Páginas

jueves, 18 de diciembre de 2008

Un buen día?: Ruta 2 (La buena): ARMILLA-NEPTUNO-ARMILLA

Fecha: Lunes 14/12/2008

Hora de Salida: 9:30

Protagonistas:
Alejandro
Jose Manuel
Fernando M.
Fernando C.

Ausentes
Luis

Ruta: Granada - Gabias - Granada

En nuestras excursiones todos tienen un papel, algunos tienen la costumbre de caerse con cierta facilidad, otros nos hacen reir al cruzar los rios, otros nos ayudan a construir puentes con troncos de arboles, otros compran los días y yo (Bueno yo no sé cul es mi papel, si acaso el pringao que todas las semanas se encarga de escribir esta pequeña crónica de cada excursión (A ver si otro se anima ;-))).

El caso es que esta semana el que se encarga de comprar los días no vino, y además no tuvo el detalle de comprarlo para los que son sus amigos y compañeros de correrias. Y claro, esto se notó.

El día empezó con mala pinta, hacia un frio del carajo y tenía una pinta de que llovía (y vaya si llovió!!!). Además nuestro invitado de la semana pasada apareció nos echó el gafe (dijo: "hoy tiene mala pinta el día" (hay que imaginarlo con acento argentino)) y se fué.

Para colmo de males alguno no lee los mails y se presentó media hora antes en la gasolinera de Neptuno, se fué enfadado para casa y encima nos puso verde en su minicronica (ver entrada anterior en el blog).

Sin embargo ante tantas adversidades no queda más remedio que crecerse y nosotros nos crecemos, vaya si nos crecemos!!!

Para empezar hay que arreglar los desaguisados, llamada al que no lee los mails para quedar con él a mitad de camino (de nuevo mi admiración!!!, el hombre había llegado a casa con churrillos para la familia y no hubo que decirle dos veces que viniera para que dejara a churros, mujer e hijos (algunos todavía en camino) y se vino con nosotros al punto de cita).

Lo segundo: La ruta!!! (Esto de quedar sin saber una ruta a mí me crea una ansiedad tremenda). El tener que recoger al yonoleomailtodoeldia nos influenció bastante (bueno eso y los churros (creo que el tema de los churros ya está tratado (con un humor excelente) en entradas anteriores de este blog). El caso es que al final escogimos un "clasico": Hacia La Malahá para nuestros churros calentitos y ya veríamos cual es el camino de vuelta.

Nada más empezar a andar (bueno... a pedalear) empezó a llover, con mucha fuerza y un frio tremendo (1 o 2 grados), pero nosotros ya tenemos experiencia (eso creía yo) en estas situaciones y no nos asustamos. Así que rivera del rio Dilar para arriba y rectos para las Gabias.

En Las Gabias ya nos esperaba el yonoleomailssoysunoscabronesheestadomediahoraesperandoenlagasolinerayahoracincominutosmás y a partir de ahí continuamos el camino todo el equipo completo (excepto el que compra días). Cuando acaba las Gabias empieza un camino real que es el que nos lleva hasta la malahá cruzando un par de veces la carretera y aquí la verdad es que nos crecimos ya que aunque llovía a cantaros, el camino era muy divertido ya que con el barro la bicicleta resbalaba y costaba cierto trabajo mantener el equilibrio.

La verdad es que a estas alturas yo ya sólo pensaba en mis amigos los churros calentitos, en el cafelillo ardiendo y cómo poco a poco iría cayendo en mi barriga y desde ahí iría calentando esas piernas y esas manos que yo suponía que debían estar por ahí pero la verdad es que no sentía y tampoco veía ya que con el vaho de las gafas la verdad es que empezaba a ver muy poco.

En estas estabamos, con un Jose Manuel crecido y tirando del grupo, cuando empezó la aventura: El barro que inicialmente dificultaba el mantener el equilibrio empezó a convertirse en un autentico barrizal que se iba pegando a las ruedas de la bicicleta. Al final entre las ruedas, las orquillas de la bicibleta y la cadena se formó un pegote que hacía literalmente imposible el andar (Bueno excepto a Jose Manuel que no había quien lo parara).

El primero en caer fuí yo, del barro que se había acumulado se salió la cadena y ahí me ví para no caer al suelo estrepitosamente (la verdad es que conseguí no caer nada más que de pensar las risas de mis compañeros de fatigas al verme en el suelo embarrizado y con la bicicleta encima). Nada más parar yo, cayo Alejandro y luego Fernando y luego (un buen luego después José Manuel).

Al intentar retomar la marcha nos damos cuenta de que es imposible, las ruedas no pueden avanzar de la cantidad de barro acumulada y además las zapatillas también se ponen hasta arriba de barro con lo que es imposible utilizar también los pedales automáticos. Por más que lo intentamos no hay manera de que la bicicleta ande por lo que decidimos dar la vuelta y deshacer el trozo de camino que habíamos echo hasta llegar a asfalto.

Es duro porque de la bicicleta hay que tirar o cogerla en peso para poder avanzar, pero al final conseguimos llegar hasta el asfalto y empezamos a quitar (o por lo menos intentar) la mayor cantidad de barro posible.

De aquí decidimos tirar para el primer lavadero a presión (como nos gustan los lavaderos a presión!!!) que encontremos en Las Gabias para intentar dejar medio decentes las bicicletas. Si camino de la Malahá estaba helado, cuando llegué al lavadero ya no me cabía más frio en el cuerpo. Algún valiente propone seguir pedaleando pero al final, con mucho sentido común decidimos dedicarnos a nuestra verdadera vocación: "Desayunar", así que tiramos camino de Armilla.

Sigue lloviendo muy muy fuerte, pero la verdad es que excepto por el frio resulta divertido, llega un momento que entre la lluvia, los charcos, los coches que pasan salpicando agua, y el agua que echa la bicicleta de delante uno tiene la sensación de que le falta las gafas y el tubo para poder bucear con comodidad.

Al final llegamos a Armilla y allí nos tomamos un café y una tostadas que a mí me saben a gloria y además en el rato que estamos en las cafetería me doy cuenta de que esos muñones que hay al final del cuerpo son mis manos y mis pies que poco a poco empiezan a recuperarse. Ni que decir tiene que el café es el momento de compartir impresiones y es que al final el día ha sido duro pero divertido sin duda (una batallita más para contar a ..., bueno aunque sea para contarnos entre nosotros) y todos tenemos la sensación de que ha merecido la pena. Sólo falta la vuelta a casa y pensar en la próxima ruta que sin duda, como cada semana, será aún mejor.

Sin duda, un buen día!!!!!































No hay comentarios: