Páginas

domingo, 21 de septiembre de 2014

Acequia Fardes&Trialera del Carretero


A las nueve y media de la mañana, bajo el Gim O2 quedamos para ir a la sierra se Huetor Gilo y servidor (Algecireño). Puntual como siempre estaba mi compañero,  cargamos mi burricleta y aaaaaaaa Cogollos. No veo al Gilo muy entonado, está más serio de lo habitual, que es nada, pero como no le cabe un garbanzo en la boca, pues me va contando y la verdad es que tiene motivos para estar un poco rayado. Lo mas cercano ha sido el leñazo de Mariano el sábado dando una vuelta por el geodésico con Gilo,  tiene un hombro jorobado, y serán cuatro horrorosos meses de convalecencia...Mucho ánimo kolega!!!


Poco a poco, se le va arreglando el gesto; no hay nada como hablar de tus problemas para ir colocándolos en otro sitio...y tratar de disfrutar al menos de cinco horas del día. Día que por cierto ha amanecido con nubes. Para las doce y media dan lluvia. La temperatura es buena, fresquita por fin, estoy un poco cansado de tanto calor, ya hace ganas de entretiempo. Pues bien, llegamos a Cogollos,  sacamos las máquinas y nos ponemos a dar pedales. Los primeros km son duros, muuuuy duros, y las piernas se resienten aunque se mueven. Enganchamos el camino al cortijo de Kalialfakir. Esta parte es por pista ancha de subeybaja por entre pinares. El margen izquierdo del camino es el cauce de un río,  río que esta seco como las cuentas corrientes a estas alturas DEL MES, jajaja, porque este no es un mes cualquiera para toooooodo el mundo...

Llegamos al cortijo y comenzamos a subir. No es que sea una subida dura, pero las piernas no van demasiado bien, o a lo mejor es que llevé los pedales de plataforma y no es lo mismo que los automáticos,  pero hoy vamos a hacer dos caminos complicadetes, uno por estrecho y juguetón y el otro por las piedras y rocas que hay que superar. Coronamos este pequeño pero exigente puerto y paramos a hidratarnos y tomar algo. En estas que aparecen una familia en coche preguntando por el Hospital en el que estuvimos el finde pasado, que casualidad, y es que al parecer ha salido en Cuarto Milenio ( programa sobre episodios parapsicológicos...) y la gente quiere conocerlo. Les indicamos en camino y continuamos nuestra marcha en busca de una de las veredas más singulares de esta espléndida sierra, La Acequia Fardes. Es un sendero que acompaña a una estrecha acequia, y que tiene una mala caída por el lado contrario a la acequia. Es muy juguetón,  tiene un montón de pinos, de curvas , repechitos y repechones, bajaditas y bajadones , con tierra blandita para derrapar, y está muy muy muy mal mantenido, hay tanta pinocha que en algunos sitios forma parte del ancho del camino, y si pones la rueda sobre ellas te vas por el varatepabajo, como caaaaasi me ha pasado a mi hoy. Luego tiene algunos pasos francamente chungos y muuuucha zarza que te araña como un gato kabreao, pero a mi me encanta...y a pesar de todo la disfruto mucho, es muy muy exigente y eso es excitante, te provoca sensaciones buenas, al menos a mi, jajaja.

Nos hemos cruzado con algún que otro senderist@, pero poca cosa, el silencio se puede cortar con un cuchillo. Al terminarlo bajamos una pista y conectamos con la carretera principal de la sierra. Unos km y llegamos al otro reto del día, la trialera del Carretero, la hemos llamado así obviamente en honor a nuestro añorado kolega Fernando, y además porque nos la enseñó el él.  Es una preciosa y estrechita trialera que lo mismo tiene piedras que no, rocas que no, terreno blando que no,  todo en un bosque lleno de pino y arbustos. Tiene dos o tres pasos muy complicados, y esta se la dejo que la haga el Gilo. Comenzamos, vamos avanzando muy despacito y en silencio, como queriendo disfrutar cada palmo y así es, pero veo que el Gilo tiene dudas, le adelanto y acelero el ritmo,  y el tío se me pega como una lapa, jajaja, no pasa nada Gilo, otras veces eres tu el que esta mas lanzado. Bajamos derrapando, saltando y brincando como cabrillas lokas, esta segunda parte del sendero, jajaja y al llegar al último y mas complicado paso, me confundo de trazada y tengo que  clavar los frenos, menos malllllll, mi kolega pasa por el correcto, doy marcha atrás y me meto por donde él y terminamos la trialera. Conectamos con el camino de Kalialfakir pero de vuelta a Cogollos.



Al llegar nos tomamos una cervecita, llamamos al Mariano para ver cómo está y volvemos a casa sanos y a salvo yperomukontentos.



El findekeviene....noloze, jajaja

Un abrazo amigos!!!

No hay comentarios: