Páginas

lunes, 29 de agosto de 2016

Un dia en La Oficina








Sigue haciendo muuuuucho calorrrrr, así que quedamos bien temprano, Javier apareció por casa a las 7,15. Cargamos las bicis en el coche y p´riba. Un poco antes de las ocho de la mañana debíamos de estar en Puerto Lobo, y como "a quien madruga Dios le ayuda", mirad que amanecer nos regaló este día. ¿Os gusta la foto? pues en directo fue im-pre-sio-nan-te.

Un poco después de que llegáramos Javier y Yo (Algecireño), llegó Paco. Er gashon sasubio desde Granada a pedales...No diré lo que tardó..., pa que...Al ratito llegó  Jesus, que también quería llegar a pedales, pero las sábanas se le pegaron, y no pudo ser, subió en coche.






Una vez charlado un ratito nos pusimos en marcha. La idea es subir por el lado umbrío de la Cruz de Viznar, e ir a La Cueva del Agua y ya allí massssss...

Esta primera subida es muy exigente física y técnicamente, pero para llegar hay que pistear un poco. El ritmo de pedaleo es animoso, e íbamos en grupo charla que te charla. Llegamos a los pies del sendero y ahí se acabó el pedaleo en grupo y las charlas jajajaja. Nos colocamos en fila India, apretamos riñones y al lío. Bueno Paco y Jesus comen a parte y no tardamos en perderles de vista. Javier y yo a lo nuestro, buscando nuestro pedaleo, y claro la cosa fue un ratito a pie y otro andando jajajaja, mekagonlaleshe!!! Hay tramos que consigo hacer y otros no, y aunque de vez en cuando voy parando y cogiendo aire, las sensaciones no son las mejores, el verano pasa factura, y como decía aquel, "ya pagará el frances el vino que se bebió...", pero el sendero está maravilloso, con sus espectaculares pinos y clásicas raíces; esas rocas, esos jardines de rocas, y trancos que te machacan poco a poco, y como no, las cerradas curvas que para abajo dan tanto juego, pero que cuando es para arriba, has de ir resolviendo muchos temas que te vas encontrando... Pero como decía Jesus, "subir se sube".






Cuando terminamos la subida, estaban Paco y Jesus, ya aburridos de esperarnos, revisando sus burricletas. Aprovechamos para reponer fuerzas y meternos lokeseakenosayude a seguir dando pedales, por diosssss que subida... !!! y de pronto, cuando ya íbamos a salir, Javier notó algo raro en su freno delantero, lo revisamos, parece que estaban toooodas las tuercas del disco flojas, mas de la cuenta... y ya puestos revisamos el de atras, y estaba igual... Sospechosa casualidad ¿no?, pareciera que estuviéramos en una película mafiosa y alguien los ha manipulado, para que pareciera un accidente jajajaja. Bueno lo dejo que se me va la cabeza jajajaja.









Nos pusimos en marcha dirección "La Cueva del Agua". El sendero que sigue es muy bonito. No le faltan ni pinos, ni raices, ni rocas, ni trancos, ni garden rock, pero todo más llevadero, menos exigente. En esta zona ya hay que vestirse de romano, así que paramos a ponernos las protecciones, y tras un ratito de pedaleo, terminamos el senderillo y por fín llegamos al lado de La Cueva del Agua y sin parar nos disponemos a bajar. Bajamos pasando por encima y al lado de toooodas las rocas de este fabuloso camino. Esto sí que sí, aquí nos venimos arriba y cambiamos sensaciones según vamos pasando tramos...que gozada!!! Tengo que deciros que hasta este momento solo nos hemos encontrado con dos runners.


Terminada esta divertida parte, bajamos como hacia el "Mortirolillo" y en un momento dado nos desviamos a la derecha por un sendero absolutamente desconocido para el que escribe, y una vez terminado, puedo deciros que es absolutamente maravilloso...estrechito, con mucha vegetación a los lados que complica estupendamente la bajada: arboles, arbustos y retama que te machacan las piernas y los brazos, suerte que tengo las protecciones que tengo que me quitan mucho.


Me coloco el último tras Javier. Este es grande como yo, y además se la conoce muy bien. Marca ritmo y le sigo. Por delante Paco y Jesus. El sendero es muy revirado y estrecho como he comentado, y te va regalando sorpresas poquito a poco; algunos trancos son de aupa pero salvables, vamos clavando horquillas que es un gusto, en alguno veo a Javier más boca abajo que otra cosa, pero los va salvando con solvencia, y yo detrás, por donde él mete la rueda la meto yo, pero hay uno en el que hay que clavar frenos y apearse, por ahora, pero ya le meteremos. Por el lado izquierdo es la muerte y por el derecho...SUS-TO jajajaja, luego hay un par de troncos atravesados que hay que superar, y por desgracia el sendero se acaba y llegamos a la fuente de La Teja la mar de contentos.










Mirad que carita de sufrimiento...


Aquí me acuerdo de la pregunta que me hizo en Puerto Lobo Paco o Jesus, ya no me acuerdo, sobre si me conocía o no esta sierra. Yo le dije que sí, pero que cada vez que salgo con Javier veo que no, que no me la conozco.

En este punto, y tras comer y beber "como los peces en el río", hay dudas sobre si ir en busca de un sendero nuevo, pero como no tienen claro si van a dar con él, preferimos tirarle a lo seguro, y nos ponemos en marcha dirección La Cañada del Sereno, pero hoy no le vamos a tirar, vamos a ir hacia el sendero que hay cerca del nacimiento. 

Nos ponemos a pedalear con las magníficas sensaciones que nos ha dejado la bajada recién hecha. Lo que toca ahora es un poco de pisteo, pero se hace con gusto. Llegamos a lo alto y en vez de ir hacia la izquierda, direccion El Sereno, vamos a la derecha.  Rodamos unos kilómetros de pisteo de bajada por entre pinares, aquí la peña se desmelena un poco y empezamos con las pasaditas, unas por fuera, otras por dentro  hasta llegar al sendero. La temperatura sigue siendo muy buena. Nos volvemos a vestir de romanos y le tiramos. Es muy muy divertido, revirado; la mata que lo acota te va arañando las piernas pero como sarna con gusto no pica... hasta llegar a la zona de rocas. Aquí hay que bajarse de las monturas, es demasiado imposible por ahora jajaja. Hay que tener la técnica que tiene el amigo Carlos, un gotitas de la chalaura de Emi y las patas del Repechos... que fueron los que lo hicieron la anterior vez que estuve por aquí, pero Paco se envalentona y le tira en casi todo...


El senderillo que viene ahora es complicado, por partes es como un cauce seco y hay mucho canto rodado y arena que complica mucho, así como las zarzas que hacen de las suyas en la ropa y brazos, hasta que una vez terminado cogemos un senderillo que nos lleva a una pista, y esta hasta los coches.


Al llegar, Jesus y yo cargamos las bicis en los coches; Javier y Paco se bajan dando pedales. Un poco de envidia sí que me dan, pero no me puedo quejar del peasodedíakehetenio junto a estos estupendos endureros, muchas gracias chicos!!!


La bajada en coche la hago por El Fargue, tranquilo, con musiquita, ventanilla abierta; la temperatura va subiendo según me voy acercando a Granada, que será se 40. Al paso por el pueblo veo un chaval en la puerta de su casa preparando meticulosamente su burricleta y mochila para dar pedales, un poco tarde pienso, son las 12,30 más o menos, pero me alegra. A la salida me cruzo con un lugareño montado en su burro y con el perro al lado y por mitad de la carretera, que imagen mas inusual y bonita!!!


Llego a Granada y al volver el Clínico enfilo Dr. Oloriz, con su plaza de toros a la derecha, y sus terracitas, y no me lo pienso, aparco y me tomo un par de cervezas como Dios manda y pakasa. Mas contento no se puede estar, menuda mañananita chaval!!!






Hasta la próxima amigos!!!


No hay comentarios: