Páginas

miércoles, 11 de noviembre de 2009

Granada - HotelDuque - Dornajo - Pista San Jeronimo - Cortijuela - Granada

Ruta: Granada - HotelDuque - Dornajo - Pista San Jeronimo - Cortijuela - Granada












Kms: 76
Fecha: 8/11/2009


Protagonistas:


- Jose Manuel
- Fernando C.


Acompañantes (sólo la parte fácil)
- Fernando M.


Ausentes:
- Alejandro
- Luis




Bueno chicos, aunque no nos hemos dado cuenta ya ha pasado más de un año desde que a Jose Manuel y a mí un día casi nos comen los perros camino de Huetor, desde que Luis y yo nos fuimos por la vereda del Abogado hasta Dudar y sobre todo (aún falta una semana) desde aquel día que los cinco valientes nos fuimos (con poca forma física pero con muchos huevos y muchas ganas) camino del puente de los 7 ojos.


Fijaros en las pintas que tenemos, todos sin excepción, y fijaros también que entre todos hemos evitado la crisis en el sector del ciclismo en Granada ya que hemos cambiado (el único que falta está a punto de caer) casi todos de Bici y entre las equipaciones que llevábamos y las que llevamos hoy en día hay bastante diferencia.


[DSC09246.JPG]

Desde entonces muchos, muchos kilómetros, muchas cervezas y sobre todo muchos buenos momentos que espero que sigamos repitiendo este año y los siguientes.

Para esta semana la idea era hacer un Duque y bajar por el Purche a Granada, Fernando M. tenía cumpleaños de su hija y se volvió después de tomarnos el desayuno en Guejar y acompañarnos por la parte baja de Güejar.


La subida al Duque se va devaluando cada vez más y cada vez nos va pareciendo más asequible. Para mí esta semana el reto era el de Subir hasta el Dornajo sin poner el plato pequeño, y aunque en algunas cuestas tuve bastantes tentaciones de cambiar la verdad es que pude aguantar los casi 7 kms de subida sin utilizar el super-molinillo.


08112009272.jpg
La parte última, desde la fuente hasta el Dornajo me pareció muy divertida e incluso pude llevar un buen ritmo. La parte anterior, desde el comienzo hasta la fuente, preciosa con un paisaje otoñal increíble y con una cantidad de vegetación y de agua que cada vez me asombra más. Merece la pena relajarse y disfrutar del paisaje mientras poco a poco se va ascendiendo.


08112009276.jpg
Así a las 12 menos cuarto nos encontrábamos en el Dornajo planteándonos distintas opciones para continuar. Una de las alternativas que llevaba era la pista de San Jeronimo que había encontrado por ahí y que aunque había una parte final que el track indicaba que era sendero decidimos abordar con el objetivo de encontrar nuevos caminos.
08112009281.jpg08112009282.jpg
Este sin duda fue nuestro error, o quizás nuestro gran acierto, ya que difícilmente podíamos imaginar la dificultad de esta parte del camino.


La pista empieza por el mismo camino que nos lleva hasta la Central de Diechar, es decir nada más pasar la curva donde se une la carretera antigua de la sierra con la nueva, tomamos el desvio hacia la izquierda que pasa por delante de un bar, avanzamos hasta llegar a una cancela (tomamos el camino que va por la cancela) y unos dos kilometros antes de llegar al desvio hacia la central de Diechar hay un desvio, también hacia la izquierda según se baja, que llega hasta una cancela (cerrada pero sin candado).
08112009284.jpg08112009285.jpg08112009286.jpg
Cruzamos un riachuelo, en ese momento nos encontramos a unos 1400 metros, y en seguida empieza un camino en bastante mal estado y con bastante desnivel pero salvable, tras unos quinientos metros iniciales se abre una pista un poco más ancha y con mejor firme pero que continua con mucho desnivel hasta el final del camino (son unos 4 o 5 kilometros hasta el comienzo del sendero).


Merece la pena tanto las vistas, se trata de otra perspectiva totalmente nueva de la sierra (al menos para mí) con Pradollano al fondo y con un paisaje totalmente alpino.


08112009287.jpg08112009288.jpg















08112009289.jpg


Tras algunas paradas para reponer un poco de fuerza, tomar barritas, empezamos a darnos cuenta de que se nos está haciendo tarde y es que el track indica que quedan unos 6 kilómetros para llegar a la Cortijuela y son ya cerca de las una de la tarde.


08112009290.jpg08112009291.jpg08112009292.jpg
El camino acaba en una especie prado idoneo para que pasten las vacas. Enseguida encontramos la vereda que marca el GPS y enseguida empezamos a darnos cuenta que no es asequible, estrecha, con piedras, fuertes desniveles si te sales del camino y sobre todo pendiente, mucha pendiente.
08112009293.jpg
Aprovechamos para hacer una parada aún más larga y darnos cuenta que además estamos sin cobertura (cobertura que tardamos varios kilómetros en recuperar). Retomamos el camino con la esperanza de que pronto empiece algún trozo que podamos afrontar encima de la bicicleta.






La verdad es que el camino cada vez se fué endureciendo más y que había tramos que casi no podíamos subirlos empujando a la bicicleta de la inclinación que tenía (Es posible que en dirección contraria se puedan hacer bastantes tramos pero requieren mucha, mucha técnica).


08112009294.jpg









Separé al llegar a casa el trozo del camino que hicimos a patita y fueron dos kilómetros pero a mí se me hicieron eternos (aunque en realidad y viendo los datos del track tardamos una hora). Afortunadamente pudimos llamar a casa para decir que nos retrasabamos con lo que pudimos tomarnos este trozo con cierta tranquilidad y pudiendo disfrutar del paisaje (impresionante). Hubo momentos en los que podíamos ver a Pradollano prácticamente a la misma altura que nosotros (la altura máxima fueron 1982 metros frente a los 2100 metros de Pradollano).


Cuando acabó la subida, por fin, nos encontrábamos en el Collado de las Matas Verdes donde empezaba otra senda bastante ciclable pero con su dificultad que nos llevó por pleno bosque hasta las Cortijuela (yo me bajé varias veces de la Bici para nos arriesgar aunque el amigo Robles aguantó bastante bien las partes complicadas).


En la cortijuela paramos a beber agua y en seguida tomamos el camino hacia el primer bar que encontráramos abierto para tomarnos cualquier cosa que nos ofrecieran ya que estabamos muertos de hambre.


Aquí fue donde vino el susto de la jornada. No tengo muy claro el porque pero cuando quise darme cuenta estaba fuera del camino y con la bicicleta que se me iba directamente hacia una pared de rocas que no me apetecía tantear, a partir de ahí ya no recuerdo bien, Jose Manuel cree que toqué el freno y en ese momento la bicicleta empezó a derrapar. Yo lo que si recuerdo perfectamente es el golpe en la pierna (todavía cojeo un poco aunque me voy recuperando rapidamente) y sobre todo el golpe en la cabeza (menos mal que llevaba el casco).


Al final salieron casi 77 kilómetros, pero aunque parezca increíble no se me hicieron mucho más duros que el día de la ruta del agua de Sevilla que era más o menos de esas distancia.


Bueno el fin de semana que viene más... nos vemos






No hay comentarios: