Páginas

domingo, 16 de junio de 2013

SUBIDA AL HOTEL DUQUE

La semana pasada os contaba que hacía frío, y esta semana os cuento lo contrário, ya nos hemos empezado a asar...así es Granada para todo, o la adoras o te pesa...

Hoy había que tener dos cosas claras, lo primero que había que salir temprano (eso nunca ha sido un problema) y la segunda, hacer una ruta lo más resguardada posible del sol y para eso sirve la experiencia de llevar unos años dando pedales por aquí; y como la semana pasada ya estuvimos por las zonas sombrías de la Sierra de Huetor, este domingo había que afinar para poder hacer una ruta larga y no pasar demasiado calor.



Fernando Carretero y yo (Algecireño) habíamos quedado a las ocho y media de la mañana donde siempre queda 40Bike (gasolinera de recogidas, por si a alguien le apetece apuntarse algún domingo), para hacer una ruta que hacía tiempo que yo quería hacer: Hotel Duque.  La temperatura es perfecta y el día ha amanecido abierto. Empezamos a dar pedales pasando por Puente Verde, y de ahí a Pinos Genil y Guejar Sierra donde daríamos cuenta de un buen desayuno. Hasta aquí hemos ido a buen rítmo pero por asfalto las "flacas" y sus propietários van mejor, más ligeritos de peso. El pantano está a rebentar de agua y desde arriba, la carretera se ve de un impresionante color verde. El pueblo de Guejar Sierra está desperezandose. La entrada del pueblo es una fuente con tres caños de agua que quitan el sentío, y doscientos metros más allá tenemos otra fuente igual, en la que paramos los bikers a rellenar los depósitos. Esta es una ruta a la que puedes llevar el agua justa, la hay por todos lados. El sol empieza a calentar las bonitas fachadas blancas y por sus sombrías callejuelas se ven a las señoras limpiando su roal, y regando las muchas macetas (pitas, geraneos, rosales, helechos, etc) que tienen. En la plaza del pueblo se empiezan a ver a los abueletes con sus disputas, y de los bares entran y salen turistas, lugareños y ciclistas, si, este pueblo tiene un atractivo especial para los aficionados a las dos ruedas sin motor, bien sean flacas, endureras o de rally. Desde Guejar Sierra se pueden hacer rutas para todos los gustos, eso sí, hay que meter riñones ehhhh, jajaja.

Despues de desayunar y cargar agua, nos dirigimos hacia Maitena. A los lados de la carretera se empiezan a ver dobladas las ramas de los famosos cerezos de Guejar, están p´rebentar de cerezas. Estas son enormes y dulces, pero hemos venido una semana antes de la cuenta para poder ir comiendo, al igual que sus higueras...habrá que volver para catar...Llegamos a Maitena, está impresionante. Ya se escucha con mucha fuerza el agua que baja de Sierra Nevada. Cuando vas recorriendo la carretera y atravesando los túneles, ves el río acotado por enormes chopos, el agua es de color blanco de la fuerza que lleva. El río queda a nuestra derecha pero poco después, y tras cruzarlo por un puente quedará a la izquierda, y de pronto ya nos encontraremos con las primeras rampas.

 
Es el km 22 y pico desde Granada y la carretera se empieza a retorcer hacia la derecha con bastante desnivel. Acabamos de desayunar y las piernas están perfectas para meterle mano a la parte más dura de la ruta. La verdad es que las rampas no bajan del 13% y llegan hasta el 22. Nosotros al tran tran y para arrriba, pero alguno con una flaca lleva otro tran tran... Son las once y media y el sol aprieta, suerte que hemos elegido esta ruta porque tiene enormes choperas y castaños (creo) a los márgenes de la carretera. El bosque es bastante espeso de matorral, arbusto y con enormes elechos; nos recuerda a Galícia. Además suena el agua por todos lados, es como un pequeño microclima, aquí ni entran los rayos del sol ni hace calor, y eso en un día como hoy no tiene precio. Con menos sufrimiento del esperado, y tras recorrer algo más de tres kilómetros llegamos a una fuente natural. Frente a ella hay un monasterio. De pronto y mientras rellenamos agua, salen del monasterio tres BMW berlinas y poco despues y sin que nadie se baje, se cierra la enorme puerta/berja... joder con el clero...!!! Estiramos un poquito y continuamos la marcha. Esta parte tiene menos desnivel y podemos meter plato mediano. En estas que nos volvemos a encontrar con mi amigo Gilo, tan alegre como siempre. Paramos a charlar un ratito y continuamos con la marcheta. Tras hacer otros tres km y pico y alguna fotillo p´echarse a la boca coronamos.

Una vez arriba, las vistas son impresionantes, el horizonte está muy claro, y se llega a ver al fondo el Collado del Agua, y antes de este la zona de Beas, y antes de esta el geodésico...lo dicho, tremendo.
En este punto me dice FC que se le echa la hora encima y que la bajada a Diechar...p´otro día, poco después, que el Purche...tampoco, así que tiramos p´bajo un ratito por la carretera de la sierra y luego nos desviamos hacia Pinos y desde ahí y tras recorrer el camino del colesterol, llegamos a Granada.


Este sendero es maravilloso, y además como el Ayuntamiento de Granada no lo mantiene, está espeso e impresionante, gracias a que los bikers lo hacemos es ciclable.

La ruta no se puede calificar de betetera porque hemos hecho mucho asfalto, pero está impresionante la subida al Hotel Duque y muy sombría. Muy recomendable para hoy.

No hay comentarios: