Páginas

viernes, 2 de julio de 2010

1/7/2010 - PRIMERA NOCTURNA 40BIKE (Granada - Cogollos - Alfaguara - Granada)

Kms: 55 (Más de la mitad en la absoluta oscuridad)

Compañeros, mañana colgaremos fotos y vídeos, y haré una crónica maravillosa de la ruta. Pero hoy no quería acostarme sin compartir con vosotros que dos miembros destacados del grupo (Robles y FC) han iniciado una nueva época en la historia de nuestro más que honroso club ciclista.

Han comenzado las rutas nocturnas!!!!, las maravillosas rutas nocturnas, donde se puede disfrutar del silencio y de los ruidos de la noche. Donde los sentidos tienen que agudizarse para poder percibir todas las formas adormecidas por las oscuridad de la noche.

Haremos más, muchas más, y probaremos los TR801 de Fernando, y picaremos a Luis para que se compre sus foquillos, pero nunca, nunca, nunca más se hará la PRIMERA RUTA NOCTURNA porque esa ya la hicimos José Manuel y yo ;-) ;-) ;-)

Tras esta breve introducción, dolorosa pero necesario, paso a mi narración habitual:

Ruta: Granada - Cogollos - Alfaguara - Granada
Kms: 55
Fecha: 1/7/2010
Miembros Destacados:
              Jose Manuel
              Fernando C.

Todo salió tal cual lo habíamos planeado, a las 18:30 salíamos del trabajo, a las 19:15 me recogía JM en la puerta de mi casa y a las 19:30 como muy tarde estaríamos en camino de lo que sería un nuevo hito en la breve pero intensa vida de nuestro club ciclista.

Lo primero preparar las bicis para la noche colocando los focos en la postura y en el angulo adecuado, y además dedicando un rato a observar las nuevas ruedas de la bici de JM.







Fijaros lo bien que lucen nuestras ALSON (que debe ser el equivalente a ACME en HongKones) de 7 lets.

La luz que muestran las fotos no presagiaban la intensa jornada nocturna que nos esperaba.

De aquí hacia el pantano para afrontar la archi-conocida ruta hacia Cogollos y Alfaguara, se trata de una ruta más que interesante para las tardes de verano y que además nos daba confianza para el nuevo reto a afrontar.

La subida hacia Cogollos fue muy intensa, creo que la emoción ante las nuevas sensaciones aún desconocida hizo que nuestras piernas rindieran a alto nivel. Los 16,7 de media con los que llegamos a Cogollos dan una idea del ritmo impuesto durante esta fase de la etapa.

En Cogollos teníamos previsto una parada donde esperar a que la noche acechara acompañada de una o varias cervezas. Creo que la cerveza no es elemento dopante pero estoy seguro que la cebada repone energías y permite afrontar el resto del camino con mayor optimismo ya que salimos del bar totalmente recuperados.

Sobre las 21:30 tomábamos las rampas que nos llevan a la parte alta del pueblo donde enlazamos con el sendero que nos lleva hasta la Alfagura.

El aclimatamiento al cambio de luces fue perfecto ya que el gradual paso de tarde a ocaso, de ocaso a noche y de noche a noche cerrada nos permitió ir experimentando sobre la posición y el angulo ideal para llevar nuestros maravillosos focos.

Cuando llegamos al río que marca el cruce con el camino que lleva a Nivar ya se empezaba a notar la necesidad de añadir la luz de nuestros focos a la natural que ya empezaba a escasear. Poco a poco el haz de luz se hacía más nitido y todo aquello que quedaba fuera de este ámbito empezaba a verse difuminado hasta desaparecer.

Al llegar a la granja la abundante vegetación nos hizo entrar en la magia de la noche y a mitad de camino entre la granja y la alfaguara llegó la noche cerrada. A partir de este momento empezamos a descubrir las nuevas sensaciones.

De fondo se oía algún pájaro (que no pájara) que se asustaba a nuestro paso, el canto de algún búho que vigilaba nuestro lento ascenso, el sonido del viento sobre las copas de los arboles y ... y... nada, no se oía nada más, absolutamente nada más, si acaso el cencerro suave de alguna vaca que se desperezaba en alguna granja cercana.








Era el momento de apagar nuestros focos y disfrutar del maravilloso o incluso inquietante silencio (que nos hizo recordar al fantasma de Berta que según cuenta la leyenda vaga por estos parajes y que de vez en cuando se aparece a algún ciclista despistado)

Nos os podéis imaginar la sorpresa cuando apenas a 15 - 20 metros cruzo el camino un zorro, un enorme zorro, seguramente asustado por la potencia de nuestros focos. También me llevé algún que otro susto, uno casi me lleva al suelo, por los ruidos repentinos de la noche provocados por alguna desvandada de pájaros repentinamente despiertos en mitad de la noche.

Poco más os puedo contar, hay que vivirlo y hay que disfrutarlo para poder apreciar la belleza de no ver nada y poderlo imaginar todo.

Seguro que repetimos, seguro que la semana que viene o la otra montamos otra nocturna, pero nunca olvidéis que cualquier otra será la segunda o la tercera o la n-enésima porque la PRIMERA, insisto, la PRIMERA la hicimos JM y FC (=;-)).

Contaros también que los focos funcionaron a la perfección, aunque cuando incorporemos el frontal la cosa mejorará algo ya que permitirá disponer de iluminación donde apunte nuestras cabeza y no según la orientación del manillar (aunque parezca increíble casi nunca coinciden).

Hay que evitar las zonas de carretera, aquí la iluminación no es suficiente y el miedo que se pasa cada vez que cualquier coche te adelante es muy fuerte 




Pronto más...

La verdad es que las cámaras "CHINOS SA" que tenemos no están preparadas para la oscuridad. Aunque hemos hecho bastantes tomas no se ve casi nada. Cuelgo tres vídeos donde al menos se puede ver algo para que podáis sentir lo que hemos experimentado esta noche.





1 comentario:

Anónimo dijo...

BUENA CRÓNICA AUNQUE UN POCO.....¿ÑOÑA? ES ENVIDIA PURA, RESPECTO A LO DE LA CÁMARA DE VISIÓN NOCTURNA FM DEBERÍA DE ESTIRARSE ALGO ¿NO? QUE LOS GPS, LAS CÁMARA DE VISIÓN DIURNA Y EL PORTABICIS YA LOS TENEMOS, JAJAJA