Páginas

miércoles, 28 de septiembre de 2011

GRANADA-COGOLLOS-QUENTAR-GRANADA



Menudo rutón nos marcamos el domingo (http://es.wikiloc.com/wikiloc/spatialArtifacts.do?event=setCurrentSpatialArtifact&id=1632175). El objetivo era dar un vueltón bastante decente: más de 85km con un desnivel de 1.500 y completados a casi 16k/h. Atravesamos la Sierra de la Alfaguara y aparecimos en el pantano de Quentar y todavía nos quedaría la bajada hasta Granada y tomarnos unas cervezas bien fresquitas.

La jornada comenzaba a las siete y cuarto de la mañana ( si nos levanamos pacurrar no le pongamos pegas padisfrutar...) con la incertidumbre de si el Martinez vendría, peeero no vino así que el Robles y servidor (Algecireño) tiramos a por el Carretero, que nos esperaba enloartolaburra...

El ritmo era trotón mañanero pero sin pausa excepto para remediar un molesto ruidillo en mi Giant que el Carretero acertó a diagnosticar y solucionar. Hacía bastante fresquito, ya se sabe que en Granada en septiembre las mañanas son así, de manera que ibamos con nuestros manguitos puestos pero las manos heladas y así hasta Cogollos. Suerte que esta parte de la ruta es entre olivos que dejan que el sol te caliente.

Yo estaba estrenando unos pies nuevos y la verdad es que lo note bastante, había repechitos que los salvaba con más facilidad que en otras ocasiones.

Llegamos a Cogollos y dimos cuenta de nuestro buen desayuno: cafe, tostá de tomate, aceite y jamón (más finico y rico que en otras ocasiones) y nos pusimos en marcha, pero a propuesta del Robles esta vez subimos por un caminillo distinto por el pueblo, para así salvar los rampones que tanto nos cuestan después del cafelillo.

El primero de los ascensos por la Sierra de Huetos lo hicimos metiendo un poco de resistencia y a buen rítmo y una vez coronado tomamos un refrigerio. De ahí fuimos buscando el cruce con la A 92 dirección Guadix y hasta allí la verdad es que fuimos pasando por unos parajes acojonantes y entre grandes pinares.

Para mis compañeros de ruta el paisaje no era nuevo pero para mi si, así que supongo que disfruté un poco más que ellos.

Una vez cruzada la autovía (por debajo) cogimos una pista bastante buena y con subeibaja. Aprovechamos una sombra para tomar otra barrita. En el ratito que estuvimos nos encontramos un par de grupillos de bikers. El paisaje de esta zona es distinto, el arbol es más bajo, cambiamos el pino por la encina.

Por momentos la pista empezaba a empinarse algo más muy poco a poco y el terreno estaba más suelto hasta que tras una curva a la derecha y sin previo aviso, nos encontramos con la última y más dura pendiente con un desnivel interesante, pero lo que dificultaba la pedalada no era eso sino el chino suelto que había y que impedía la tracción. Después de coronar ya era casi todo cuesta abajo.

Dejamos la pista para empezar a descender por caminillos que no eran trialeras pero si peligrosillos. Las vistas por esta vertiente son espectaculares ya que se ve Sierra Nevada de costado. Paramos para tomar otra barrita y hacer unas fotillos ( que espero suba FC). En algún momento de la bajada debi golpear mi plato grande con una piedra porque lo doble y ya no pude meterlo en todo el trayecto.








Casi sin darme cuenta, y tras ir serpenteando junto a álamos que acotaban un riachuelillo hemos llegado al pantano de Quentar.

Que bonito!, que disfrute!.

La temperatura sigue siendo muy buena y lo que nos queda ahora son unos kilómetros de carretera, que en domingo no es recomendable pero lo hacemos lo más rápido posible y sin sustos. Llegamos al encuentro con la ruta del colesterol y no paramos en una terraza a dar buena cuenta de unas cervezas con sus buenas tapas.

De aquí hasta que nos despedimos solo merece comentar que a FC se le volvió a caer un tornillo, bueno a su máquina, jajaja.