Páginas

martes, 21 de febrero de 2017

Tres trialeras de bajada y una de subida...Sierra de Huetor!!!



No ha empezado mal el año, en lo que al Enduro se refiere. El Torreón y Huetor las hicimos hace unas semanas.  Por delante tenemos varias propuestas a las que acudir: El próximo domingo si nada lo impide iremos a Gilena; los promotores de la Silextrem, y auténticos cuidadores de su sierra, y que saben lo mucho que me gusta visitarles, me invitaron el otro día a una salida que harán, para que conozca los "arreglos" que han hecho en sus senderos, ya te puedes imaginar: saltos, peraltes, etc. que han preparado, y que luego disfrutaremos en su ya clásica y reconocida prueba "Silextrem", que parece será el próximo 4 de junio. Se lo he comentado a algunos colegas, y creo que iremos un grupete.








Al finde siguiente iré, junto con Carlos, Emi, "Huracan Jorge", Hugo y Pepe, todos del CD Balakook a la KDD de Córdoba (KDD 5.0) y luego viene la de Benalmádena. En fin, este año parece que habrá meneo...Tendremos que ponernos en forma, y guardarnos de caidas para no perder comba.

Pero hablemos de este domingo!!!









Maemiademivida, que domingo hemos echado... Este finde, los que compatibilizan dentro del CD. Balakook flaca y BTT, les tocaba flaca, así que como yo no la practico, el jueves me puse a la tarea de organizar la salida para el domingo. Lo colgué en mis chats de wsp (bendito canal) básicamente. Mi plan era Sierra de Huetor: verea del Salto, la del Pastor, las Ratas y acabar con la Umbria...cashi na chulo!!!

No me hizo falta comentarles a Paco, Jesús, David, Carlos, Jorge y al joven Fanci nada sobre a dónde íbamos a ir, solo que a Huetor. A todos les apetecía bichear por esta sierra.









En teoría a Paco y a Jesús nos los encontraríamos en Puerto Lobo, pero sobre las nueve, mientras esperábamos Jorge, Franci y yo (Algecireño) a Carlos, recibí una llamada de estos. Iban a subir bien tempranito, como de costumbre, desde Granada por Nivar, peeero el terreno estaba imposible, había barro por todos lados, las ruedas no andaban ni para adelante ni para atrás, así que les recogimos a la entrada de Jun, en la gasolinera de la entrada, ya con las bicis lavaditas (5euros les costó lavarlas nos cuentan; cómo estarían...)

A todo esto, David, que vive en Las Gabias, también quería subir dando pedales desde casa, pero este si que lo consiguió, y cuando llegó a Puerto Lobo me avisó. Poco después, llegaríamos en la furgo de Carlos el resto de la expedición. Descargamos burricletas, y tras dar pedales unos cientos de metros, y ajustarnos las protecciones, nos dejamos caer, literalmente, a la trialera.








En fila india, íbamos pasando, con todo el flow posible, cada curva y cada tranco que este estrecho y serpenteante sendero, nos va ofreciendo metro a metro. Se colocó Paco primero, que se lo conoce tela de bien, luego Jesús que también controla, Carlos, Yo, Jorge, David y Franci.

El comienzo serpentea, y es inclinado y pedregoso, y ya alguno dio con sus huesos en tierra, aunque sin consecuencias, gracias a toooodas esas extraordinarias protecciones que solemos llevar a estas rutas. Luego vienen tranquitos y más tranquitos. La roca está húmeda y complica la adherencia de las ruedas,  pero vamos pasándolos sin problema. La retama y arbustos que está a los lados del sendero castiga lo suyo a brazos y piernas, pero es parte del chiste, como lo es encontrarte con senderistas en el mismo espacio, porque mira que nos gustan a ambos los espacios estrechitos y rocosos; y de nuevo volvemos a coincidir con peña enrollada, y ya son varias las salidas en las que los senderistas no están cabreaos por compartir monte y sendas con endureros...que maravilla!!! Coincidiríamos más veces con ellos, entre otros motivos porque Jorge rompió cadena, y arreglar eso lleva su tiempo.












Hay un momento en el que, por la orografía, hay que andar junto a la montura, pero es poco tiempo.

Seguimos bajando y llegamos al salto del tronco, y que da nombre a la trialera "verea del Salto". Aquí cada cual tiene su propio estilo para superarlo: en velocidad y saltándolo, en plan trialerito y suavecito recorriendo su circunferencia (mi opción hoy), bajado de la bici o de voltereta. Esta última opción una vez la hice, y no me convenció, el domingo hubo quien la probó, pero creo que tampoco le convenció... Luego más roqueo con sus complicaciones.

La parte última del sendero es chulísima. Sigue siendo estrechísimo, más revirado, y con más desnivel que lo hecho. Te da para bloquear freno trasero y derrapar, o delantero y levantar trasera, o a poquito a poco. Hay algún tranco seguido de curva que a alguno le pasó factura, pero tuvo la habilidad, después de dar una voltereta, de volverse a montar en su jaca y continuar dando pedales, sin que mi Santa y yo  le pasáramos por encima. Que ¿cómo lo hizo? Da para un programa de Iker Jimenez, porque yo que iba detrás, y bien pegadito, y no sabría explicártelo.


                                                             
                                                                             

                                                                                   ¿Veis el ancho del sendero en la foto?            



Terminamos esta parte la mar de contentos. Nos había pasado de todo, y disfrutado de lo lindo, porque esto de ir por el campo dando brincos sobre una bicicleta tiene sus cosas; y volvimos a encontrarnos con los senderistas, y hubo su guasa claro. Buena gente estos chic@s!!!                                                                                                               
Justo antes de la fuente de la Teja nos paramos a quitarnos ropa y protecciones. Ahora toca subir. Vamos a ir en busca de "La verea del Pastor". Esta me la enseñó Javier, que si está leyendo la crónica estará jodido por no haber podido venir hoy, pero está recuperándose de un asuntillo menor, y me ha asegurado que no le hemos perdido, que pronto estará dando guerra again, con sus clásicas locuras (altos de Majalijar), sus adelantamientos (nocturnas), sus salidas a reconocimiento de nuevas trialeras ( El Pastor), etc, etc.

Subiendo por la pista que pasa por delante de La fuente de de La Teja, Carlos se pone en cabeza y a subirla a una rueda (cómo me joroba no hacerlo yo!!!), y como somos españoles, y ya sabéis eso de que "picha española nunca mea sola" (que me perdonen las feminas que me leen, que haberlas haylas), pues David se pone a lo mismo, y ahí van los dos p´riba pin pan pin pan; lo que hay que aguantar...

Coronamos, andamos unos cientos de metros por la pista central y nos desviamos a la derecha en busca de la segunda trialera, "bocado di cardinale" es "La verea del Pastor". No es tan larga como la anterior, pero el espacio que pisas esta bastante asalvajado,vamos poco transitado. Debido a la llovizna de la noche, el terreno está humedillo, y como es bastante juguetona, pues da para sus cosillas, incluso para algún que otro revolcón (alguno ya tiene el cupo del día...) sin consecuencias físicas, que las emocionales van por otro lado...








Cuesta de encontrar la entrada porque está entre matorrales, pero una vez que la encuentras, suelta frenos y disfruta. Tiene un tranco respetable, y si está mojado ni te cuento, pero lo vamos pasando, ya sabes, si el de delante lo hace... pues vamos a intentarlo, y justo antes de desembocar en "La Yedra", otra fabulosa trialera, pero que se coge mucho más adelante que esta, hay otro tranquito chulo. Luego haces el último tercio de "La Yedra", que es su parte más rápida, y en el que tenemos otro salto de tronco, pero este tiene mejor salida y recepción que el de la primera trialera, y lo puedes saltar sin temor a ninguna curva inmediata. Sigues bajando y jugueteando por entre pinares, y llegas al tranco complicado con raíz rajacubiertas/puñeteramente colocada; y conectamos con la pista que te lleva a Kalialfakir. En este punto nos despedimos de Paco y Jesús, que han de estar más tempranito en casa. Siempre es un placer dar pedales con ellos.

Subir esta pista hasta la central de la Sierra de Huetor, la que la vertebra, es un poco latoso si vas con nuestras monturas, si vas a entrenar subidas y llevas una XC, es la caña, así que nos ponemos  a la faena en plan tranqui, charlando y disfrutando del paisaje. Nos cruzamos con algunos bikers que bajaban, a toda leche por cierto, y las hostias a esa velocidad si que son chungas. Mira nosotros, ya llevamos tres volteretas, y sin problemas...pero date una bajando por pista atoaleche...

Coronamos y paramos a comer algo; llevamos unas horilllas desde que desayunamos, echándole solo agua al cuerpo. Tras la parada toca "Mortirolillo"; ahí ya empiezan a sobrar las palabras y faltar los piñones. Hundes el dedo gordo de la mano derecha pero no hay premio, la cadena no sube más...poco a poco y costando, llegamos al final de esta subida. Nos metemos en el sendero que lleva a los pies del melonar de la Cueva del agua, y vemos que las rocas están húmedas de más, así que nos decidimos por "las Ratas", senderillo divertido de bajar, y duro de subir, sobre todo después de lo que llevamos encima...pero se hace con gusto, porque está precioso.

Las trialeras de subida siempre son un reto, te exigen fuerza y técnica, son peleonas las jodías, por eso es mejor hacerlas al principio, pero la recompensa de esta viene después de coronarla...









Nos hidratamos, cogemos aire, apretamos las protecciones y aaaaaa bajarrrrr. Esta primera parte hasta la "Cruz de Viznar" tiene mucho roqueo pero es bastante rápida, y con un reconfortante salto casi al final. Al llegar a la "Cruz de Viznar" tienes la opción de "Los alicates" o la "Umbría". Aquella la hicimos el otro día, así que nos decidimos por "Umbría". Se colocó Carlos primero, luego tiró Jorge, yo , Franci y David. De todos el único que la hacía por primera vez era David, pero no lo pareció.

Si este era el orden en el que nos colocamos para bajar, este fue cambiando conforme íbamos bajando. Yo no sabría deciros la cantidad de veces que he podido bajar esta espectacular trialera. Es casi 100% piedra y roca, pero se puede hacer a una velocidad vertiginosa; pues bien, jamas de los jamases la he bajado como el domingo, y ya no solo por hacerla más o menos rápida, noooo!!!! es que nos íbamos adelantando continuamente, en un sendero ya estrecho y complicado de por si.

Allí donde veíamos un hueco, le metíamos la rueda al colega de turno. Era algo así como  un "echate p´yá que me llevas frenao!!!!" No exagero ni un poquito, fue de locos, aparecían ruedas, y recortes por la derecha, y por la izquierda, maemiademivida kepandadescerebraossssss. Cómo sería el tema, que llego David (el que nunca la había hecho...) a una curva de izquierdas, donde nokaben más rocas y cerrada dekohonessss, y Carlos le hizo un interior, ¿por donde? NPI; yo le afeito la rueda trasera a David, y a mi me la afeita Jorge, pero ahí no se cae ni diosssss, cada uno reajusta su equilibrio y la "nueva trazada" como puede y sigue. A la siguiente curva, que viene de derechas, Carlos hace un recto, yokesepordonnnnnde y me quedo tras David. Este lleva una buena máquina pero no para la velocidad a la que vamos por este melonar, y la rueda trasera parece un conejo dislocao (¿lo has visto alguna vez?) Yo me iba descojonando de la imagen, menudos brincos que pegaba, porque él no renunciaba a ir a toahostia...yo no me atrevía a adelantarle, no sea que la trasera me mandara al barranco, y David se partía de risa también al oírme a mi...Toda la bajada fue una verdadera locura, muy electrica y divertida. En esta ocasión solo vimos tres senderistas, y cuando llegamos a su altura reajustamos velocidades. Al terminarla, David nos comentó que sus antebrazos estaban duros como columnas salomónicas... En fin, una pasada!!!

Nos hemos cargao tres trialeras de bajada, y una de subida en apenas 25km, y el final del día endurero acabó como tiekeakabar, alrededor de una mesa con sus zumos de cebada unos, y de uvas otros, el joven Franci, kesaportao como un campeón, se decantó por un refreco, y toooodo acompañado de sus buenas tapas. Una ronda cayó en la terraza y la otra en el interior, junto a la chimenea.






¿He dicho el final? noooooooo. Mientras Carlos se bajaba en su furgo, y Jorge bajaba por Alfacar, Franci, David y servidor (Algecireño), volvimos dando pedales hasta Granada (porque quisimos ehhh).

Bajamos por buenas y nuevas vereas (para mis amigos), luego un poquito de asfalto por El Fargue, y más vereas hasta San Miguel alto, luego senderillo de las chumberas, escaleritas del Sacromonte, San Juan de los Reyes por Albaicín, Reyes Católicos, donde nos despedimos de Franci, y más abajo yo me quedé y David continuó hasta Las Gabias, no te arriendo las ganancias, después de lo que llevamos en el cuerpo mákina...!!!





                         Peaso de ruta, espectacular día, fresquito pero sin agua. y lo mejor, la compañía



Por cierto, no os fiéis de los del tiempo, no dan ni una.






El finde que viene vamos a Gilena. Ya te contaré...

No hay comentarios: