Páginas

domingo, 24 de marzo de 2013

TE TIENE QUE GUSTAR MUCHO ESTO DE LA BTT......

Tarde del sábado: whassaps de quedada con los colegas para el domingo...

FC me propone hacer km, estamos intentando prepararnos para la carrera que se hace en Padul. Son 80km y queremos hacerla lo más dignamente posible...Mi propuesta para todo el grupo de 40BIKE es ir con los coches a Cogollos y hacer una circular pasando por el Collado del Agua. Son kilómetros con varias subidas duretas, especialmente una de ellas. A FC le parece bien peeeero el resto o no quiere madrugar o no quieren sacar el coche o no están en Granada o yo que se...Total que nos apuntamos el Junior (Jorge, FC y Yo). La hora de quedada 8.00am, pero antes de salir decidimos que nos mandemos unos wsp porque amenaza lluvia para el domingo.

Domingo por la mañana: por donde vive Jorge llueve, por donde FC feo y donde vivo yo mala pinta...toca  jorobarse!!!, anulamos la quedada; saco a mi perrillo, compro pan y prensa y a ver la carrera de Alonso en F1, pero a Alonso le han roto el coche. Caramba que mañanita...miro por la ventana y veo que ha mejorado el aspecto del cielo, me visto de biciclista, me pongo las nuevas protecciones y las antiguas porque me voy al Llano de la Perdiz a hacer un Quejigal rapidito y para casa, me coloco el chubasquero ( por si acaso) y a la calle. Son las once más o menos. FC y Jorge si no os llamé a esta hora es porque supuse que ya estariais con planes...

Antes de subir hacia los jardines de la Alhambra por cuesta Gomerez ruedo por Reyes Católicos, Gran Vía hasta la Caleta y vuelta por la calle Elvira. No hay casi granainos por la calle. Emboco Gomerez, con sus puestecillos de marroquinería y souvenir preparados para que los turistas se lleven como recuerdos algo más que las impactantes sensaciones que provoca esta ciudad.


No hace demasiado frío por los jasdines y el silencio junto con el olor a tierra mojada hace que las sensaciones sean magníficas. El rítmo de pedaleo es tranquilo, voy a aprovechar para hacer unas series subiendo así que voy controlando el rítmo cardíaco.Llego a la entrada de la Alhambra y hay una cola de entrada impresionante, muchos de ellos de la tierra del sol naciente. Llegando a la Silla del Moro empieza a llover pero no me importa, me cruzo con bikers y runners de bajada, senderístas, paseantes con mascotas y gente haciendo treking. A todos nos está callendo algo más que un chirimiri, pero es curioso que todos vamos con una gran sonrisa dibujada en la cara. Llego al llano y busco la bajada del Quejigal. Me pongo las gafas transparentes porque no hay mucha luz Y para protegerme de las ramas de los arbustos y la retama y me tiro con la confianza que da llevar el nuevo chaleco de protección, coderas y rodilleras. El suelo, las piedras y raices están mojadas, de hecho por zonas baja agua como si fuera un riachuelillo, pero todo da su juego, todo son sensaciones; la lluvia, el olor a tierra mojada, las ramas y la retama que apartas y que te salpican más agua, derrapes en curvas, pequeños saltos...una gozada. Llego de nuevo a la silla del Moro y me tengo que parar porque el sillín se me ha movido y apunta hacia la próstata... y no tengo la llave de allen para arreglarlo. Aparece un mega grupo de senderistas (como 20 personas) y les pido ayuda, buscan por sus mochilas pero ninguno tiene nada que me pueda servir, que gente tan apaña...

Toca adaptarse, porque ha dejado de llover, me encuentro muy bien y no me apetece volver a casa; pués hagamos series levantado...Termino de hacer la primera subida y me cruzo con un Biker, le pregunto si tiene llave de allen, y me dice que síííííí´, arreglo el tema y sigo para arriba ya sentadito y cada cosa apuntando a su sitio..., y empieza a llover algo más fuerte. Bueno ya que estamos termino y me hago otro Quejigal. Llego arriba y emboco otra vez la bajada. Esta vez la hago un poco más rápido y arriesgando algo más...tanto entorno Camel es lo que tiene. Me cruzo con runners o cabrillas porque hay que ver como van, da gusto verlos bincar por los montes. Llego a la silla del Moro por segunda vez y el cuerpo me pide más...vuelvo a subir pero esta vez la bajada no la haré por el Quejigal no sea que...y busco otra bajada que conecta con la zona llana del Quejigal, pero a la altura o frente a la Abadía. Es un sendero menos rápido pero algo más técnico. Disfruto un montón, pero cuando vuelvo a llegar a la Silla del Moro, ya llevo dos horas y cuarto subiendo y bajando. Toca meterse en la lavadora y reponer fuerzar.


Llego a Granada, ha dejado de llover y hay más ambiente por las calles. Hace más frío o a mi me lo parece,debe de ser que voy calado hasta los huesos...pero dicen que sarna con gusto no pica!!!

El finde que viene tendremos masssssssssssssss, a ver si con más compañía...

No hay comentarios: