Páginas

miércoles, 19 de julio de 2017

Sierra Nevada me regaló dos buenas jornadas con la bicicleta



No es fácil estar dando brincos con las burricletas por el Parque Nacional de Sierra Nevada, y sin miedo a que te crujan un multón, así que estar dos domingos por aquí ha sido un regalo.




El pasado domingo 9 de Julio, me apunté al curso de tecnificación que hace el amigo Luis Zarco, con la intención de mejorar en mis habilidades en terrenos más arriesgados. Para el que no lo sepa, es un crack nacional (ha sido campeón de España) en esto del Enduro y el DH. 
Me acompañó mi amigo Gilo, que se ha venido arriba con su nueva bicicleta, y ahora no solo baja mejor, sino que empieza a darnos caña p´riba...y como dice nuestro cordobes (Pepe) "coño yo tb tengo bici nueva y no subo mejor..." jajajaja, killo, además hay que entrenar!!!







Bueno lo dicho, nos presentamos a las diez en Prado Llano con la ilusión de unos chiquillos, para mejorar nuestra técnica. Al bajar del coche, Gilo se da cuenta de que junto a nosotros ha aparcado la campeonísima Mirella, pero me lo dijo tarde, ya no hubo oportunidad de selfie, y mira que yo no soy mitómano, pero esta chica es una fuera de serie. Estaba allí para empezar a entrenar, y corrió una prueba, en la que por cierto ganó el hijo de un amigo mío. Que mayores nos estamos haciendo amigo Carlos!!!







Tras una breve charla, nos subimos por el telesillas. La pista a hacer es Montebajo (DH/Enduro) No es la más larga, pero si la más dura y completa, y el año pasado cuando vine, estaba cerrada. A mi, junto con Veleta, es la que más me gusta por aquello del roqueo...

La bajamos varias veces, con mejores sensaciones en cada oportunidad de bajada. Nos enseñó la técnica de salto "Scrub" o absorción de salto, que fui practicando a cada bajada hasta sentirme realmente cómodo al ejecutarlo, como fui haciendo los saltos que iban apareciendo (a excepción de dos mega saltos) aunque no les metí mano en la primera bajada; los fui estudiando. Gilo tambien le puso empeño a los saltos (con algún susto) pero al Scrub no tanto jajajaja.







Al terminar la jornada de la mañana nos metimos en el restaurante a comer, pero antes saludé a un par de buenos endureros, Fran y Darío (Velez de Benaudalla), que habían subido a darle una vuelta al Bike Park, y la peña con la que iban puedo dar fe de que brincan que dan susto, vaya craks!!!

 




Así transcurrió la mañana. Comimos y volvimos al tajo. La tarde la comenzamos en Peñotes. No se si te he comentado que coincidí en el curso con mi primo Antonio y sus hijos. Ya el año pasado coincidimos el día que subí al Bike Park, con mis amigos de Balakook; killo, vaya casualidad!!! y yo estas casualidades no me las tomo a la ligera...







Pues me coloque tras el menor de los chicos, que va de lujo, e iba siguiéndole sin problemas, a su misma velocidad, y bastante cómodo, cuando de pronto veo que le mete a un salto doble y cae fabuloso, y ni corto ni perezoso voy y le tiro (no reparé en que que, como por la mañana hice, hay que estudiarlos antes de saltarlos jajajaja), pero dude un poco y frene algo antes de volar, el vuelo se quedó corto, y ostión de los buenos jajajaja, pero como iba con todas las armaduras, y me revolví más o menos bien, no pasó nada que no arregle unos días de ibuprofeno. Me levanté como el del chiste "Illo ¿que ha pasado aquí que todo el mundo mira? jajaja, me sacudí el polvo, y continuamos bajando. 







La siguiente bajada repetimos Peñotes, y António nos acompañó, un lujo...La siguiente bajada ya hicimos Veleta, y aunque nos han hurtado algunos saltos a nuestro alcance, la disfrutamos mucho, es muy eléctrica. Luego bajamos Río y volvimos a subir un par de veces más, y la última hicimos Maribel, que está no muy bien mantenida, y eso que acaba de empezar la temporada, pero sigue siendo muy juguetona. 

Terminó el curso, y mis sensaciones son buenas; he aprendido y mejorado algunas cosas, bajo las indicaciones de este fenómeno llamado Luis Zarco, pero es que tengo tanto que mejorar...Si quieres progresar, este curso es una buena opción.

En el curso, además de Antonio mi primo y sus hijos, hemos estado con un Balakook (Antonio), que brinca como las cabrillas (que envidia) y hemos conocido a un artista al que Gilo bautizó como "Malaguita"( es malagueño), pero que se llama Andrés. Desde aquí un abrazo. 






KDD Balakook























La excursión de este domingo 16 empieza a ser un clásico de las KDD de Balakook. Con el acicate de que los amigos del Lemon Rock (interesante negocio de hostelería granadino) se suman a la fiesta y, a los apuntados, nos van a invitar a unas cervecitas esta semana. 





Ahi hay que subir...


Si este año no te has apuntado, no faltes la próxima edición!!!











Sobre las ocho debíamos estar con las bicis cargadas en el bus, y subiendo para La Hoya de la Mora, pero nos demoramos algo, aunque a las nueve ya estábamos arriba descargándolas y haciéndonos fotillos. El conductor llevó un ritmo animadete, como animadeta estaba la carretera de subida; había un montón de bikers subiendo. 










Entre los que subían por la carretera, estaban Santi, Pedro y Migue, que decidieron hacer la ruta a pedales desde Granada (huelen a vinagre del gueno...) aunque en un momento dado, y por motivos de fuerza mayor, Pedro tuvo que darse la vuelta y no les/nos acompañó hasta Orgiva, donde finalizaría la excursión.  







En el capítulo bici, volvemos a ver de todo: las clásicas 26´(mi Ginat Rally), rígidas de 29, enduro de 26, 27,5 y 29 y varias Fat








Descargamos las bicis y ya tuvimos el primero de los muuuuultipes problemas mecánicos de la jornada: la rueda delantera de la bici de Rosi no hubo manera de colocarla en la horquilla, y ella y su chico (Abrahan) no pudieron acompañarnos con sus burricletas, aunque si irían a la comida en Orgiva. El año pasado no hubo un mínimo problema de ninguna clase, pero esta edición... mejor sigue leyendo.







Nos pusimos en marcha con el Veleta mirándonos de reojo, como vigilándonos. La subida es engañosa, te parece que te vas acercando y por momentos lo ves más lejos; la carretera zigzaguea muchísimo. Por suerte hoy el viento no sopla demasiado y el día está bastante claro, así que la temperatura acompaña a la jornada. Por si acaso, la peña ha echado cortavientos, braga, manguitos y guantes de entre-tiempo. Entramos en alta montaña, y bromas las justas...










Aqui tienes la prueba de que si quieres subir al Veleta, puedes. 


Comenzamos a dar pedales y yo me junte con mi amigo Manolo, con el que no volvía a dar pedales desde los 101 de Ronda, y nos fuimos poniendo al día mientras pedaleábamos, e incluso hicimos planes para el año que viene. 







Por delante llevamos a mis queridos endureros, a los que trajeron las Fat (colegas de Edu), y más adelante los que más en forma están, los rigideros/carreteros. Por detrás, el gran M. Capelli controlándolo todo junto a Ana, a la que acompaña su hermano Miguel, y Javier.






Ana y su hermano Miguel, que va para figura...




A la KDD hemos venido de todos los gustos y colores. Hacía bastante que no nos veíamos, y la verdad es que es agradable de vez en cuando juntarse.












Ya ahora casi no cojo la bici, solo un día a la semana, y no tenía claro cómo iba a ir, y la verdad es que me voy viendo mejor de lo que pensaba, aunque la subida la hacemos con bastantes paraditas para sacar fotitos, ver el paisaje y esas cosillas; hoy el día es para esto.





Javier y yo merodeando al Veleta




M. Capelli, que estilazo!!!




Muy cerquita del Veleta ya vamos juntos los de atrás. El año pasado no pude coronar, y este año no voy a dejar pasar esta oportunidad. Llevo casi 40 años en Granada, y diez dando pedales, y nunca he hecho la subida completa. Lo más cerca que he estado es cuando esquío, y de eso hace ya tiempo, así que busco socios con los que hacer ese trecho, y al final el bueno de Manuel es el que da el paso al frente. 






Manolo y yo disfrutando de la vertiente sur




Me hace bastante ilusión el tema, así que voy motivadísimo, tanto que a un guiri (Francés él), que a la postre me pidió amistad en facebook, le convencí de que nos acompañara. Iba con la de carretera y a docientos metros de coronar, al ver que la carretera se convertía en camino de tierra y piedras, quiso darse la vuelta. En un ingles más o menos respetable (se le veía que no era Español), le dije "¿que le vas a contar a tus colegas, que te quedastes a 200m del Veleta?", y er gashon se dio la vuelta y nos siguió, jajajaja que arte!!! y cuando ya no pudo dar pedales, por las rocas, se quitó las zapatillas, y en calcetines, con la bici a cuestas, coronó!!! con una sonrisa de oreja a oreja, y si no mira las fotos que nos saco una simpatiquísima chica, de la peña ciclista de Santa Fe "Urebike"




Manuel, Philipe y yo



Nuestra generosa fotógrafa del Veleta


Fue divertida la anécdota. Luego, Philippe, que así se llama el ciclista, nos contó que subió desde Pinos Genil, y que estaba veraneando en Almuñecar. 






Gorion en el Veleta...



Para disfrutar de las vistas, nos sentamos Manuel y yo un buen rato en la parte que da hacia el sur, que vértigo!!! pero es impresionante, no se cómo he estado tanto tiempo sin hacerlo...con 51 tacos!!!






Pepe y Gilo en el refugio del Veleta


Nos montamos de nuevo en las burricletas, y bajamos hacia el camino que nos llevará a la vertiente sur de esta majestuosa sierra, desde donde buscaríamos la laguna que hay a los pies del Mulhacen, otra impresionante montaña, pero antes nos toparíamos con uno de los chicos que llevaban las Fat, estaba averiado. Javier y otros compañeros estaban ayudándole ya, pero estaba complicado porque las camaras y las bombonas de oxigeno que llevamos son para ruedas de 26/27,5 o 29. El único que podía haberle ayudado era Pepe, pero no se trajo la maricruz.





Antonio y los selfies con Sandra, Miguel, Edu, Gilo, Pepe, Ito, Chato, Rafa


Al llegar a la Laguna nos estaban esperando la otra parte del grupo, y descansamos un ratito a la vez que avisamos a Edu y a su otro colega de la avería, y se dio la vuelta para ayudarle. Supongo que llevarían algún repuesto.





En laguna bajo el Mulhacen

Pasado un ratito, en el que comimos algo, bromeamos y nos hicimos fotos, nos pusimos en marcha. Lo que viene ahora es un poco de subida y una bajada muy muy chula. No hay dificultad técnica, es como una pista estrecha, pero hay que ir atento a las numerosísimas piedras y lajas que hay. En el primer repechito pare a hacerle una foto a una cabra montesa, y me descolgué bastante del grupo.







El paisaje es espectacular, es casi lunar, apenas hay nada vivo. Estos son los animalillos que encontramos, porque vegetación nada de nada. 













Superado el repecho, encuentro a mis compañeros parados junto a un grupo de endureros; estaban ayudando a Miguel  (Pulevas) al que se le había roto un cable del cambio, y se lo estaban cambiando; kagontó, buena gente los endureros!!!; y ¿quien crees que es uno de ellos? Darío, el mismo que me encontré en el Bike Park el domingo pasado; vaya casualidad!!! A ver si repito ruta endurera con él.






 Dario y yo


Nos despedimos de ellos y continuamos bajando. Encabezaba Ana, luego su hermano (Miguel) y yo el último. Como te conté al principio, me he traído mi Giant, que también es doble pero permite menos alegrías; me quería tomar esta espectacular  ruta y concretamente esta bajada con tranquilidad, cuando de pronto el chaval, por alguna razón se hace a un lado y me deja hueco, y claro, somos como somos y me meto. Ana sigue marcando el ritmo, vamos la mar de bien, pero ésta en un momento dado me dice que pase delante, y paso, pero sigo marcando un ritmo tranquilito, y de pronto oigo que alguien me achucha bastante por detrás, miro y es Miguel, y acelero un poco. Cuando me quiero dar cuenta se nos ha calentado la boca y voy/vamos atoaostia, completamente desmelenaos, justo lo que no quería que me pasara; y cuando ya nos quedan apenas 100m para terminar la bajada, pierdo presión y líquido de la rueda la trasera, y al mismo tiempo, el Miguel también pincha... los dos a la vez!!! de locos ¿no?; las ruedas que llevo son de rally, 2.00 y no aguantan el trote que les he metido. Era previsible que esto me pasara, de hecho intenté evitarlo, pero somos como somos, jajajaja.









No fui el único que tuvo problemas técnicos


Paramos y sacamos los avíos. Las llevo tubelizadas, y había líquido de sobra, pero no sellaba la avería, y como sabia que esto me podía pasar, eché tres cámaras porsiaka. Para quitar la válvula fue un sin vivir, me ayudaron Antonio y Migue (Maracena) aunque este un poco a regañadientes, que jodío!! jajaja.Terminé de hacer la reparación, y continuamos la marcha. 

Tengo que contarte, que además el freno trasero me empezó a fallar justo al coger la vertiente sur, y Antonio me comentó que podía ser por la altura, y que una burbuja lo esté provocando, pero es que tras el pinchazo también me empezó a fallar el delantero, y quedaba una super bajada por pista.

Comenzamos a bajar; es larguíiiiisima, no iba nada cómodo por los frenos y las ruedas. Tiré al principio a buen ritmo, pero no podía ir a más y me adelantaron Migue, Antonio y Miguel; los frenos iban cada vez peor, y la presión de la rueda iba mal, en las curvas me iba de atrás...Menos mal que llegamos a Capileira, y allí paramos y me relaje un poco. Estamos en alta montaña, y cualquier problema puede ser un problemón, y no es que llegar a la civilización me supuso una mejora de la situación, porque...





Mulhacen al fondo


Allí nos volvimos a juntar casi todos: Gilo, Javier, Pepe, Fede, Nico y su colega, Chato, Ito, Santi, Ana, M. Capelli, Migue, Miguel. Nos refrescamos un poco en una oportuna fuentecilla, y nos lavamos cara y manos, sobre todo los que tuvimos averías. Poco a poco llegamos tod@s, excepto Edu y sus amigos. Tras esperar un buen rato, decidimos empezar a bajar en pequeños grupos, la carretera es estrecha y es domingo, habrá un montón de tráfico. 

Yo me quedo en el último grupo, con Javier, Pepe, Gilo y Santi, que con tanta parada, ha conseguido cogernos. No tardé ni 100m en volver a tener problemas, pero ahora en la rueda delantera, se me desinflo por la válvula y paré como buenamente pude. Ni los frenos ni la rueda ayudan a esta acción. Mis amigos se quedaron conmigo, y tras meter dos cámaras (una perdía aire) y gastar la bombona que le quedaba a Gilo, conseguimos ponernos en marcha, pero se me iba desinflando poco a poco, de veras que no me lo explico, pero se quedó la cámara vacía. 






Segundo pinchazo


Llámame loco, pero hoy alguien me ha mirao malamente. Tuve que pararme. Suerte que Gilo baja más lento que yo (pesa mucho menos) y al verme parado en el NO arcén de la carretera, paró y se quedó conmigo. Santi al ver que no le seguía me llamó por teléfono, y le conté la situación. Pepe y Javier, que son grandotes como yo, bajaron por delante y no pudieron volverme a ayudar. Gilo se acercó a donde estaba Santi, y cogió la cámara que le quedaba, mientras yo me acercaba andando. 

No estaba cerca el sitio al que bajo Gilo, tuve que andar un montón de montones de ratos por esta estrecha carretera, con las zapatillas con calas, con Lorenzo pegando fuerte (son más o menos las dos y media) hasta llegar a la altura en la que Gilo me esperaba con la cámara de Santi. Íbamos a meterla cuando veo una furgoneta que bajaba; no me lo pensé ni un segundo y traté de llamar su atención. Se para y me pregunta, le cuento, y le pregunto si me puede acercar a Orgiva. Es una pareja de mi edad. Son de Málaga y están haciendo turismo; acceden a ayudarme. Gilo nos sigue en su bici (ya es todo cuesta abajo) 

Al llegar al pueblo me dicen que donde me dejan, y me llevan al camping. Que maravilla de gente!!! que generosidad!!! No se quisieron quedar a tomarse unas cervezas, y se fueron. Para acabar de arreglar el día, me deje el casco en su coche...XD!!!

Dejamos las burricletas junto al restaurante, con las demás, y entramos a donde estaba el resto del grupo Balakook, excepto Edu y sus colegas, que llegarían una hora después. Al parecer uno de ellos pinchó y no llevaba cámara para las ruedas de las Fat. Llegaron como buenamente pudieron, con la inestimable ayuda de Edu, otro grandísimo compañero de ruta, y en Capileira llamaron un taxi que les bajara a Orgiva.

Comimos y bebimos como si no hubiera un mañana, y después nos dimos un generoso baño en la piscina, donde pudimos disfrutar de las habilidades acuáticas y saltadoras de M. Capelli; que nivel!! que saltos!! que belleza!! que plasticidad!! Además, también pudimos apreciar, en cantidades ingentes, los cortes del moreno ciclista, vaya espectáculo jajajajaja. Tienes dos fotillos en las que entretenerte.








Lo pasamos en grande!!!


Tras refrescarnos por fuera un buen rato, fuimos a la terraza a refrescarnos por dentro...y sobre las siete nos recogió el bus, que a buen ritmo (de nuevo...) nos llevó a Granada. 










Vaya leñazo de calor que nos pegó al salir del bus en el Salón...Con lo fresquitos que estábamos!!!

Bueno querido amig@, a pesar de lo que me ha pasado a mi y a unos cuantos más, te puedo asegurar que mereció la pena el día. Esto es MTB y te puede pasar de todo; lo mejor es llevar contigo lo necesario y a las personas adecuadas, y a mi no me faltó ni de lo uno ni de lo otro...






Hasta pronto amig@s!!!









No hay comentarios: