Páginas

domingo, 27 de septiembre de 2015

Los Blancares de la Sierra de Huetor



¿Ha llegado el otoño? pues sí, por lo menos a Granada.

Hacía un par de años que no venía a dar pedales por esta parte de la Sierra de Huetor, por la zona del pantano de Quentar, por Los Blancares, ¿el motivo? pues que hay que dar pedales por carretera para poder llegar aquí y eso me gusta poco, pero el otro día mi compañero y sin embargo amigo Gilo, me comentó la posibilidad de ir por esta parte de la sierra, por donde él vive, y le compré el envite, pero como no me gusta la carretera, pues nos acercamos en coche hasta más o menos el pantano y ya desde allí hacer piernas antes de empezar a subir.





Quedamos a las nueve y media cerca de su casa y montamos su burricleta en mi coche. Subimos hacia el pantano de Quentar. Aparcamos el coche y comenzamos a pedalear. Hoy la mañana estaba espectacular de temperatura y meteorología pero pocos bikers se han animado a dar pedales por estos lares. Junto al pantano coincidimos con una peñita de unos seis, y fuimos un ratito con ellos. También se dirigían hacia el nacimiento de Aguas Blancas. Su nombre seguramente se deba a que el agua se filtra por las blancas arenas de esta parte de la sierra de Huetor, tienen un increíble color que por mucho que me esfuerce no sabré describir, asínke acércate a verlas...



La mayor parte de la ruta es por pista y como ayer cayeron unas gotillas, pues el terreno está espectacular, bien asentado y con poco polvo.






La primera parte de la ruta tiene una pendiente lamar de llevadera, se hace a buen ritmo. Pasa por entre choperas y otros árboles frutales, así que se hace bastante ameno, se puede charlar sin problemas de respiración. En un momento dado pasamos por un cortijo cerrado y me comenta Gilo que cuando es la época de las matanzas aquí se hacen...y casi sin darnos cuenta nos metemos en pendientes más serias, y hay que cambiar plato, en este momento se acabaron las conversaciones jajaja, hay que reservar el aliento para dar pedales. Hacemos una paradilla en una zona llanita a mitad de este mashakapiernasss, y damos cuenta de unos dátiles, y continuamos la marcha. De los seis chavalotes (+ o - cincuentones) ya solo quedan tres...






La pendiente no baja, sino que aumenta y la conversación...inversamente proporcionallllll, pero culminamos este tramo y nos encontramos con este paisaje, menudo regalo ¿eh?, pero padisfrutar hay kesufrirrr





Al fondo se ven las cotas más altas de Sierra Nevada

En este punto probamos un poco del pan de higo que Gilo se había traído.




Ahora toca bajar un poco. Desde esta zona se ve la otra vertiente de la sierra, la Alfaguara y disfrutamos de la majestuosidad de El collado del agua y sus alrededores, pero no le tiré foto...lo siento.

Al final de la bajada volvemos a subir y subir y subir por pista estrecha, poco mantenida (esto no es un reproche) con muchas y enormes piñas y muuuucha arena; es muy complicado y duro de subir esta parte, y hacemos cota en una de las canteras. Desde aquí una buena bajada por pista y llegamos a otra cantera. Aquí nos vestimos de romanos (nos ponemos toooodas las protecciones) y le tiramos a la trialera del día.








El terreno está apretao pero hay que ir con cuidado, abrimos suspensiones, y p´bajo. Es muy larga y divertida. Tiene muchas roderas, rocas y piedra suelta, pero las Fox se lo tragan todo, es una delicia. Comenzamos y observo que el sendero está realmente roto, es muy divertido, la adrenalina brota. A mitad de la bajada hay que parar, un grupo de bikers están cruzando una rodera (bastante chunga por cierto) bajados de las burricletas, bajamos nosotros también pero antes de continuar nos dejan pasar delante al ver las pintas que llevamos...Aprovecho para recolocarme las protecciones, con tanto traqueteo se me han movido, para Reyes las tengo que renovar. Llegamos al final de esta trialera pero seguimos bajando, y comienza pisteo. Racheamos en toooodas las curvas, incluso sacando la pierna jajaja, que locura, ahora te paso por fuera, me la devuelves por dentro, un saltito por aquí, otro por allí, en fin una pasada de bajada, pero como todo se acaba, pues esto también. Unos metrillos de carretera y otra pista de bajada por entre olivos, la última, más derrapes y saltillos, y llegamos a la altura del coche lamardekontentosh. Colgamos las burricletas en el portabicis, llevo a Gilo y vuelvo a mi graná. Allí me está esperando mi colega Pepe y su pareja María con los que nos vamos a tomar Bego y servidor (Algecireño) unas cañillas para despedir un buen domingo.

¿El findekeviene? ni idea, disfrutemos de este y su semana...

Os pongo el track de la ruta que hicimos hace unos años, es la misma que hoy aunque con más carretera.

2 comentarios:

FernandoCA dijo...

Me acuerdo de la última vez que la hice... teníamos reciente el camino de santiago y fuimos con buenas piernas y ánimos. También vino Eduardo aquel día. La trialetilla que baja desde la cantera es más complicada de lo que parece inicialmente pero divertida. Buena crónica.

Luis Orihuela dijo...

Gracias por tus comentarios FC.
Así es amigo Fernando, y de eso hablamos durante la ruta Gilo y Yo, nos vinieron unos recuerdos muy muy positivos. A ver si te recuperas pronto y nos volvemos a ver también por los caminos.