Páginas

domingo, 16 de noviembre de 2014

Monachil y Cenes por el Camino de Los Neveros

 
Después de una horrible semana, por la lluvia, y tras dos semanas sin pedalear, por fin hoy domingo he podido salir a dar pedales con mis colegas.


El día ha amanecido despejado y a una estupenda temperatura, de hecho al salir al balcón para coger mi burricleta, y de camino ver la temperatura para decidir los ropajes,  he visto pasar tres grupos numerosos de bikers. A todos se les veía muy contentos a tenor del tono con el que hablaban, seguramente el sol nos pone a todos los andaluces  bastante animadetes...Habíamos quedado a las nueve y media en puente Verde; fuimos apareciendo poco a poco,primero Gilo, luego Yo (Algecireño), F Bolivar, Edu y hoy el premio del tardón fué para Andrés jajaja. La propuesta era una ruta endurerilla pero por los alrededores de Granada.

Comenzamos a dar pedales dirección Los Rebites y en un momento dado Andrés nos plantea una variante a la clásica subida, y nos dice que " nos va a gustar mucho", que "es muy divertida". La cogemos obviamente, somos un grupete de intrépidos, y tras unos comentarios orientativos de lo que se nos viene encima de Edu,  nos disponemos a subir el primero de los tremendos repechos de "la alternativadeAndresiko", mientras intento subir el repecho maldigo el momento en el que le hicimos caso y decidimos ser unos intrépidos chavalotes jajaja, y lo subimos...hubo que parar para recuperarse del asunto, y seguimos pedaleando y viene el segundo de los repechones, y el tercero...este fue imposible, no por la pendiente, que tenía tela, sino por la caída que había a la izquierda...Se veía Cenes y el Llano de La Perdiz, y un helicoptero dándole vueltas, nada bueno seguro...bajadita y subidita. En este punto Edu se desmarca y decide ir por otro lado al inicio del Camino de los Nevero, donde nos volveríamos a encontrar. El resto continuamos con los repechos y los senderos con barrancos mortales hasta llegar al punto de encuentro.





Desde aquí subimos por Los Neveros y en un momento dado tomamos el desvío a la derecha que nos llevaría a Monachil, por lo tanto dejamos de disfrutar de las magníficas vistas de la zona de Cenes, Llano y Alfaguara, y comenzamos a disfrutar de las del valle en el que está incrustado el município de Monachil. Edu en esta ocasión se dio la vuelta, el jodío se pegó ayer 30km corriendo para preparar la que será su primera maratón, que será en Málaga, pero no se quería perder, aunque fuera soooolo media salidita con su peña de bikers. Eso está bien compañero.



El sendero que se perdió Edu, y que disfrutamos el resto está extraordinario, un puntito blando y con mucha retama en la ladera acotando el senderillo illo illo, porque es muy muy estrechito y esa retama, por ejemplo a mi me arreglo lo que pudo ser una buena caída hace unos años...Andrés estaba juguetón y lo disfrutó un montón. Después del senderillo viene la bajada. Ahí van esas fotillos. Como veis, es bastante complicada técnicamente hablando y peligrosilla, pero las burricletas se encargan de hacérnosla más accesibles y disfrutonas. Por suerte el rocoso sendero da al sur y el sol lo ha secado, y esto es fundamental, ayuda mucho...

Cuando lo terminamos hicimos las clásicas y tremendas escalerillas, y aunque el grupo quería volver a "innovar" osea bajar por otra zona, por suerte conseguí disuadirles de la idea, y que me siguieran jajaja, y las bajamos. Son inclinadas y muy reviradas, y las chumberas están desatadas, exuberantes las jodías. Nos llevamos no pocos pinchos en los guantes y chaquetas, pero las pasamos.
Acabamos las escalerillas de marras, y de pronto, mientras nos introducíamos en este importante municipio de Granada, vemos salir mucho humo del bajo de una casa, nos paramos para ver qué pasaba y resultó una situación de lo más inesperada; un lugareño que estaba tostándose su propio café...
          
 
                                                                                                                        De entrada sorpresa e incredulidad, pero descubrimos, tras un rato de charla, sobre todo de FB, que era el propietario de la granaina cafetería "Desi", ¿os suena amigos?. Es aquel lugar en el que este grupete de bikers tenía la buena costumbre de parar para tomar un chocolatillo con churros, antes de comenzar a pedalear..,.y ahí lo dejo, no digoNáMás jajaja. Pues bien, después de estar un buen rato charlando sobre el proceso de tueste y descafeinado del café, y tras cargar FB unas bolsillas de degustación, seguimos pedaleando. Ahora llega un caminillo junto a una acequia, que es la foto de abajo a la izquierda.



Precioso camino cubierto del ocre del otoño,y más cortito de lo que me gustaría. Luego viene una subidita y un repecho durete, que ya subimos hace unas semanas y que hoy superamos con bastante más solvencia, la otra vez lo cogimos un poco más cansadetes. Foto de la derecha la derecha. Paramos para disfrutar de las excelentes vistas.

Lo que ahora haremos es volver al camino de Los Neveros para dejarnos caer hacia Cenes. El sendero está resbaladizo pero disfruton, puedes hacer buenos derrapes pero la rueda agarra. Hicimos algunos saltillos como el de la foto de abajo, y en una zona preparada para ello, y luego les hice una propuesta canallilla,
                 
les llevé a un tranko que hay por estos lares, y que descubrimos de casualidad hace un par de años... total pajiñarse. En una ocasión lo pasé con la burricleta del Carretero, pero hoy me apetecía probarlo con la mía. El caso es que hoy no tenía "el chulo subido", lo llevaba "puesto" porque por la mañana en casa ya decidí cambiar pedales y zapatillas automátic@s por los de plataforma y eché protecciones, peeeero el hábito no hace al monje... de hecho la bajada a Monachil se puso Gilo delante y me vino genial para prácticamente hacer un ceropio. Pues bien,  ataqué el tranko con calma, despacito, gustándome, y lo pasé con más solvencia de lo que esperaba, y es que en realidad estas cosas las pasa primero de cabeza y luego esas máquinas que llevamos hacen el resto...Los compis en esta ocasión no se animaron pero lo harán...
  
Conectamos con la verea de la Fuente de la Bicha, que está estupendamente MAL mantenida, y aunque seguimos sin superar un punto determinado de una cortita subida, es por una roca a la que es difícil evitar, pero se conseguirá un día de estos. Como decía la vereda está como nos gusta a nosotros, con sus árboles caídos, ramas y troncos por los suelos, por todos lados, por cualquier sitio, que te sorprenden y te obligan a llevar a tope los sentidos...
 


Tras terminarla llegamos a la ruta del colesterol, que estaba petadisima de senderistas, runners, paseantes con sus perrillos, padres con sus chikill@s, con y sin bici, ciclistas, había hasta caballos, jajaja fue un ejercicio de fino slalon para poder llegar al punto del "tercer tiempo". F Bolivar se fue para su casa, Andrés nos acompañó hasta la altura del bareto donde solemos parar, y que nos pone esa tapilla de papas a lo pobre y huevo frito con la cervecilla, pero no se pudo quedar para degustarla...Gilo y yo sí..., un par de cervecitas, sus tapitas y el sol por testigo. Luego p´kasa con la mochila cargada de buenas vibraciones, vibraciones que comparto con vosotros con más o menos acierto, jajaja.




Gracias FB por las fotillos, que nunca lo digo pero la mayoría, las mejores, son suyas siempre.





















Este es el track por si os apetece hacerlo


No hay comentarios: