Páginas

martes, 11 de octubre de 2016

¿Te apetece vereda nueva en La Sierra de Huetor?



Así rezó el mensaje que Javier me mandó por wsp








Muy tempranito, como podéis comprobar en la foto, quedamos en Puerto Lobo, Jesus, Paco, Javier y servidor (Algecireño).

Bajamos las bicis del coche y antes de las ocho y media ya estábamos pedaleando por la pista, peeeero hoy comenzaremos bajando; biiiieeeennn!!!

Tras un ratito de pedaleo nos dispusimos para hacer la primera de las trialeras; paramos, bajamos hasta lo más profundo las tijas, y nos colocamos las protecciones, bueno todos menos yo (se me han olvidado...) peeeero antes de comenzar la bajada, tratamos de meterle un poco de aire al amortiguador de la bici que hoy lleva Javier. Sus dos burricletas están en taller, y le han dejado una.

El comienzo de la trialera es complicado, muy complicado. Es bastante inclinada y revirada, con muchos losquillos sueltos; y yo sin mis protecciones...Trato de no perder la rueda de los compañeros. Superada esta primera parte, el sendero llanea más y se estrecha mucho mucho. A la derecha hay un tajo/mala caída, pero voy la mar de tranquilo porque le he puesto zapatos nuevos a mi rueda delantera, y se nota, vaya que si se nota. A ambos lados del sendero hay matorral de ese que te va arañando las piernas y brazos, y que cuando acabas parece que te hayas peleado con un gato...

En un momento dado hay que subir junto a la bici unos 50m para volver a subirte y seguir disfrutando del sendero. Te vas encontrando con tranquitos, y con trancos, y de pronto, Paco y Jesus paran en seco para avisarme de un obstáculo al que hay que prestar especial atención. Nos ponemos en marcha y llegamos a la altura del tronco que hay que salvar. Pasa Paco, detrás Jesús y servidor le mete algo timorato, y aunque lo paso bien, al bajar la rueda delantera no lo hago perfecto, por donde la bajaron Paco y Jesus, y salgo por el manillar...hay que jorobarse que esto te pase el día que no llevas las coderas. Por suerte no es nada, ni chapa y pintura, y seguimos pedaleando.

Esta trialera conecta con otra que hicimos hace unos meses. Ahora el terreno es diferente, más resbaladizo e inclinado pero la rueda se sigue comportando de maravilla, se agarra más que un "chotis", los chicos me avisan de trankako, y de por donde hay que meterle, les hago caso y lo salvo con nota, después más curvas cerradas hasta llegar abajo.

Hasta aquí la primera de las trialeras nuevas. Ahora vamos por un senderito hasta llegar a una pista que lleva a la fuente de La Teja. Todos vamos bastante contentos, las trialeras son divertidas, muy divertidas, y no les falta de nada, bueno que fuera más larga, pero eso es posible, y como decía el torero "lo que no pueser no pueser y ademas es imposible"

Bueno todos no vamos muy contentos, Javier va regulardekontento. Se le olvidó ajustar bien el "Sag" de su amortiguador en casa, el intento que hicimos antes de empezar a bajar la trialera no ha funcionado, y apenas le queda amortiguador despues de subirse...subiendo por la pista intercambiamos las burricletas, usamos la misma talla de bici, pero está ralladete y decide volver a los coches subiendo por el Mortirolillo, aunque antes se acerca con nosotros a ver por donde está la entrada de la segunda trialerita nueva del día.

Nos aproximamos al inicio, pero por más que me decían Paco y Jesus por donde estaba el sendero, yo no lo veía, la vegetación no me dejo verlo hasta que estuvimos encima. Todo está muy salvaje.

Paco y Jesus pudieron localizarla porque unos días antes la subieron a pie desde el final, hicieron el camino inverso al de hoy. La bautizaron como "El Balcon de Catialfaquir". Es bastante divertida aunque más cortita de lo deseable;  es muy muy inclinada, con sus trankitos y algunas curvas que se las trae...y desemboca, más o menos, a la altura de la fuentecita que hay en la pista que sube desde el cortijo de Calialfakir, hasta la pista central de esta sierra.

Terminada la trialera, comenzamos a subir por la pista. Se hace rápida, y casi sin darnos cuenta llegamos a la altura del Mortirolillo, y ¿a quien creéis que nos encontramos bicheando senderos "nuevos" en las inmediaciones del Mortirolillo?, a Javier jajajajaja. No se había vuelto a los coches, a Puerto Lobo, así que continuamos juntos.







Paramos a comer algo en los alrededores del sendero que nos lleva a La Cueva del Agua, y tiramos hacia ella. Es una subida muy muy pedregosa muy muy exigente y muy divertida. A mi me encanta hacerla así que le meto con ganas. Paco y Jesus van delante cual cabrillas los jodios... El primer gran tranko lo paso a medias, desequilibrandome en la salida, en el siguiente trankako tengo que cambiar la habitual entrada porque bajan unos senderistas y claro, no lo paso, los demás los voy pasando hasta llegar cerca de la cueva y allí esperan los compis.
























































































En la bajada hasta la Cruz de Viznar hay un saltito la mar de divertido, que ni Javier, ni Paco, ni Jesus conocen así que me coloco delante para indicárselos cuando llegáramos a su altura. Hacemos rápido el tramo pero con cuidado ya que hoy domingo hay senderistas por estos lares. Llegamos al saltito y le tiramos. No es gran cosa, pero está bastante bien, mola que esté y mola hacerlo.

Al llegar a La cruz de Viznar le tiramos a la izquierda, por la "umbría", la que últimamente subimos con más pena que gloria. Nos encontramos a mitad de la bajada con una fila interminable de senderistas, inmediatamente bajamos el ritmo mientras se hacen a un lado, y curiosamente nos dan ánimos, y algún que otro aplauso, deben de ser de fuera de graná jajajajaja.

La bajada esta es maravillosa, no tan complicada como la otra cara pero mas larga y juguetona.  Tiene toooodas esas cosas que te hacen sufrir subiéndola: raices, rocas, trankos, curvas cerradas con rocas, con trankos y raíces, etc etc. peeeero hoy toca p´bajo, y es otra cosa...

Al llegar a la pista nuestras caritas son de puro disfrute, bueno Javier no ha podido disfrutarla tanto como a él le hubiera gustado, pero ahí estaba el tío como un campeón.

Poco después llegamos a los coches, y tras charlar un ratito, ha sido una ruta bastante rápida y hay tiempo para ello, cada uno tiró para su Graná.

Espero que os haya gustado, yo lo he vuelto a pasar de cine...

No hay comentarios: