Páginas

domingo, 26 de agosto de 2012

EL CAMINO DE SANTIAGO EN BTT DESDE ASTORGA

Hace dos años más o menos que me rondaba la cabeza embarcarme en el Camino de Santiago, pero no encontraba socios para la experiencia. Casi llegué a desanimarme porque en la vida todo se va complicando con los años... y de pronto mi amigo Fernando Carretero me dice que sí me apetece la aventura del Camino. Yo este verano tengo un follón de la leche, pero cuando llegó el momento de envalentonarme, me echép´lante con el apoyo de mi mujer, y me planté (Luis Orihuela) con mi colega un 13 de agosto a la una y media del medio día en Astorga con mi Giant (que burra más burra joderrr!!!), la Lapierre (otra buena burra claro), el Megane, el transporting de FC y kilos y kilos de ilusión. Parecíamos niños chicos a los que sus padres les habían dejado dormir en tienda de campaña en el campo, no se si me entendéis.


Para la preparación invertimos lo justo, un transporting para burricletas dobles y que se agarraban en la tija, un saco donde meter la ropa, un pulpo que sujetara el saco al transporting y una red que lo envolviera al transporting y lo fijara, y todo salió buenísimo y baratísimo. Lo demás tiramos de fondo de armario que dirían las chicas, jajaja esto es la ropa y demás. Menudo dilema ‘ropa y lo demás’ porque no lo teníamos nada claro, el tiempo era cambiante en el norte, las temperaturas también y no habíamos hecho algo así jamás(ruta de cuatro días sin apoyo logístico claro), pero al final acertamos con todo lo llevado, además de con el diseño de la ruta y con casi todos los hoteles (si si hoteles, que el espíritu es joven pero el resto cada vez menos, jajaja).

Bueno la salida desde Astorga fue sobre las cuatro y media de la tarde, con un bocata de jamón y queso en el estómago, con un buen cielo y buena temperatura. Previamente habíamos solicitado el pasaporte de los peregrinos y hecho algunas bonitas fotos. El pasaporte nos lo entregó un guiri que no sabía hablar español, muy de Berlanga no os parece????La primera etapa que preparamos fue de Astorga a Ponferrada, de unos 60km. El camino a esta hora no está muy frecuentado por peregrinos a pié pero si en bici, así que pasados unos20km se nos unió un chaval (Joaquin) que ya llevaba 90km ese día así que cuando llegáramos al destino (Ponferrada) estaría alrededor de los 150km (un paseíto vamos). Pasamos por bonitas aldeas y entodas había una pequeña iglesia románica con su campanario, como corresponde. Al paso nuestro los lugareños se implicaban animándote y ofreciéndote refrigerios. En uno de estospueblecitos el compañero Joaquin rompió la cadena y menos mal que nos quedamos con élporque resultó más complicado de lo normal. Casi todo el camino es un falso llano hasta que se empezó a empinar y ahí noté que llevaba un mes sin dar pedales y pensé ‘menudo osado que eres, un mes sin dar pedales y te metes en este lio… te vas a kagar mashote’ y vaya que si me cagué. Joaquín que a pesar de llevar una paliza en el cuerpo y que seguramente no apretó, consiguió que me descolgara en la subidita al primer puertecito del camino, y entonces me di cuenta de que quizás hubiera sido mejor saludarle y dejarle pasar, pero el chaval era simpático y mereció la pena compartir unos km del camino. Una vez coronamos el puerto de la cruz de Febreiro, nos tiramos por la primera de las trialeras de la aventura. Era larga, sin vegetación ycon mucha piedra suelta, y ¿qué fue lo que pasó?, pues primer y último leñazo de FC y primera y no última avería de mi burricleta, rotura de cambio. A FC no le pasó gran cosa, unos rasguños, y lo mío lo solucionamos de urgencia con una brida (benditas bridas), una vez terminamos de bajar el puerto y en una aldea alucinante llamada Marinaleda, donde no hubiera gustado tomar algo pero la hora nosapretaba si queríamos solucionar mi problema. Nos fuimos rápidamente a Ponferrada a buscar un cambio que comprar y poner. Lo encontramos y lo pusimos. El propietario de latienda era un señor mayor bastante amable y le acompañaba su mujer muy dicharachera y divertida. Charlamos un poco del camino, de lo que nos esperaba al día siguiente (un puerto chungo chungo) y nos fuimosal hotel a ducharnos y a cenar. Antes nos hicimos unas fotillos a los pies del castillo de los Templarios francamente chulas. Cenamos en el casco antiguo unas pizzas, un helado y a dormir. El paseo nos sentó muy bien; sobretodo a nuestras castigadas piernas. Bueno el Carretero no estaba tan fastidiado de piernas como yo, pero andaba con otros problemillas de posaderas, jajaja.

Ponferrada-Samos es la ruta que nos esperaba al día siguiente. En principio eran 88km pero resultaron ser 95km, porque siempre seguimos las indicaciones de los peregrinos a pié. Nos levantamos a las siete y media, desayuno, fotillos y camino. El día amaneció lloviznando así que nos colocamos el chubasquero que nos resguardara de esa lluvia típica de la zona que te cala hasta los huesos. Las piernas no estaban mal pero las posaderas se quejaban. Nos costó un poco encontrar el camino, aunque con la complicidad de los del lugar lo logramos. El comienzo fue por una zona de choperas enormes y altísimas y las casas por las que pasamos tienen huertecillos con unas calabazas del tamaño de una pelota de playa de nivea, que bestialidad!!! En estos tramos y sobre todo a esta hora si nos encontramos bastantesperegrinos a pié, a los que fuimos saludando animosamente, pero eran tantos que sin decirlo nos turnábamos en el saludo, jajaja. Atravesamos esta zona y nos metimos en plantaciones de viñas. El paisaje que se divisaba al fondo era de pendientes, abrupto, verde y bastante nubladete. Por esta zona tomamos una barrita y continuamos. Yo noté que la rueda se iba hacia los lados y que sonaba demasiado, así que paramos en una aldea a revisar la rueda trasera. Perdía aire, la hinchamos y continuamos camino hasta otro pueblo en el que paramos a desayunar y ahí volvimos a darnos cuenta de que la rueda volvió a perder aire, ‘ufff mal rollo’ pero mira por donde frente al lugar en el que paramos a desayunar había una tienda de bicicletas. Entro, les comento el problema y parece que era de la válvula. La cambian mientras damos cuenta de un bocata de jamón y un café con leche para entrar en calor, pero de pronto se acerca el de la tienda y me dice que la válvula que me ha puesto no vale. ‘Joder y ahora qué hacemos’ puesponer cámara (llevo tuberless). Solucionado el tema y a dar pedales. Ya no volví a tener más percances Mientras estábamos en la tienda cayó un chaparrón de aupa. Escampó y pudimos salir. A partir de aquí nos empezamos a adentrar en la vegetación de la zona y ahí tenéis las fotos y el vidrio del Carretero…un disparate de colores, de olores, de espesores, ríos ruidosos con agua en abundancia, chopos kilométricos, pajarillos, águilas, vacas, toros, yokesekemásssssss. Con estas que llegamos a los pies del famoso puerto de O Febreiro. Antes de afrontarlo estuvimos de chachara con una Coreana que venía sola desde Francia y que ni papa de Español y con un inglés flojito flojito, a la que acompañaba un francés que salió de Pamplona (con un remolque de bicicleta chulísimo) y que hablaba muy bien el español. Hasta aquí vimos grupos de ciclistas con gente bastante joven, peregrinos guiris a pié con una formación muy curiosa, esto es el padre encantado y animoso rendido al camino, la madre tras él no tan encantada ni animosa ni rendida al camino y los chavales nada encantados ni animosos ni rendidos al camino y perdidos en su música… , pero el padre felizzzzzz. También vimos bastante gente sola y meditabunda, unos más andarines y contentosque otros… y con estas afrontamos el puerto, asciende desde los 650m hasta los aproximadamente 1600m en 8km, vamos un aperitivo que diría un vasco nacido en el sur…Empieza el ascenso,por carretera comarcal y en bastante buen estado y sin tráfico, con rampas duretas. Vamos con calma y controlando las pulsaciones. Esto nos permite ir charlando (no pretendáis que me acuerde de qué hablábamos) y disfrutar del paisaje que nos rodea. A la izquierda enormes árboles con enredaderas que se caen por entre las ramas, y a la derecha una pared de arbustos y florecillas decolor morado unas, amarillas, rosas otras y plantas aromáticas (romero y yerba buena). Es largo y duro pero como hay nubes y hace fresco no lo llevamos mal, las piernas están calientes porque hasta aquí hemos rodado bastantes kilómetros(unos 40) por carril, junto a la carretera nacional y poco exigentes. Las posaderas no van tan bien… pero van. Todo esto lo endulza tu particular pelea con elpuerto y el entorno con su color y su silencio…con estas llegamos a una aldea a la que identificamos como fin de puerto, jajaja pero un guasón que no era del lugar, y sabía lo que nos esperaba, nos dio la puntilla (imaginaros el tonillo vacilón ¿eh¬)‘queeeevaaaaa puaffff, todavía no habéis terminado; quedan dos kilómetros y son los mas duros, pakeosvoyaengaña!!’, FC y yo nos miramos y seguramente la cara de FC no era muydistinta a la mía, ¿será capullo el tío este?, pues engáñanos jodío!!...Nos subimos pelín desconcertados a las burras y p´riba mekagoennnnto. Madre mía que dos kilómetros hasta coronar en O Febreiro y sentarnos a comer…camino De piedra suelta y pendientes retadoras…Menos mal que tuvimos la precaución de meter en lamochila un mallot para cambiarnos por si nos mojábamos…Estábamos empapados, pero de sudor, jamás hemos sudado tanto!!! Nos cambiamos, comimos de maravilla (caldo gallego,ternera asada y tarta de Santiago y mucho pan moreno con aceite) y después de descansar un poco nos pusimos a la faena. El tiempo era desapacible, frio, lluvia, viento e incluso nos llegó a granizar, pero nosotros estábamos encantados y felices de lo hecho así como expectantes ante lo que quedaba, cuanto más complicaciones más nos crecíamos. Salimos de la aldea, y como vamos siempre por donde indican que vayan los peregrinos pues tiramos tras ellos; nos pasamos un desvío y seguimos bajando y bajando y bajando hasta que nos paramos al no ver indicaciones, y tras charlar con un lugareño que nos encontramos, tuvimos que deshacer el camino y subir, subir y subir lo bajado…Terminado de subir y conectar con el camino corecto, subimosun poco más y coronamos otro puertecito con una escultura del peregrino, unas fotillos y empezamos a bajar. Los biker que nos cruzamos lo hacían por la carretera, nosotros no, y tras charlar con unos peregrinos muy autenticos que nos dijeron algo así como “el camino que sigas es el correcto,” nosotros erre que erre y por donde los peregrinos…Menudo rompepiernas. El último repechón antes decoronar el último puerto del día, el puerto del Pollo que hubo que hacerlo desmontados porque no hubo forma de subirlo dando pedales (unos 150m). De lo que viene ahora ya no os cuento más, lo tenéis que ver en el vídeo, dondeencontrareis sentido a la frase de una imagen vale más que mil palabras…, O EXPERIMENTARLO CLARO, jajaja; una locura de bajada por frenética, por bonita, por savaje y por inesperada. Los dos fuimos como nos gusta ir en estos caminos porque no había ni un solo peregrino; y llegamos a Samos muy muy muy flipados, con las piernas bastante sueltas para haber hecho más de 90km con un desnivel apañao. En Samos, lavado y engrase de peregrinos, o sea ducha y cena así como de las bicicletas y a descansar. No nos quedó fuerza ni para acordarnos de andar un ratito. Bueno en este punto las posaderas de FC llegaron a un estado chungo chungo que me llegó a acojonar, pero le puso remedio y al día siguiente pudimos salir… Las mías no estaban para tirar cohetes tampoco eh?

La tercera ruta es Samos-Artua, con unos 95km por delante. Amaneció nublado y fresquete.Salimos con un buen desayuno en el cuerpo y a un ritmo para calentar piernas. El camino empezaba suave pero a no tardar mucho giramos a la derecha y peasodesubida…metimosplatito y piñón y a tragar metros de camino a ritmo de ‘vamos vamos pero sin prisas eh?’ ya me entendéis. El campo de hoy es distinto al de ayer, los árboles son más chapaditos, tipo castañosaunque también habían choperas; los verdes eran menos claros y el camino es más rompepiernas . Nos cruzamos con bastantes peregrinos a pié y en bici y como en todos lados, y aquí no iba a ser menos, hay personas a las que no arregla un camino por muchos kilómetros para meditar que este tenga… Los pueblecitos son más grandes, hay más lugarespara parar y comprar recuerdos o tomar algo, es un poco menos salvaje que el camino de ayer. El primero de estos pueblos es Sarria, con su buena iglesia románica. Tras atravesarlo nos despidió con una interminable cuesta con rampas que llegaron al 32%, hubo un peregrino que nos adelantó andando el jodiomientras nosotros nos retorcíamos sobre la bicicleta para que no se levantara la rueda delantera, así que imaginaros...suerte que el suelo estaba firme como el albero. La vegetación es tan espesa que no entra un rayo de sol, es como los bosques de la Alhambra pero por camino de dos metros de ancho, una maravilla de entorno. No muy lejos de aquí paramos a enviar una postal a la familia y comprar algo de suvenir. Se nota que estamos acercándonos a Santiago porque el número de peregrinos es mayor y todo está algo más civilizado, menos salvaje. Como a las cuatro del medio día decidimos parar a comer algo en una venta. Allí coincidimos con una pareja y su hijo de unos cuatro años que estaban haciendo el camino en coche, aunque él ya lo hizo hace 15 años en bici. Nos miraba como con envidia, cuarentones con sus buenas bicis disfrutando del camino y sus cosas…La posadera nos dio de comer extraordinariamente (caldo gallego, estofado de ternera con tarta de Santiago y café con leche), y partimos hacia Artua. De lo que recorrimos desde aquí hasta el final de la ruta del día megustaría resaltar especialmente el último tramo. Pasamos por una aldea maravillosa en la que nos hicimos una foto en el puente, y vivimos un episodio fantástico durante la penúltima de las pendientes del día; escuchamos a un chaval tocar la gaita en su casa y para un grupillo de peregrinos. No tuvimos más remedio que echar pié al suelo en mitad de la tremenda penúltima subida del día, desviarnos y meternos en el jardín de la casa de esta familia aescuchale tocar. A los padres se les caía la baba viendo a su chico y nosotros flipando del espectáculo. Al finalizar nos toco el acordeón la hija y después nos invitaron a sidra natural hecha por ellos, vamos una pasada… el camino tiene estas cosas…Aquí conocimos a una chica que es la que vende los trofeos de la Granada Extreme. Le hizo ilusión charlar con este par de granaínos y se jactó de ser una asidua visitante de nuestra tierra y especialmente de Sierra Nevada y Almuñecar. La llegada al pueblo fue algo más temprana que el día anterior, así que pudimos tomarnos algo más de tiempo en estirar un poco pero como el hotel estaba a las afuera del pueblo, cenamos en el comedor tranquilamente y nos fuimos a dormir soñando con la última jornada de nuestra aventura de este verano: la llegada a Santiago de Compostela.

Si los días anteriores nos levantamos a las siete y media de la mañana, hoy decidimos no madrugar porque teníamos todo el día para hacer los más de 40km que nos separaban de Santiago de Compostela. Desayunamos una chapata de tortilla con un café con leche,limpiamos y engrasamos las burricletas y a buscar el camino. Que excitación!, el objetivo estaba al alcance de la mano, eran pocos kilómetros, el día amaneció soleado (nos costó unapasta tener sol ese día eh?), temperatura del norte y el perfil que no parecía ser muy exigente; quién da más!!!

El camino lo cogimos a 100m, esto fue lo mejor del hotel comparado con los anteriores. Laspiernas estaban perfectas después de tres jornadas de pedaleo, creo que la nutrición recuperadora que tomamos a lo largo del camino nos ha funcionado, porque sino no me explico la respuesta de nuestro cuerpo ante cada una de las jornadas. Las posaderas las tratamos con unas cremitas la mar de resultonas que nos permitieron llegar… con dignidad, jajaja.

Todo lo andado a lo largo de la jornada de hoy es muy bonito, especialmente los 30km de enmedio. Pasábamos continuamente por bosques muy cerrados, con distintos tipos de vegetaciones así como de árboles. Se nota que ya estamos a las puertas de Santiago ya que hay muchísimos peregrinos y algunos francamente perjudicados pero con las ilusiones intactas, palo en mano, mochila a la espalda, mirada al frente y un pié delante del otro, QUE MÉRITO!!!! tienen algunos caramba.No se si recordáis que os dije que el perfil iba a ser no muy exigente ¿verdad?, menuda afirmación, jajaja. Sekagalaperraporlapatabajo, menudo sube y baja shavalote!!! , subidita llanito, más subidita, llanito y así hasta Santiago…para colmo el agua que cargamos en el hotel sabía a rayos y la tuvimos que tirar porque nos estaba revolviendo las tripas; en un momento dado encontramos un puesto de un grupo de religiosos muy amables y que nos invitaron a café con leche y galletas, a los que les pedimos que nos llenaran un litrillo y medio de agua para lasmochilas…las cosas del camino. Ahí también coincidimos con un chaval de Bulgaria, discapacitado (con una pierna menos) y que era lanzador de jabalina que me llamó la atención al ver mi equipación de Herbalife, porque él también es distribuidor en su país. Charlamos unos minutos y emprendimos el camino. La llegada es dura, y cuando crees que estás ya y pese a que algunos nos decían ‘venga que subes esto y ya es todo para abajo’, jajaja benditas mentiras piadosas, después habían más subidas y más bajadas y más subidas y más bajadas hasta llegar al Monte do Gozo y aún quedan unas 20 o 30 escaleras tremendas y divertidísimas que bajar y unos kilómetrillos por la ciudad y entrando en ella, a los biker nos desvían por una zona distinta de los peregrinos, hay que seguir subiendo por adoquines, nuestros traseros están casi casi casi… y entonces, de repente, tras recorrer preciosas callecitas y bajar las últimas 10 escaleras, inmediatamente y tras levantar la cabeza, te encuentras frente a tí la espectacular plaza de Obradoiro, con el Parador a la derecha….keeeeeee pasaaaaaada, keeeeeeee ambiennnnnnte, keeeeeeeeee solazo para recibirnos… Nos dimos una vueltecita por la plaza montados en nuestras bicicletas antes de darnos un buen abrazo, como todos los que lo hacen se dan de forma absolutamente improvisada, natural e inconsciente. Después nos echamos al suelo, que estaba la mar de calentito por el solazo que teníamos, y allí nos kedamos en silencio durante un buen rato, absolutamente hechizados por el entorno y mirando a la fachada de la majestuosa catedral de Santiago de Compostela(tantas veces estudiada en historia del arte) ke nos daba la bienvenida, las gracias por haberla venido a visitar desde tan lejos, y la enhorabuena por llegar. Estando ahí tumbados boca arriba y con la sensación de haber conseguido algo inolvidable, contemplábamos cómo llegaban otros grupos de bikers y peregrinos, y que hacían exactamente lo mismo que nosotros, abrazarse, sonreir y tumbarse frente a la catedral de Santiago de Compostela. Ah!!! nos hicimos fotos, grabamos videos, nos tomamos unas cervezas ahí tirados en el suelo, recogimos la compostelana, pero el momento llegada bajando los escalones sobre nuestras bicicletas y entrando en la plaza de Obradoiro fue sencillamente sublime…

Nuestra enhorabuena a todas las instituciones (Gobiernos Regionales, locales y Ministerios implicados) que mantienen el camino, porque está perfecto. En la mayoría de sus tramos el silencio es sobrecogedor, no se oye un coche.

Tras estos especiales momentos, nos fuimos en busca del Hotel, que resultó ser un lugar de meditación para los curas, así que imaginaros cómo era de sobrio el lugar, pero del todo recomendable esta Hospería (en la zona Universitaria del Sur). Por la noche cenamos maravillosamente en Santiago y en compañía de Mercedes y Migue, unos buenos amigos de Fernando Carretero, que nos enseñaron a comer marisco como dios manda. Rematamos la noche con unas copillas por el centro de la ciudad. Al día siguiente por poco perdemos el autobús… De ahí y tras cinco horas de viaje llegamos a Astorga, cargamos nuestras bicis y p´graná a chuleaaa de aventura con los colegas, como me decía la mujer de un colega biker en facebook jajaja.

Por cierto, los datos de desnivel acumulado, IBP y km exactos los subirá FC junto a las fotos y al video.

Ah! gracias FC lo he pasado increible!!

No hay comentarios: