo el jodío, jajajajaja.








"Las ratas" es un sendero francamente bonito. Es estrecho y juguetón; ciclable casi 100%, aunque esté nevado como hoy.  Tiene mucho arbusto pequeño a los lados, y en primavera te machacan los brazos las ramas, porque no es retama. Nos colocamos en fila india. Solo se oye el ruido de las ruedas rompiendo la nieve, y la capita de hielo que bajo ella está. Nadie dice nada, todos vamos absortos con el sendero, y el punto que hoy tiene. Nadie lo ha pisado hasta ahora, ni bicis ni senderistas, es nieve virgen...








En un momento dado hay que desviarse a la izquierda y poco a poco pica p´riba que es un gusto. Metemos toooodo el hierro que tenemos, y a comerle metros al sendero. Lo hacemos casi entero, en algunas zonas Carlos exibe sus habilidades trialeras, en el roqueo que hay al final, y que tanto cuesta subir, pero al estar nevado, las ruedas traccionan bien, y lo terminamos sobre la bicicleta, incluso alguno haciendo el "caballito" al final.

En este punto paramos a descansar, hidratarnos y comer algo. Las piernas nos lo agradecerán, porque lo que viene ahora es telamarinera de la guena...








Les comenté a mis colegas que me iba a poner el primero, porque había dos saltos que tengo controlados, antes de llegar a la "Cruz de Viznar", la mar de juguetones, que merecen la pena hacer.

Nos ajustamos las protecciones, y comenzamos la bajada. Hay que tener cuidado porque en domingo suele haber senderistas subiendo, pero como hay mucha visibilidad, podemos reaccionar sin problemas. Es un sendero anchote, rocoso,  con saltitos y sus curvitas. Se hace rapidito y justo antes de terminar, hay un enorme tronco atravesando el camino, que se salva con un salto ayudándote de una gran piedra, luego aterrizas y girando un poco a la derecha, en el peralte de la ladera, está el otro salto. Los cojo los dos bastante bien,  mejor que nunca, vueloketekagash.  Al terminar el sendero, y llegar abajo, los compis me dicen que sooooolo engancharon uno, el primero, cagontóóóó, otra vez será, al menos ya saben donde está.







Al fondo Hugo nos indica donde está  "Sierra de Almijara"





Hugo & Corcovado





Al fondo la zona de  "La Cañada del Sereno"


La trialera que ahora viene, para muchos es la más de lo más de esta sierra, y para otros es la segunda; el debate está abierto, pero lo que nadie pone en duda es que es la caña, pura locura, adrenalina palkuerpo por toneladas, o como me decía un amigo mío Sueco, PURA VIDA!!!

Una vez que llegas a los pies de la "Cruz de Viznar" tienes dos opciones, "la umbría" a un lado y "los alicates" o "la oscura" al otro. Hoy elegimos esta última opción. Es más corta que la otra, pero muuucho más complicada. No le falta de nada. Casi toda la primera parte es roca, con tremendos trancos (no paró de hacer topes mi horquilla) y curvas reviradísimas. Luego, en su parte final, tiene menos pendiente, con menos curvas y trancos más suaves.

Los primeros en tirar son Carlos, el más fino de todos, y Emi, yo me coloco detrás de Edu, y tras de mi David y Hugo. Para ellos, también esta bajada, es la primera vez que la hacen.

Abro suspensiones, bajo tija y ya me han sacado unos metros los muy mamones, "joé si es que no te puedes despistar un momento!!!"  Suelto frenos y no paro hasta que los cojo, bueno un par de curvillas me ayudaron jajajaja. Los primeros trancos son serios, y las curvas que les siguen también, no puedes ir muy rápido pues has de meter bien la rueda para la curva, y así otra y otra y otra, y otro tranko y otro y otro que supera a los anteriores hasta que en un momento dado Carlos y Emi paran y nos arrejuntamos. Unos senderistas que suben, además de no enfadarse, disfrutan y flipan en colores al vernos bajar, y nos lo hacen saber con sus comentários. Más adelante más de lo mismo y otro grupo de senderistas con la misma actitud...¿será el día del senderista amable?

Lamentablemente se acaba el sendero y llegamos a los coches. Eso es lo primero que se te viene a la cabeza. Luego, te vienen otros pensamientos, como que no ha habido ningún percance que lamentar, ninguna avería ni nada que haya estropeado tan tremenda jornada endurera...













Estamos con la adrenalina que se nos sale por los poros, de hecho se planteó la opción de hacer alguna trialera más, que no nos pillaba muy a desmano, peeeeero el tiempo se nos ha echado encima, y además, algo habrá que dejar para la próxima no?

Mientras cargamos las burricletas, que se han portado fabulosamente, en los coches, vamos comentando las sensaciones que cada uno hemos tenido. A Emi y Edu creo que los hemos recuperado, ¿verdad Carlos?, y Hugo y David,  se rinden ante la evidencia de que lo que hoy hemos hecho, supera con creces sus espectativas de lo que debía ser un "día endurero por Huetor..."

David nos dice que ya tiene clarísimo que va a cambiar de burricleta, osea, se pasa al lado oscuro...y Hugo que "hay que salir masssss" jajajaja, objetivo más que cumplido. Dos más...

Yo decido bajar dando pedales hasta Granada, por EL Fargue, y las opciones que esta zona tiene para llegar hasta el Sacromonte por campo. Luego, para rematar la faena del día, me hago unas cuantas escalerillas por la zona de cuevas, y me meto en el Albaicín, y por San Juan de los Reyes llego a Plaza Nueva y poco después, a mi casa.








Emi, Carlos, y Edu, terminaron la jornada dando cuenta, en algún establecimiento especializado, de unos zumos de cebada, acompañados de las dosis adecuadas de hidratos de carbono y proteinas, así como unas hierbas especiales, aprovechando la "ventana metabólica", que como todo el mundo sabe es el momento en el que el cuerpo mejor aprovecha toooodo lo que le des, para una correcta recuperación muscular...

Amig@s, el finde que viene másssss, pero no se si mejorrrrr!!!


martes, 17 de enero de 2017

Comienza la temporada en Balakook



Para una mejor protección del ciclista, una de las medidas que se están poniendo en marcha es la elaboración de un calendario de rutas. Para ello se reunió la comisión técnica del CD. Balakook, y preparó uno de carretera y otro de MTB. La razón de esta medida, pensada sobre todo para los "carreteros", es que la Guardia Civil, que es quien con muy buen criterio han solicitado este calendario, pueda saber dónde y cuando habrá más concentración de bikers, al menos en Granada, y así distribuir sus efectivos de forma más eficiente.





 

 





Este es el "bando" del club, y su calendario de salidas en bicicleta.

Comienza con MTB, bien para mi!!! porque no hago carretera.

La ruta de hoy la ha preparado Javier.

En esta primera quedada, se trataba de hacer una ruta en la que la gran mayoría, de los que habitualmente montamos en este club, la pudiéramos hacer, con más o menos solvencia.

En la quedada se especifica la ruta.

En unas partes unos irán mejor que en otras. Ya sea por condición física o por condición técnica.









 Por otro lado, son importantes otros datos como la distancia a recorrer y su desnivel, de forma que todos, al menos en este apartado, supiéramos al 100% si somos capaces.   








Este es el doc. elaborado para la ocasión. Como puedes ver, está bastante currado, Ole chavales!!!

Pues puntualmente fuimos llegando a la puerta de la tienda. Hace un frío de justicia, vamos que estamos en enero y esto es lo que debe de ser, pero aún siendo lo que tiekesé, mekagonlaleshekefríokease copón!!!

Uno de los más frioleros del grupo me cuenta que ha dejado de fumar, y eso es la leche!!! Yo lo dejé hace ya unos años, y es tela de complicado, dificil y estupenda decisión amigo mío. Si ya andabas bien, habrá que verte rodar a la que entrene un poquito, que no le irá mal porque dice que ha cogido unos kilillos de más, un clásico del exfumador...






Aquí estamos el grupo de valientes que hoy nos hemos dado cita. Como a algunos hoy no les reconocería ni la madre kelosparió, los enumero: Chema, Migue, Antonio, Victor, Ito, Juan Carlos, Franci y Chino (nuevos integrantes del grupo, que rebajan la media...), Javier, Paco, Jesús, Jorge, Carlos, Felix, Juanjo, Miguel, y Enrique. Yo no salgo porque soy el que tira la foto. Le pedí a un paisano, que pasaba por allí, con su perrito, que si le importaba tirarnos la foto y madishokeNO!!! hay que joderse, en mi vida me ha pasado, si es que hay gente pa tó.

Se da la salida. Vamos por el paseo del Salón y callejeando subimos hacia Reyes Católicos por Mariana Pineda, San Matías, y llegamos a la Gran Vía, donde nos cruzamos con un grupo numeroso de bikers, al parecer de Granabike, con los que intercambiamos saludos, y a los que les dió tiempo sacarnos estas bonitas fotos, que luego colgaron en facebook, de donde las he rescatado para la crónica, (gracias chicos!) mientras esperábamos que el semáforo cambiara del color rojo al verde (para que luego digan de nosotros, porque esto no estaba preparado), y ya rodando agrupados. Que arte estos de Granabike!!!












Subimos por el Albaicín, por Cruz de Arqueros, creo que me dijo Juanjo (gran conocedor del barrio). Me fue diciendo tooodas las calles por las que íbamos, pero no os quiero apabullar con mi gran memoria jajajaja.

El pelotón se iba estirando, y claramente se sabía quien olía a vinagre, y algunos que pensaban que estarían peor, van francamente bien,  otros que se han despistado un poquito a esta altura del año, pues sufren algo más, pero todos vamos disfrutando. Esto de dar pedales es así, disfrutamos mientras sufrimos.

Fue un no parar de subir y subir hasta San Miguel Alto, por este precioso barrio de Granada, y aunque de vez en cuando nos parábamos para arrejuntarnos y cogíamos aliento, llegamos arriba con el desayuno más que amortizado.












Descansamos un poquito, mientras Juan Carlos sacaba estas fotillos, y continuamos la ruta. Ahora hay que ponerse en fila india, toca subir por la colina que hay tras San Miguel.

Es un precioso y estrecho sendero, que va por entre un esplendido pinar, en su primera mitad, y entre retamas, en su segunda. Hay momentos en los que hay que meter toooodo el hierro que tengas. Como es una zona umbría y hace tanta rasca, el suelo aun está escarchado y duro en algunos tramos.

Paramos al coronar para reagruparnos. Buscamos El Fargue; pedaleábamos junto a la central eléctrica, que yuyu me da ir cerca de estas instalaciones; las pasamos rápido, y tras bajar un cortadodelaleche, que lo hice porque el de delante le tiró, y no me di cuenta de donde me metía, que yo con mi Giant no le tiro a estas cosas, que como dice Juanjo,  así llegas a viejo.

Llegamos a El Fargue, y tras unos pocos km por la carretera, giramos a la izquierda y atravesamos el pueblo por su extremo norte. Cargamos agua en una fuentecilla a la salida del pueblo, una que hay junto a una enorme higuera, que en otras fechas solemos "atracar". Paco, mientras descansábamos y cargabamos agua, se dedicó a subir el tramo de escaleras que allí hay, y son muchas...En seguida nos metemos en una pista que pica p´riba, tras salvar una "cadena asesina", de esas que atraviesan los caminos, y de horroroso recuerdo para alguno hoy ausente en la quedada... y que nos conduce a un senderito, lleno de retama, hasta llegar a un depósito de agua.

Esta parte es muy soleada, y ya hemos entrado en calor; las pendientes son más llevaderas, así que todo el mundo va más distendido, ya la mayoría podemos charlar mientras pedaleamos, y llegamos al depósito de agua.





































































































Del depósito a Puerto Lobo hay una parte de campo y otra de asfalto, pero se hace bastante bien, además, somos conscientes de que practicamente se han acabado las subidas, así que ya no hay que ir ahorrando esfuerzos, y la gente va a un ritmo bastante vivo. 

Al llegar a Puerto Lobo algunos colegas, ya sea por curro o por temas familiares, se tienen que volver a sus casas, pero seguimos siendo un buen pelotón. Comemos algo y nos disponemos a pedalear por la Sierra de Huetor, mi sierra favorita. Es coquetona, no muy grande, pero tiene de todo lo que puedas imaginarte y desear para disfrutar de un montón de modalidades del ciclismo: Rally, Ciclocross, All Mountain, Enduro o Trial.

Tras un ratito de pista, empezamos a atrochar por veredillas. Nos ponemos en fila india, yyyyy aaaaaa jugarrrrr...Que si roquita por aquí, que si pinito por allí, un derrapito a tiempo en una curvita que se cierra, un saltito que surge y un tranquito que salvar, y otro, y otra curvita y otro saltito y más curvitas cachondonas...ofú maemía que divertido. Yo creo que todo el mundo, a su manera, disfrutó esta parte. Los que no hacen habitualmente estas cositas, les saca de su "zona de confort" y mejoran, y a los que nos gusta pues las vivimos intensamente.

Al terminar esta parte, más o menos a unos 100m de la fuente  "La teja", según me dice Javier, nos metemos a la derecha en una vereda muy especial. Es muy estrechita, con roquita, y que juguetea con el monte. Unas veces sube por una ladera y otras veces por la de enfrente. Es como el cauce de un río, que por partes ha de hacerse a pie, y otras sobre la burricleta. Tras hacerlo, llegamos al nacimiento del río Darro, pero antes de eso disfruté de una situación muy divertida.







Resulta que como era complicado que fuéramos el grupo unido, por esas dificultades que os he contado en esta zona, Javier quería parar para reagruparnos, y cuando lo decía, Juanjo le decía que "¿un poco mas p´lante mejor no?" y Javier asentía. Esto pasó dos o tres veces, hasta que se le acabó la paciencia al bueno de Javier, y mira que eso eso es complicado, y se plantó. Vamos a reagruparnos aquí!!! y rompimos a reírnos jajajaja. En fin guasa y cachondeo sano que no falte.














Comimos un poquito y tras disfrutar de este presioso paraje, lleno de vida, en el que nace ni más ni menos que un río, el Darro, nos subimos en las monturas camino de Huetor. Es una pista la mar de chula, cortita, como para hacer andando, corriendo o con la familia. Sobre nuestras cabezas, restos algunas de las múltiples trincheras, de la guerra civil, que en esta preciosa sierra hay.

Llegamos a Huetor, bebimos un poquito en la fuente del pueblo y le tiramos dirección el Cortijo Cortes, lugar complicado de pasar antaño por sus famosos perros, pero eso es otra historia...







Bajamos el pueblo y nos metimos enseguida en el campo. Hasta llegar al cortijo es una pista mal mantenida que sube y baja, bonita. A la izquierda vamos viendo la zona por la que bajamos en una quedada que hizo Migue (Balakook Maracena) hace unos meses.

Llegamos al cortijo, lo pasamos y tras pedalear junto a las clásicas y preciosas choperas que aquí hay, "tenemos" que cruzar el riachuelo. Como el grupo se ha roto, algunos lo pasamos y otros fueron hasta Jesús del Valle por otro camino mas largo.















Tras atravesar el río con bastante fortuna, apenas nos mojamos, llegamos a Jesús del Valle, donde nos encontramos con el resto de la peña, y nos dirigimos hacia el Sacromonte, pero primero tendríamos que atravesar los campos de olivos y rodar junto a la acequia. Una vez en El Sacromonte, paramos a la altura del restaurante de "Juanillo" para despedirnos. En esta ocasión no pude quedarme al "tercer tiempo", como otros compañeros, pero hubieron otros que sí.







Desde aquí mi enhorabuena a todos los que allí estuvimos, porque entre todos hicimos un día de BTT fabuloso, y las gracias al C.D. Balakook, y muy especialmente a Javier, que es el que se la curró, por organizar esta quedada, la primera de muchas que vamos a ir este año, y que yo espero contarte como la viviré.

Hasta pronto amig@

lunes, 9 de enero de 2017

Sierra Elvira nos espera!!!








El sábado por la mañana me llevé la cuarta de las decepciones, con la inscripción a los 101 de Ronda. Y digo yo, ¿no sería posible que tuviera, esta gente de la organización, un archivo de solicitudes de participación, de forma que los que la hayan hecho varias veces tengan menos opciones, que el que nuuunnnnnca la ha hecho? Si alguno que lea el blog tiene mano, que lo plantee ¡copón! (expresión de hartazgo muy granaina)

Pues el domingo, con este tema vertebrando la conversación entre Javier y yo, nos dirigimos a Maracena, a recoger a los que hoy querían un poquito de All Mountain del bueno, por los alrededores de Albolote: "El Torreón"







Puntualmente nos presentamos Javier y servidor (Algecireño) frente a la tienda de Balakook en Maracena. Allí, en la cafetería, estaban Migue y Victor metiéndole gasolina al cuerpo.

La mañana está fresquita. Javier se ha puesto de tiros largos y yo no, pero como me he colocado el peto, por lo que pueda pasar, no llevo frío. La ruta de hoy es por una zona en la que solo he estado en una ocasión, y no fue hace mucho, al igual que Javier, y lo que pudimos comprobar es que los pinos se mueven, se acercan a ti a medida que le vas faltando el respeto al sendero...

"El Torreón " da nombre a esta zona. Es un monte, en el que la gente de la zona, poco a poco, ha ido haciendo los senderos, y puedes hacer Rally o Enduro. Según nos dice Migue, que se lo conoce bien, y así está el jodío de fuerte, vamos a pedalear por los dos circuitos, mezclandolo, y como en la mezcla está el encanto, la ruta promete.








Este es el grupo que hoy se ha dado cita para disfrutar de una buena mañana de burraqueo. De izquierda a derecha, Victor, Yo, Mikel, Enrique, Javier, Jorge y Migue.

Desde Maracena hay que ir por asfalto hasta los pies del monte, así que aprovechamos para ir calentando. Para cuando llegamos a las vereas, ya estábamos bien calentitos, por mucho que Victor propusiera, antes de burraquear, darle una vuelta al monte para entrar en calor... aquí huele a vinagre del bueno...

Comenzamos a subir por las vereas. Estas pican bien p´riba, y están escarchadas. Estamos en la cara norte, y eso se nota. Sin prácticamente descanso llegamos al comienzo del circuito. Paramos unos minutillos para ponernos las protecciones. Yo aprovecho y me coloco mis gafas de descenso. Con ellas no lloro ni un poquito y voy la mar de seguro. Comenzamos a bajar.







Como he comentado al principio, los pinos están muy juntitos, y el sendero mas que serpentear, parece que va esquivando él los pinos, maemiademivida, y nosotros con estos manillares...

No me quejaré ni un poquito porque es un disfrute continuo. Curva tras curva, sendero estrecho, pinos deformes que entran y salen de la trazada, peraltes, subeybaja en los que  a veces hay roqueo de subida o de bajada, y a veces no, y con trankos más que exigentes. Todo ello te va castigando la musculatura poco a poco. Los compis que vienen con sus monturas rally de vez en cuando se paran para que nos reagrupemos.








La verdad es que este monte se puede pedalear con cualquier bici (semirigida, rígida o doble), todo depende de la velocidad a la que lo quieras hacer y de tu habilidad.

Estamos acercándonos al Torreón, se podía intuir, pero de pronto, dice Enrique "ahora viene unos repechitos técnicos", "bien sin problemas" pienso yo, y luego un repecho duro. Yo miraba para arriba y no veía distancia para ese "repecho duro", pero estar estaba y ser era...pordiosbendito!!! Menos mal que Migue estaba arriba, ya lo había hecho, y no paraba de darme ánimos. Me gritaba y gritaba "venga tío kekohones, y con el tractor, kekohones!!!" Yo miraba p´riba y veía cuesta para rebentarme...pero poquito a poquito iba avanzando, y el Migue daleketepego, y yo pinpon pimpon, kemelasubí!!! Las piernas me ardían, y el corazón se me escapaba por la boca, pero eso qué es comparado con la alegría del que escribe, y de ese Migue, cuando la terminé...


Paramos en el Torreón un ratito, Javier sacó sus chuches, y descansamos un poco mientras sacábamos estas fotos. El día está tremendo, muy soleado aunque haga fresquete.












Tras recuperar fuerzas, nos subimos a las monturas, y fuimos en busca de más pimienta. Repetimos alguna verea, y tras parar para reagruparnos, se plantearon un par de opciones. Como no nos poníamos de acuerdo, de pronto, y en un perfecto inglés, al estilo de los mejores vídeos endureros, nos dijo Migue "Follow me!!!". Como los allí presentes, también somos bilingues, comprendimos perfectamente lo que nos quiso decir, y saltamos, con nuestras burricletas tras él, a por las vereas que a él le dio la gana...maemiademivida, bajábamos conscientes de que ya se acababa lo que se daba por hoy, y para que os voy a contar...nada importaba, ni los pinos acercándose, ni las reviradas curvas ni los trankos...Hicimos una zona de roqueo con tranko final, que exigió lo mejor de nuestras generosas horquillas.

No paramos de pedalear hasta llegar a "el salto" que allí hay, y que hoy no le metimos mano, mejor mañana, jajajajaja. Pero nos hicimos estas fotillos, aunque creo que Mikel se quedó con ganas, lo miraba por aquí, lo miraba por allí, con carita de "como te coja un día verás..."












Pues tras estas divertidas fotos, continuamos bajando. 



A los pies del salto hay una vereda estrechita, que se va hundiendo en el terreno hasta cubrirte completamente, y yo soy altete eh!!, pero la cosa va a más y el sendero serpentea y se ensancha. Si vas a velocidad, te permite ir rodando por las paredes de lo que ya es un tubo, desafiando la gravedad, y tiene escapatorias en forma de salto, es una locura, es divertidísimo, y cuando crees que ya se ha terminado, viene sin previo aviso, y tras una curva, un garden rock serio, sobre todo para los que llevan las rallys; los endureros lo pasamos como el cuchillo a la mantequilla.

Al terminar este tramo, llegamos a un esplendido mirador, y mientras esperamos al resto de la peña, nos hicimos estas  artísticas fotillos.











El sendero sigue bajando, es muy divertido, y algún salto serio hay, pero no le tiramos. Al finalizarlo, estamos donde lo comenzamos a subir,  allá sobre las diez de la mañana, y allí nos encontramos con el resto de la banda. Todos teníamos más o menos las mismas caritas de disfrute, y con ellas nos fuimos dirección Maracena, en busca de una buena cervecita en un bar que te ponen unas tapas de primera.

Por el camino, que por cierto hicimos a un buenísimo ritmo, oía a Javier y Mikel comentar unas rutas urbanas que habían diseñado, y es que esto de dar pedales no nos cansa, nos gusta un montón, y si es con buena gente, pues mejor que mejor.








Lo dicho, llegamos al sitio, y dimos cuenta de un par de cervecitas, con sus correspondientes y fabulosas tapas.




































Gracias por esta fabulosa mañana Migue!!!






































Hasta la próxima amig@s!!!