Páginas

lunes, 12 de diciembre de 2016

Y cerramos el puente en Sierra Nevada...



Durante el tercer tiempo, tras la salida del jueves por El Torreón de Albolote, Santi me comentó que para el domingo iba a hacer una KDD Balakook endurerilla, para subir al Canal de la Espartera: "Planazo para el domingo"...





Así rezaba la convocatoria







Para no perder la buena costumbre, y como puedes ver, el día está espectacular. Hace fresquete pero nada que no se arregle al empezar a dar pedales. 

Salimos más o menos a la hora prevista, y al pasar Puente Verde pasamos junto a un grupete bastante apañao de bikers con la misma idea, dar pedales un domingo por la mañana, aunque ni idea de hacia donde irían.

Mientras nos dirigíamos hacia el CC Serrallo, Jose Luis, presidente del Club Guad Al Xenil, apareció a nuestra altura, venía de una convocatoria en la Plaza El Carmen, en la que se reivindicaba más seguridad para los ciclistas. Hace unos días otro impresentable mató a un biker en Sevilla, y en no pocas ciudades andaluzas hubo concentración el domingo.

Mientras pedaleábamos nos fue contando los proyectos que tiene presente poner en marcha, y no son pocos...La ruta de los Nazaríes, algo de nuevo por Quentar, el del carril hacia Loja, otro por aguas blancas, en fin lo que es un no parar. Nos acompañó hasta La Zubia, 








Esta es la peña que hoy nos animamos a la KDD endurerilla. Se echó en falta a alguno que otro... De izquierda a derechas: Javier, Migue, Chema, Manolo, Yo y Gilo, aunque no todos salimos a la vez, el amigo Migue, después de bajar de currar por la noche en las pistas de Sierra Nevada, se vino con nosotros. Yo creo que este chico no es humano...¿no creéis que habría que hacerle alguna prueba que lo confirmara...?

La primera parte es por asfalto, y como llevamos las ruedas que llevamos, pues vamos lastradetes...pero llegamos a la parte alta de La Zubia y nos metimos en la pista, doscientos metros por ella y, como perro que busca hueso, localizamos el sendero rocoso que nos va a llevar hacia arriba. 










Aunque el caminillo va unas veces por roca y otras no,  conviene ponerse en fila india; tiene algunos tranquillos que te van exigiendo lo suyo. Mientras subimos Manolo me va preguntando por la ruta del martes pasado, especialmente por la Cañada del Sereno. Aún no la ha pedaleado, y tiene curiosidad por si es más o menos como la que pedaleamos hoy. Amigo Manolo " piénsatelo bien, porque cuando te llevemos a la Sierra de Huetor... ya no hay marcha atrás, es adictiva"








La primera parte Lorenzo nos va calentando, pero un ratito después nos adentramos en el bosque de pino. El ritmo que estamos llevando es cómodo, aunque eso es tan relativo...El caso es que vamos agrupados. De vez en cuando hacemos paraditas en las que cogemos aire, bebemos agua, o estiramos una maltrecha espalda.

El sendero como he dicho se adentra en el bosque de cumbres verdes, y sigue teniendo sus cositas, pinos con ramas descontroladas, piedras y rocas, esta vez algo más húmedas que en la anterior zona, y un manto de pinocha que lo cubre todo y le da ese colorido tan particular al suelo. 








Casi sin darnos cuenta llegamos a la zona en la que conectamos con la pista que nos lleva a La Fuente del Hervidero, y como el ave Fenix llega Migue...










Llagamos a la fuente y paramos unos minutos. Esta parada es un clásico...Desde ahí continuamos hasta el Canal de la Espartera donde comeremos algo, otro clásico. El bueno de Javier sacó su clásica bolsa (frutos secos y fruta deshidratada) y no quedaron ni las mijillas, y eso que todos llevamos nuestras cositas de comer, pero claro, mira que traer chuches a la puerta del colegio...









Una vez recuperado de la subida, en la que se ascienden casi 1000m en unos 10km, nos colocamos las protecciones, yo me he llevado hoy tooooodos los avios, incluso las gafas de descenso, otrosssss que no quiero nombrarrrrrr, vienen a la guerra sin las pistolasssss...; y nos metimos en la Verea de Las Pipas.







Esta trialerita se hace bastante rápida; es estrecha y con mucha piedra y roquita, pero nada que estas extraordinarias burricletas, con sus ruedakas, geometrías y suspensiones no sean capaces de superar con solvencia, y si sobre ellas van unos avezados bikers, ni te cuento...

Bajando nos cruzamos con algunos bikers y algun@s senderistas, y aunque es estrecho el sendero, hubo espacio para tod@s, por más que algun@ refunfuñara un poquito.










Al terminar, nos dirigimos a La Guitarra en busca de la esperada bajada. Como todos queríamos llegar al punto de bajada, pues el ritmo fue vivillo, comandando al grupo Javier.

El día estaba tan claro, que al llegar a la zona de casas nos paramos a hacernos  unas fotillos.





















Tras las fotillos anduvimos unos cientos de metros por pista y nos colocamos en posición de salida para la bajada.









Nos decidimos por hacer la bajada intermedia, ni la tremenda ni la otra más light. Había que estar pendiente porque si te pasas el desvío, y sigues otro sendero, llegas muy pronto a abajo y te pierdes lo bueno.

Nada más empezar, menos mal que en una bifurcación,  había un senderista con unos cuantos perros, y toooodos sueltos. Por suerte nos dio a todos tiempo de evitarlos. Esta bajada no es demasiado peligrosa, pero se hace a bastante velocidad. Además, al llevar las gafas de descenso los ojos no lloran ni te molestan las ramitas, o cualquier cosa voladora que en el campo suele haber, y además no se mueven lo más mínimo; te la recomiendo, la sensación es diferente, vas como mucho más seguro, y claro sueltas más los frenos. Iba pasando trankito tras trankito y en tooooodos volábamos. Llevo tras de mi a Javier, que también va desatao, coño que me va arremetiendo!!!

Algunas zonas las hago muuuuucho mejor que la última vez que la hice.  Deben de ser las gafas, porque el tío es el mismo y la bici también jajajaja.

Llegamos al cruce y paramos para arrejuntarnos. En las bajadas es más fácil de perderse por estos bosques. Nos juntamos y continuamos. Esta segunda parte teníamos que haber cogido por otro desvío, pero con tanto árbol, roca, peralte y yokesekemásssss XD, se me pasó. Que lástima!!! porque lo que deberíamos haber hecho era la mar de chulo, pero en cuanto pudimos bajamos roqueando la ladera hasta el último tramo de la bajada, y nos alcanzó para hacer un par de saltitos.

Ya al final nos encontramos con Pablo, un colega de los "Madrileños" David e Ivan, al que también conocía Javier. Charlamos unos minutillos y continuamos la marcheta.









La vuelta desde La Zubia fue rápida, muuuuuuyyyyy rápida. Todos teníamos en la cabeza "El Curro" con sus cervecillas y sus tapillas...

Y fueron cayendo una ronda tras otra. ¿Sabes ese momento en el que toooodo el mundo se llama ya "Manolo"?, pues ahí ya decidimos dar por finalizada la ruta, y cada mochuelo p´su nido...lo digo por la tremenda siesta que toooooodo el mundo se va a echar...

En fin, ha sido un domingo y un cierre de semana/acueducto fabuloso, por la gente con la que lo he compartido principalmente, pero es que el sítio es espectacular, la meteorología ni encarga sale mejor, nadie ha tenido el más mínimo percance, ni ninguna burricleta, asinkedemodoke, hasta la próxima amig@.






No hay comentarios: