Páginas

domingo, 20 de noviembre de 2016

Gilena, cashi ná!!!








Decidir ir a Gilena es sinónimo de disfrute por senderos, rocas, pinares, bien organizado en un subeybaja por la Sierra de Gilena. Si eso lo haces con un grupo de buenos bikers y mejores amigos, todo se eleva...









El jueves me manda un wsp mi colega Antonio, de Sevilla BTT, y me dice que el sábado me esperan en Gilena para partir los caminos. Joé que sorpresa!!!, a ver cómo me organizo, los sábados para mi son complicados. El viernes me llama Edu, que van casi todos los Burrakos. Meto la directa, me organizo y se lo propongo a algunos colegas del C.D. Balakook que se que les va a gustar el terreno, pero la mayoría está ya con planes, aunque Javier, al que le llevo dando la brasa con Gilena desde hace tiempo, no se lo piensa dos veces y se apunta. Gilo también, aunque a última hora se cae del plan.


A las 7.15 llegó Javier a casa y cargamos las bicis. Tenemos que estar en Gilena a las 9h.   







Por el retrovisor vemos cómo vamos dejando a Granada, y a su espectacular amanecer


A las nueve y cinco ya estaba António mandándome wsp y llamándome, que donde  😖🙈  estábamos jajajajaja, es el que mete ritmo al grupo en toooooodos los sentidos. "Ya llegamos, estamos entrando en el pueblo". Mientras, ellos ya se están haciendo fotillos.













Llegamos, y fue una tremenda alegría ver a mis amigos de Sevilla BTT António, Edu, Jordi, Sergio y a "el gran Alfonso", y porqué el "gran Alfonso" pues muy sencillo, un tío que con 58 años se apunta a pedalear Gilena con esta panda de descerebraos no es cualquiera...

De la última quedada, hace un año, se echó en falta a Issac y Manuel, además de a Nono, por motivos más que justificados, y a Llelle, que se está dejando los tobillos corriendo por el campo.

Les presente a mi colega Javier, extraordinário representante del espíritu del C.D. Balakook y mejor biker, con el que ya he tenido tremendas experiencias por esos campos de Granada.








A las 9.30 ya estábamos dando pedales. El día preparado para hoy ha sido inmejorable. El fresquito justo para animarnos a entrar en calor, y hace unos días encargué que me regaran un poco los senderos para que se asentara el terreno, aunque con cuidadito de no mojarme la roquita, que luego nos resbalamos y nos hacemos pupita...si será por dineros!!!  

Al princípio un poquito de pisteo que aprovechamos para ponernos al día los unos de los otros, llegamos a los senderos y tooooolmundo en fila india, pero el primero era António, y eso no puede ser, así que aproveché un descuido para meterme delante...ahora sí, me puse a ese ritmito trotón que me caracteriza y el grupo bien arrejuntaito. Cualquiera de ellos está más fuerte que yo, peeeero llegan las rampitas con tranquitos, los tranquitos de subida tras curvitas cerradas, etc etc, y ahí la peña tuvo más dificultades que Javier y yo, se han echao todos a rígidas de 29 y eso tiene sus jodiendas jajajaja. Esta parte es la única umbría de la ruta y el rocío de la mañana complica el paso por roca.








Después de terminar los primeros  serpenteantes repechos toca bajadita cachondona (que diría mi amigo FC) con saltito. Ahí dejo que António y Jordi, que se conocen el saltito, me adelanten y aviso a Javier que se coloque tras de mi. Además del saltito hay pinos, muuuuuchos pinos; el sendero zigzaguea, y el acercamiento de los pinos es proporcional a la velocidad a la que te acercas a ellos...un disfrute vamos.

Paramos para arrejuntarnos antes de la subida de ahora. Es la más dura del día. Bastante inclinada, tiene pinos, raíces y rocas dentro, y a los lados de un estrechito y reviradísimo sendero. No es muy largo pero muy exigente física y técnicamente.  António, muy acertadamente, propone quitarnos las térmicas. Lo hacemos y tiramos p´riba. El grupo se ha estirado mucho, todos hemos dejado bastante hueco para ir resolviendo todos los "problemillas" que se nos van a ir presentando. Siempre me ha costado mucho este tramo, el que más. De las tres veces que he venido nunca lo he superado sobre la bici hasta hoy, que ya lo tengo en la buchaca. 


La peña se ha traido ya polvorones y los saca. Buena falta nos hace, el desayuno está más que amortizado ya. Ahora viene un sendero menos inclinado que el anterior, pero en el que hay  mucha más roquita que en el anterior. El senderito ito ito va por entre ellas o sobre ellas... Es divertidísimo. Sigue siendo muy revirado y técnico. Cada uno lo va haciendo como va pudiendo. Al terminarlo viene otro poco de roca de bajadita y aquí, como comentaba Alfonso las 29 van bastante bien, salvan la piedra mejor que las 26 con las que vinimos todos hace cuatro años. 








Continuamos y nos adentramos en un pinar. El sendero zigzaguea por entre pinos pero como la pendiente es muy suave, permite meterle velocidad al pedaleo, aunque el final es bastante técnico de nuevo y desde ahí una trialerita de bajada que quita el sentío. Ahí nos venimos arriba...algunos pasos por curva hay que clavar y levantar rueda trasera de lo cerrada que es la curva...Las rígidas sufren un poco, la rueda trasera parece un conejo loco, pero los tíos no bajan el ritmo, tiran de técnoca y p´lante, vamos en un puñao.

Al terminar esta trialerita nos reagrupamos y volvemos a circular entre "cariñosos" pinos...Senderito de bajada con tranquitos y saltos, para mayor disfrute de estos disfrutones cuerpos. Al terminarlo, la adrenalina se nos sale por los ojos...









Volvemos a subirlo y después conectamos con otro senderito de subida. Al coronar encontramos a un biker llamado Pirri, y que hoy andaba solo por estos lares. Charlando y charlando, resulta que conocía a gente que mis colegas sevillanos también, total que le invitamos a acompañarnos. Lleva una burricleta endurera y se conoce bien esta sierra. 

Continuamos pedaleando por unos senderos bien perfilados que van evitando pinos. El terreno está perfecto y como es casi llanito, pues algunos derrapillos si que hacemos. Nos reagrupamos antes de hacer una bajada en la que Pirri nos advierte del peligro que hay al final. Se coloca él delante y el resto detrás. Ibamos a toda leche y casi sin remediarlo aparece el peligro en forma de rocas que destalonan la trasera de Jordi. Se queda Antonio con él, el resto soooolo podemos estorbarles jajaja, saben lo que se hacen y como están fuertes, pues no tardaron en pillarnos, y esto fue justo antes de otra trialerita de bajada con un triple salto al final de ella, del que dimos buena cuenta con maña.


Cogimos aire y le metimos al repechon que nos espera. Corto pero con mucha piedra suelta, si esa piedra que sale disparada al pellizcarla la rueda... y al coronar la rueda del Jordi dijo basta...

























Aquí hubo mucha guasa porque António sacó una cámara hipermegaparcheada (tres parches, y para muestra la foto...), y como Jordi no tenía más cámaras pues la colocó.

Para el que no conozca a António deciros que no hay naaaaadie que saque mayor rendimiento a cualquier cosa. McGyver es un mamarracho y un aficionado al lado suyo.















Si hasta ahora os he contado que los senderos estaban acotados por amorosos pinos, que eran zigzagueantes, estrechitos itos itos y revirados ados ados, lo de ahora no se cómo definirlos; digamos, parodiando a la gente joven, que son "lo siguiente" y en un suave descenso  ¡¡¡En qué nos vimos Javier y yo para meter nuestras lanzadas "Maricuz" de 27.5 XL por ahí...!!! Delante llevaba a Pirri con su máquina de talla "M" haciendo slalom entre pinares...que flow (o como se diga)  llevaba el jodío!!!

Al terminar esta extraordinaria zona, en la que tampoco faltaron sus roquitas, llega un repecho "delamuerteketekagas" Es una medio pista reketeinclinada con raices y roderas, de unos cuatro metros de ancha y de suelo arenoso... No es muy larga, puede durar medio km, pero hay que subirla.

Al coronar paramos para arrejuntarnos y coger fuerzas. Queda la última subida, pero aunque es dura, es muy muy muy bonita. Acota el senderito ito ito unas palmerillas super bajitas pero como de un metro de anchitas, y que a veces se meten en el sendero y te lo tapan. No levantan un palmo del suelo. El camino va unas veces por tierra y otras sobre planitas rocas, es una delicia, una joyita que el bueno de Javier se perdió porque se despistó del grupo un momento y cogió un desvío que no era...





















Al coronar nos hicimos estas fotillos en las que se puede intuir cómo lo hemos pasado, pero aun queda la bajada desde el mirador. Cortita pero "de toma pan y moja". Desde ahí a Gilena, donde nos esperaba nuestro restaurante  fetiche, "Los Pinos" (https://www.facebook.com/pages/Bar-Restaurant-Los-Pinos/173200969407946) donde dimos cuenta de un riquísimo almuerzo, fue un visto y no visto. Pirri se despidió de nosotros y tiró para su pueblo y nosotros hacia Gilena.













Del despliegue curinario no hay documento gráfico; el que pretendiera sacar una foto de las raciones y bebidas que nos iban trayendo, ni bebía ni comía... Por cierto nos tocó el mismo camarero (Carlos) que nos atendió la vez pasada, el tío se acordaba de nosotros, y es que no dejamos indiferentes a nadie!!!


Para las cinco y media nos levantamos de la mesa, nos dimos un montón de abrazos,  y con las sonrisas dibujadas en nuestras caras, y las mochilas bien cargadas de diversión, los sevillanos pasa su ciudad y los granainos para la nuestra. Quizas nos volvamos a ver un día de estos en Granada, y ahí lo dejo jajajajaja (hace seis años que lo digo y aún no lo he conseguido, pero seguiré intentandolo).







Quiero hacer un comentario a los bikers de Gilena, por lo bien que tienen conservados los senderos. Son una pasada, Gracias chic@s!!!


Bueno aquí os dejo un par de enlaces de videos (pasar el cursor bajo estas lineas para que aparezcan) y la ruta.















No hay comentarios: