Páginas

miércoles, 18 de junio de 2014

Las Catifas


La idea de este domingo era buscar una ruta con sombra ya que como he comentado en otras crónicas la caló ha entrao de lleno en nuestra querida tierra. Una de las propuestas  era la sierra de Huetor, unas preciosas veredas llenas de pinos, pero FC nos sorprendió con otra. Al princípio no entusiasmó demasiado porque parte de ella no hace mucho que la hicimos, peeero la idea de ascender a más de dosmil metros para evitar la caló, aunque no hubiera un puuuuñetero arbol nos terminó gustando, a eso hay que añadir que FC se nos va a vivir a los Madriles en breve y si el hombre tiene un capricho....jajaja

La quedada era temprana (8,00am) ya que había kecargar las burricletas en el coche y hacer km hasta llegar al punto de salida, tardamos más de lo deseable pero es que había mucho ciclista dando pedales y la carretera es comarcal y por lo tanto estrecha. A las menos cuarto ya estábamos en Tocón recibiendo "el cordial saludo del amigo Gilo", él vive de camino y ha subido en su coche, y cinco minutos después tras descargar las monturas estábamos dando cuenta de un cafelillo. Justo antes de salir del pueblo nos para un biker (Francisco) para preguntarnos por donde podía subir para volver a Granada por otro sítio, le dijimos que se sumara a nuestra expedición si le apetecía, tras su pertinente descanso ya que el tío venía pedaleando desde Granada...y nos alcanzó. Hizo parte de la ascensión con nosotros charlando sobre todo con Gilo ya que parece ser que el padre del chaval es de Dudar, donde vive nuestro amigo Gilo y como este conoce a todo diosssss pues eso...subimos muy animadetes. El amigo FC cada vez va mejor, Gilo parece que no haya pasado varios días con fiebre y yo voy muy agusto después de un invierno regularcete, pero el chaval tenía ganas de más rítmo y decidió irse poco antes de que paráramos a tirar unas fotillos

.En este punto comenzamos a bajar. La hicimos muy tranquilos, sin apreturas, pendientes más de las impresionantes vistas que de la bajada en sí, se ve que hoy tenemos el cuerpo disfruton. Llegamos al punto más bajo y comenzamos a ascender tras cargar un poco de agua bien fresquita de un caño que sale del monte.


No tardamos mucho en ponernos en marcha un extraño tramito de asfalto y otro poquito de pista y por fín coronamos. Aprovechamos para tomar unos dátiles, unos frutos secos, unas fotillos y tras unos minutillos reiniciamos la marcha.


 
Fijaos que cosas se ven a estas alturas. Frente a nosotros y en primer lugar tenemos la zona de Los Lavaderos de la Reina, un lugar impresionantemente bello, lleno de cascadas, prados verdes y preciosas y exclusivas florecillas a más de dos mil metros. Hace años lo conocimos, es una subida dura, en la que no hay apenas sombra, y poca agua en 25 duros kilómetros. Tras estas montañas podemos disfrutar de las vistas del lateral norte de Sierra Nevada, con el perfil del Veleta La Alcazaba, el Mulhacen, etc. ahí frente a tus hojos...hay que pararse y coger aire porque al menos a mi estas vistas me impresionan, pero claro para disfrutarlas de verdad hay que moverse hasta aquí, jajaja. Tras un ratito en estado de shock continuamos la marcha. Lo que estamos andando es un autentico sendero de BTT en alta montaña, esto se puede hacer en muy pocos lugares en este pais.




 El magnífico y durete sendero que estamos recorriendo es de más de siete kilómetros, pero tenemos que abandonarlo en un momento dado para buscar la bajada que nos llevará hacia Tocón. Para ello hay que ascender por una estrechísima verea de cabras. Es dureta de la leche.

Lo que vemos  ahora es justo el lado opuesto a las de antes, ahora vemos el Altiplano, con Zujar en un primer plano, a la izquierda La Sierra de Cazorla, El Collado de la Sagra, etc. La foto no hace justicia...Lo que viene ahora es casi todo de bajada aunque hay sus rampitas, suaves pero rampitas...Es una pista naaaada conservada, y con más peligro que un mono con dos pistaolas. Hay piedra y tierra suelta, y unas roderas de un tamaño increible. La verdad es que la hicimos a cuchillo, solo nos parábamos para respirar y disfrutar del paisaje, que parece que se moviera, El collado del agua de la sierra de Huetor unas veces está en un sítio y otras en otro, la verdad es que orientarse en el campo tiene su aquel. Tras esta bajada, conectamos con otra pista en un excelente estado de conservación que nos llevará a una preciosa y peligrosa trialera que desemboca en Tocón. Paramos en nuestro bar fetiche a tomarnos unos tintillos de verano con sus tapitas y p´kasa muy contentos por el peaso de ruta en el que no solo no hemos pasado calor sino que a 2.400m hemos pasado nuestro fresquito, nos hemos reido y disfrutado un montón y no ha habido ni un solo percance, que más queremos!!!!

Pues repetir, jajaja





No hay comentarios: