Páginas

martes, 27 de enero de 2015

El invierno llegó a la Sierra de Huetor

Nadie escarmienta en cabeza ajena. Esa debería de ser una máxima, a la hora de decirle a alguien que eso que está pensando hacer es mejor que no lo haga, y así no te frustraras porque a pesar de haberle advertido, no te ha hecho caso y lo ha hecho...; pero no empecemos por el final...

El sábado por la tarde empezamos a chatear en el wsp para ver qué hacíamos el domingo por la mañana. Unos querían ir a Sierra Nevada, y otros a la de Huetor, de pronto alguien opinó que Sierra Nevada estaría nevada y que mejor no, así que la opción de Huetor coge peso...

A las nueve y media quedamos en Recogidas, donde hasta hace poco había una gasolinera. Fuimos apareciendo poco a poco, incluso vino el bueno de Nacho (sobrino de Andrés)que repite, claro que después de hoy no se si volverá..., pero vayamos por partes.

La propuesta era hacer unos kilometrillos más de lo habitual, haremos cerca de 60; y un Cogollos por Cubilas, Calialfaquir, cueva del Agua, y bajada hacia el Sacromonte lo cumple, así que nos pusimos a dar pedales a buen ritmo hasta que llegamos a Albolote y el viento nos pegó una bofetada por sorpresa, madremiademivida lo que nos puede esperar en la zona de olivos..., pero antes de eso tuvimos que parar en Cubillas, en la que ya vamos a tener que denominar "La parada del Andrés" o lo que es lo mismo "pa empesá un pinchaso"jajaja


El día ha amanecido claro claro y la temperatura es fresquita pero perfecta para dar pedales, y si a esto le añadimos un solecito de costado pues todo está en su sitio. Pero como he comentado antes, tenemos un desagradable e inesperado invitado: "ill vento di fronte"...no es que sea permanente, aparece y desaparece. De pronto estás llevando un buen ritmo, has conseguido tu golpe de pedal y zas! ahistaltío (Eolo) para ponerte en tu sítio o en el suyo...suerte que el terreno está perfecto, durito. Pepe va un poco por delante, Andrés llevándole el ritmo y tras él Nacho dando caña. Gilo y yo decidimos ir dándonos relevos para que el viento no nos machacara demasiado. En un par de horas nos plantamos en Cogollos, cargamos un poco de agua en las mochilas y comimos algo.

Ah! se me ha olvidado comentaros que durante el trayecto coincidimos con bastantes bikers, la afición a esto de dar pedales por el campo va viento en popa y a toda vela, incluso uno se atrevió a echarle una carrerita al Pepe!...el chaval llevaba una eléctrica jajaja


Como he comentado, tras un descansillo en Cogollos nos pusimos a dar pedales dirección el cortijo Calialfaquir. Mientras tomábamos algo, el amigo Gilo recordó antiiiiiiiiguos hábitos jajaja.

Si mirábamos a la sierra de Huetor se veía un poco de nieve, pero nada serio. Subimos el cuestarrón que nos lleva a la zona alta del pueblo y tras pedalear diez minutillos nos adentramos en la sierra, y ¿con que nos encontramos? con nieve, muuuuuucha nieve. El caso es que yo creo que no estamos a más de mil cien metros de altitud, pero claro estamos en cara norte...

La verdad es que a todos se nos pone cara de niños al ver la nieve, menos a Nacho claro. Es muy bonito el panorama, el río está helado y el estanque también. Aquí si empieza a hacer fresquete, pero claro dando pedales el frío es relativo. El camino está cubierto y cruje al paso de las ruedas. Estas condiciones hacen que el ritmo sea menor, pero además el bueno de Nacho está un poco cansadete, se ha castigado  más de la cuenta en la zona de los olivos y claro eso se paga campeón!!! pero descuida que eso nos ha pasado a todos.


 Ahí está ese grupo de intrépidos chavalotes dispuestos a dar pedales sobre la nieve. Es menos complicado de lo que puede parecer, es cuestión de no meter mucha tracción y guardar con más cuidado el equilibrio.



Conforme vamos subiendo nos cruzamos con bikers que bajan y nos comentan que se puede subir hasta la fuente pasado el cortijo, pero que desde ahí es complicado...Nos miramos y decidimos continuar la ruta, y llegamos a Calialfaquir. Aquí nos paramos a hacernos otras fotillos y juguetear con los marranicos que están campando y comiendo a sus anchas.


Mientras estábamos jugueteando y haciéndonos fotos, se asoma el cortijero y nos dice "es mejor que no sigais subiendo y os deis la vuelta, es IMPOSIBLE seguir despues de la fuente". "Pakehabrádicho la palabra IMPOSIBLE..."Pues eso, ni caso al buen señor, nos montamos en nuestras burricletas y     p´riba que tiramos y con nosotros otro par de bikers que tampoco hicieron caso. Y es que como dije antes nadie escarmienta en cabeza ajena...



El comienzo de la subida es llevadero con y sin nieve pero Nacho da síntomas de cansancio. Su tito le va animando pero el chaval está sufriendo así que aminoran. Yo ya he hecho este camino con nieve, lo hice el año pasado y estaba bastante seguro de que la nieve iría bajando de espesor a medida que ascendiéramos, hace un sol espectacular más que suficiente para ir deshaciendo los neveros, pero a medida que vamos subiendo la cosa no solo no mejora, sino que empeora paulatinamente, hay momentos en los que es imposible mantenerse sobre la burricleta y hay que bajarse y empujar, pero claro ya metidos en faena...¿te vas a dar la vuelta?, además el paisaje es espectacular, nos lo estamos pasando bien, llevamos ropa adecuada, sobre todo Gilo, al que Pepe le ha regalado unos cubre-pies de neopreno, y va el tío la mar de calentito, y  Pepe está estrenando sus espectaculares botines. Lo único que nos preocupa es Nacho. En un momento dado Andrés duda de si seguir o darse la vuelta, le animamos a que siga porque bajar puede ser más peligroso que subir, pensando en que el camino mejoraría según fuéramos ascendiendo, como el año pasado, pero de eso nada de nada.


Pasamos la fuente y la cosa no mejoraba, paramos para esperar a Andrés y Nacho pero los chavales que subían detrás nuestra nos alcanzaron y nos dijeron que le vieron ir hacia abajo, así que decidimos continuar, y por fin  coronamos, atravesamos las cadenas y llegamos a la pista central. Y esta estaba cubierta de nieve...madremía, ya iba a ser imposible hacer el Mortirolillo y La Cueva del agua, estarían peor que esto...Volvimos a comer algo y nos pusimos a dar pedales. Lo único que podemos hacer es ir con muuuuucho cuidado porque la pista está peligrosa y además, al ser una zona de acceso a vehículos particulares, las familias han decidido subir a jugar con la nieve. Lo que no se es cómo van a salir de esta sierra...



Nos ponemos a dar pedales, empezamos a encontrar todo tipo de coches en las cunetas y la peña disfrutando de lo lindo tirándose bolas de nieve, haciendo muñecos,  y revolcándose. Son las dos y media y algunos deciden empezar a bajar y no les resulta fácil darle la vuelta a sus coches. Cómo estará el suelo de helado que tanto Gilo como yo nos pegamos un costalazo, suerte que ibamos muy pero que muy despacito, porque el hielo está duro de kohone!

No tardamos mucho en dejar el hielo y pasar al asfalto, incluso hicimos alguna veredilla que luego nos obligaría a parar en una gasolinera para quitar el barro que se nos agarró. Bajamos por Viznar y llegamos a La Cartuja la mar de contentos del día echado. Por suerte Andrés y Nacho también llegaron bien a sus casas. 



El finde que viene.....masssssss

No hay comentarios: