Páginas

martes, 12 de septiembre de 2017

Ya tocaba un Castillo de Moclin



La última entrada que hice en el blog fue el 21 de agosto, y a pesar de ir al "área Zubia", pasamos muuuucho calor. Hoy, 10 de Septiembre, vamos a hacer una ruta más rally que otra cosa y con poca sombra, pero la temperatura ya es otra, hace hasta fresquito.









Más o menos a mediado de la semana pasada mi colega Eduardo cuelga en nuestro chat de "Enduro" una propuesta, en principio nada de su estilo, para el que no conozca el destino; yo que lo conozco, se lo que nos espera, y aun así le doy el ok, y conmigo Rafa, el tío de este, y un amigo mío de Sevilla, al que han destinado a Granada, y que me llamó para pedalear juntos. Al final, ni mi colega sevillano ni el tito de Rafa pudieron acompañarnos, así que Edu, Rafa y yo (Algecireño) nos citamos a las ocho y cuarto en Puerta Real, para ir a Moclín... a su castillo, y hacer una bajada exigente.








Como te he comentado, conozco la ruta de una excursión a pié que hice hace un par de años. Tiene una subida absolutamente tremenda, de lo más duro que he hecho nunca. Te mentiría si te digo que tenía claro ir, de hecho estuve buscando excusas para caerme de la convocatoria, pero se que Edu me iba a pillar jajajaja, así que no le di más vueltas y fui.

El camino es en gran parte por asfalto: Maracena, Albolote, Urbanización fantasma (no vive nadie) a los pies de Sierra Elvira, con campo de golf, otro poquito de carretera, otra urba, pisteo entre olivos, otro poco de asfalto, y llegada a Moclín.





Para la ocasión saque a pasear mi burricleta rally, mi querida e incombustible Giant. Edu le pillo la Trek (juguetona y ligera ella) a su hijo, y Rafa se cogió la Specialized eléctrica (un pepino e-bike...)  


Antes de hacer la bajada hacia Moclin, paramos en la carretera y Edu nos dijo por dónde íbamos a subir; se me pusieron los pelos como escarpia chavalote!!! Ahí te asaltan los pensamientos "y a mi quien ma mandao meterme en este berenjenal" "con lo agusto que estaba yo en la cama" "un Llanico y p´casa la mar de contento"...en fín, ya era tarde.





                      Ese monte que veis rocoso y con vegetación es el que hay que subir


A mi me estaba dando problemas el tuberless de la rueda trasera, se me desinflaba, así que ya en Moclin, a los pies de la subida, le metí una cámara y asunto arreglado. Si encima de la subida que hay que hacer, la hago sin presión atrás me muero.

Comenzamos a subir, y ya hay que sacar toooodo el hierro del mundo: viva el molinillo!!! Un poco de asfalto al principio y enseguida pista estrechita y mumalmantenia. Un par de senderistas nos van acompañando... La pista es reviradilla en esta primera parte, y tiene mucha arena, lo que dificulta mucho la tracción, pero se pasa. Llegamos a un rellano que nos permite coger aire, y repechondelaleche que nos mira fijamente a los ojos...Edu se envalentona y le mete; Rafa enchufa el sistema y lo supera sin problemas; y yo, pues le tiro con más fe que otra cosa, y mirando el final de la rueda, sin levantar la cabeza. Me recuerda a la subida de la "Ermita de los 101"


Me parece increíble haberlo superado, pero esto no es nada para lo que nos espera...Unos metrillos para recuperar pulsaciones y otra zona brutal, y otra. Edu va por delante, y tras él Rafa. Después nos espera un interminable, y el peor de los repechos, suerte que hay un mirador que te da un respiro, y tras él otro repecho que no sabes cuando termina porque hay curva de izquierdas. Creí que me iba a morir, el corazón se me iba a salir por la boca, las pulsaciones disparadas, cerca de 190ppm. Paso la curva, y milagrosamente se suaviza la pendiente, aunque sigue picando p´riba hasta llegar al barrio que hay a los pies del castillo.






No creas que se han acabado las cuestas, nooooo; una vez que hemos cogido aliento, seguimos subiendo hasta llegar cerca del castillo, a sus pies, y a la cabecera del sendero de bajada...Ahí, una guiri que paseaba con su perrito nos pregunta que por dónde hemos subido con las bicis. Se lo decimos y palidece jajajaja; aprovechamos para que nos sacara unas fotillos antes de empezar a bajar.






El sendero de bajada es estrecho y muy juguetón, y el desnivel va de menos a más. Bajamos tijas, abrimos suspensiones y horquillas, y aaaaaa juuuuugarrrrrrr!!!!




                                                 Presta atención a esta curiosa señal...



Al principio es bastante "limpio" aunque con algunos surquitos que hay que atender. Luego va esquivando roquitas y aumenta bastante el desnivel. Es muy divertido, mucha curvita cerrada y pinos, que dan para hacer "virguerias", y llegando al final de esta parte bajamos unas escalerillas. 

No está nada mal eh!!! casi que empieza a compensar tanto sufrimiento de subida...









En este punto ya nos empezamos a encontrar con senderistas de todas las edades. Los más jóvenes alucinan viéndonos ir sobre las bicis por esos senderos. Charlamos un ratito, comemos algo y continuamos el viaje.

Lo que viene ahora es cada vez más complicado. El sendero se estrecha mucho, y aparecen rocas y trancos. Unos senderistas mayorcetes tratan de avisarnos de la dificultad del terreno por el que vamos a bajar "¡oye tened cuidado que...!" pero ya era tarde, ya estamos liados jajajaja Edu abre paso, lo cual es una garantía, y tras él yo y Rafa.







La bajada es muy técnica y el sendero rocoso y estrecho, algo más de un metro y con mumalakaida a la izquierda, pero nos concentramos en ir tramito a tramito, trankito a trankito, pasando unas dificultades tras otras, y le añadimos unas curvas cada vez más cerradas, unas de izquierdas, otras de derechas, y muy inclinadas, hasta que se hace casi imposible "curvar"; ya no entra la bici y mi "trial" no me alcanza para más, así que he de enderezar con pie a tierra las últimas curvas, aunque no lo que hay entre ellas...un montón de rocas y más trankitos; apenas nos separa del "hostion" una cuerda sujeta a palos inestables, en mal estado...











Normalmente estos terrenos los lidio con mi otra bici, mucho más preparada para darme juego para estas dificultades (horquilla, geometría, etc), así que el haberlo hecho con mi Giant y sin hostiarme es una pasada. Edu está contentísimo con el rendimiento de su Trek, es la segunda vez que hace esta ruta en bici, y sus sensaciones han sido buenas. "Ha merecido la pena tanto esfuerzo eh Luisiko" me dice er gashon jajajaja. Rafa ha disfrutado bastante, aunque en algunas partes no tanto, pero ahí estaba er tío, enterito y peleando con la montaña!!!












Mirando hacia arriba, puedes apreciar la pendiente que hemos bajado. Es tan rocosa la bajada, que apenas se intuye el sendero por el que hemos bajado, de no ser porque se ven las cuerdas que lo acotan.


Hemos tenido mucha suerte de no habernos encontrado senderistas en la parte más radical de la bajada, solo al principio nos los cruzamos; no se cómo habríamos solucionado el tema del espacio... 










En la parte que haremos ahora si que nos los encontramos, pero es sencilla la convivencia porque no hay tajo por ningún sitio. Luego la pasarela anclada y que cuelga de la montaña, y llegamos al puente de madera. Menudo susto me lleve!!! Se mete Edu y tras él yo, pero no calculé que el paso de Edu moviera tanto el puente colgante. He pasado más miedo que en la ruta de Majalijar ( http://40bike.blogspot.com.es/search?q=majalijar ) y mira que ahí pase miedo con los Toros... Pues bien, Edu terminó de pasar el puente y yo me tuve que parar o me caía, pero como todo se movía tanto, el suelo del puente, no encontraba la cuerda a la que agarrarme...OFUMAEMIAKESUSTO jajajaja.






Desde aquí hasta el final del sendero nos fuimos cruzando con más senderistas. Los más jóvenes nos miraban como queriendo venirse con nosotros jajajaja. Llegamos a Moclin y comenzamos a subir por la carretera que antes nos bajó al municipio. 

Pensamos que nos iba a costar mucho esfuerzo subir esta parte, pero la verdad es que la hicimos con bastante solvencia. 

Al terminarla, viene un llaneo la mar de oportuno, y te encuentras, aunque muy a lo lejos, unas vistas preciosas de Sierra Nevada de frente, a su izquierda la Sierra de Huetor y a la derecha Sierra Elvira; una pasada!!!





















Tras terminar la carretera,  o mejor dicho en un momento dado la dejamos, y nos adentramos en una zona de olivares, en la que nos esperaría un par de repechos, no muy fuertes, pero larguetes, y con lo que ya llevamos...pero sorprendentemente tambien los pasamos bastante bien. Aunque Lorenzo pegaba, no hacía mala temperatura.







Luego cruzamos las urbanizaciones, buscamos Albolote, Maracena y Graná, donde dimos cuenta de unas cervecillas, por cierto perfectas de temperatura, ni muy frias ni poco, y con sus buenas tapillas. Como había hambre no me dió tiempo a las fotos...



La ruta me ha resultado estupenda, mucho mejor de lo que esperaba. Es verdad que hay más asfalto de lo que nos gusta, y que estamos acostumbrados, pero el premio bien merece el sacrificio. La he terminado mucho mejor que la empecé. Edu,sorprendido, se reía; cosas de la edad le digo yo. Te vuelves más "diesel" con el tiempo.





Espero que te haya gustado lo que te he contado, y si te apetece me lo puedes hacer saber jajajaja. 





 


Prueba a hacerla y ya verás como compensa todo.










No hay comentarios: