Páginas

miércoles, 7 de enero de 2009

Granada - Cortijo Balderas - Granada



Fecha: Domingo 4/12/2008

Hora de Salida: 9:00


Protagonistas:
- Jose Manuel
- Fernando M.
- Fernando C.

Ausentes:
- Alejandro
- Luis

Ruta: Granada - Cortijo Balderas - Granada


Guauuuu!!!! Lo siento pero no me queda más remedio que comenzar la ruta de esta manera para que nuestros compañeros ausentes sientan aún más envidia de la primera excursión del 2009.

Sin duda el día fue un regalo adelantado de reyes sobre todo para mí que el día anterior había renunciado incluso a apuntarme ya que mi "pata" de madera estaba bastante fastidiada. Pero si mi pata está fastidiada yo lo estoy más y el cuerpo me pedía un poco de Bici.

Mi idea inicial era la de pasarme por la Gasolinera a las 9, tal y cómo habíamos quedado que se me pusieran los dientes largos viendo la nueva Bici de Fernando M. y luego mientras mis compis se iban de ruta en condiciones yo irme a hacer la ruta del colesterol junto con el resto de abueletes de Granada.

Para no desanimarme del todo mis compis decidieron acompañarme por esta rutilla para parar cuando yo no pudiera más a tomar un café yo darme la vuelta y ellos seguir.

Así llegamos a Cenes, Pinos Genil y allí tiramos para la base de la presa de Canales donde yo ya

tenía pensado darme la vuelta. Pero parece que el dopaje al que me había sometido "Myolastan" para dormir e "Ibuprofeno" antes de salir empezó a hacer su efecto.

Cuando me ví en la base de la presa no me encontraba mal del todo, o incluso mejor que al salir, y decidimos probar la cuesta maldita que va desde la base hasta lo alto de la presa de Quentar.
Allí nos vimos tirando como bestias para arriba y con el corazón a punto de reventar, yo ni si quiera necesitaba mirar el pulsometro ya que oía mis propias pulsaciones mientras iba subiendo. El caso es que cómo campeones conseguimos subir la cuesta dura y al final de la misma hicimos una paradita. (Que envidía nos dió ver pasar aquellos tres con sus bicicletas Scott Genius 40 que aunque estaban bastante más gorditos que nosotros tenían bastante más piernas)

Una vez en la presa de Canales, por cierto aunque ha llovido mucho sigue bastante vacia, nos animamos a seguir hasta Guejar Sierra para tomar nuestro habitual desayuno matutino que tanto bien hace a nuestro cuerpo.

Aquí ya me daba más que por satisfecho y con toda la intención de dar la vuelta y tirar para Granada pero a alguien... se le ocurrió más hacia arriba y yo la verdad es que me seguía encontrando bien (al desayunar la pata se quedó dormida y luego tardó unos 15 - 20 minutos en volver a reaccionar, pero uno ya se acostumbra a esto) (Por cierto el desayuno estaba bueno pero en el ranking sigue ganando el de Ventas de Huelma).

Y aquí empezó lo bueno... Una carreterilla de montaña tipo Tourmalet (ni que decir que los que subíamos eramos Indurain, Amstrong y Contador) con unas vistas alucinantes y que no dejaba de subir para arriba continuamente.

Al principio tuvimos problemas ya que nos costó encontrar el ritmo pero una vez que le cogimos el gusanillo a la subida no había quien nos parará (Bueno... paramos un par de veces pero fué más por ver el paisaje que por otra cosa ;-))

1300 metros, 1400, 1450, ... hasta casí 1600 metros!!! Una pasada. Además cada vez que subíamos y dabamos una nueva curva el paisaje era mejor. Por todas partes se veía cada vez más nieve (aunque no llegamos a alcanzarla).

Los últimos metros hasta el Cortijo Balderas ya si empezaron a ser duros, por lo menos para mí. Creo que se mezcló mi puñetera ciática, el cansacio acumulado en la espalda y un hambre de caballo. Esto último tuvo fácil solución ya que en el Cortijo nos zampamos un pedazo de bocadillo de Queso (Que creo que hicieron allí sobre la marcha por el tiempo que tardaron en ponerlo) y unas cervecillas con tapa de pisto que hicieron que mi estomago dejara de hablar por si sólo.

Al salir nos quedamos con ganas, y en mi caso con pocas fuerzas, de seguir más hacia arriba pero la hora ya nos hizo volvernos personas razonables y empezar la vuelta a casa.
Hacia abajo... Acojonante 30, 40, 50 kms por hora continuamente en una carreterilla en la que había que ir con cierto cuidado ya que estaba un poco mojada y había desprendimientos de piedras que tapaban en algunas ocasiones casi la mitad de la carretera.

Al final casi 60 kilometros que nos dejan totalmente contentos y satisfechos.

El fin de semana que viene más (además parece que recuperamos a un miembro del grupo después de haberse plantado delante de su mujer y decirle que no puede vivir sin nosotros ;-))




















No hay comentarios: