Páginas

miércoles, 29 de marzo de 2017

La Zubia y sus secretos nos esperan hoy...





Decidir burrakear por esta zona de Granada, son palabras mayores. Digo esto, porque la última vez que vine, también con un montón de fieras, me pegué una hostia con todas sus letras, y es que las provocaciones que por aquí encuentras son muchas, y de muchos tipos...pero vayamos por partes.

Sobre el jueves empezamos a mover el chat para ver cómo estaba el patio, y estaba tímido, arrancaba poco a poco, como acostándole. Se plantearon varias opciones, y la peña se decidió, ya el viernes por esta: La Zubia, o lo que es lo mismo, subil subil subil hasta rebentar, para bajal bajal bajal hasta también rebentar jajajaja.

Ya sabes que no me vuelve loco la idea de madrugar, pero que si hay que hacerlo lo hago con más gusto que tó, peeeeero la peña, con aquello del cambio de hora, quería remolonear, así que a las 10 en el CC Serrallo nos encontramos Edu (gran valedor y conocedor de la ruta), Gilo, el tardón: Pepe y servidor (Algecireño). A Carlos lo recogimos, en Huetor, y con Alex, Emi y Jorge nos encontraríamos a los pies del circuito DH. Y este es el peasodegrupodebikers que hoy nos hemos juntado.










Nos hicimos esta bonita foto, aunque el momento foto tuvo su gracia, Pepe puso la opción de que se hicieran tres fotos, tras intervalos de varios segundos, y nos íbamos cambiando de lugar/postura rápidamente. Fue muy divertido, cualquiera que nos viera fliparía, pero es que somos asínnn.









Los primeros repechos, como siempre, cuestan un poco, y si Carlos es el que tira, chungo, pero por algún motivo se paró, y toooodos lo agradecimos jajajaja.

El día ha amanecido increíble. Hace tanto sol, que ir entre pinares está más que bien. Es un sendero marcado por un espacio lleno de pinos. Esta parte es sin peligro alguno, pero jodíaketekagasp´riba. Edu es el que nos va guiando, es su territorio, el amo del lugar. Poco a poco se está apuntando a las quedadas así que a esta no podía faltar. Como buen anfitrión que es, trató de enseñarnos sitios nuevos, nos llevo a la cueva del Gato, donde sacamos esta fotillo. Allí había una chica y un chico practicando escalada libre...no tiene mérito el tema!!!





Si veis a la derecha de la foto, hay alguien colgando. 




Tras interrumpir la paz de esta pareja, continuamos subiendo por el senderillo. Ahora se ha vuelto más juguetón y rocoso hasta llegar a la altura de un cortijo. Son un conjunto de casas rurales.







A tomaporkulo la manga larga








Lo que ahora hacemos es pisteo del bueno. Poco después llegaríamos a un senderillo juguetón, que se recorre mientras serpenteas por las laderas de estas montañas, y ya si, con peligro. ¿Porqué digo esto? pues porque tiene un repecho inicial de poca broma, que mengua aaaaaalgo tras los primeros 25 metros, y que a la izquierda tiene la clásica mala caída...

Adornemos tanto susto. Es una pasada de bonito, con un montón de pinos y vegetación, claro, si consigues levantar la cabeza en algún momento para verlo.

El primero que le mete es el "loco" Jorge, pero se topa con el tranco y la raíz y se apea. Luego Carlos, pero va tan rápido que se va hacia la derecha, donde está la raíz imposible mas trankito jodío, y eso hace imposible que lo supere. Detrás he tirado yo, con más fe que otra cosa, pero al ir más despacito, yo soy de los trotones, me da tiempo a meter la rueda por la izquierda, donde hay un pequeño espacio entre la mala caída y la raíz, que te permite salvar esta primera infernal parte.





Edu metiéndole a la subidadelamuerte








Mis amigos van tirándole detrás. Voy venciendo metro a metro, palmo a palmo, la pendiente. Oigo, tras de mí a mi peña dándome ánimos, y claro, uno no es de piedra, tiene su orgullo; ¿vas a echar pié? nooooo, asíkerebientes jajajaja, pero te vas debatiendo (me bajo, no me bajo) tooollllllrato, porque el jodío sendero, por cierto más joio que bonico, y bonico es un rato, no te da apenas tregua. 

Cuando crees que ya se suaviza, noooo, te sigue pidiendo más y más. En fin que lo supero. En un momento dado me paro y Jorge y Alex se ponen delante y van tirando hasta coronar...mekagonlaleche kopón!!!













Aprovechamos para coger aliento, aunque aún hay que superar un par de repechos más, antes de llegar a la pista que sube hacia la urbanización de Cumbres Verdes. Al llegar a este punto, nos vamos por una pista a la derecha. Ahora no hay ni un pino, pero de frente tenemos unas espectaculares vistas de Sierra Nevada. Verdaderamente, es una preciosidad el campo que disfrutamos en Granada. Somos muy afortunados.




Momento caballito y mirada p´tras...




Esta pista te permite recuperarte del esfuerzo realizado. Llevamos un montón de km de subida con un desnivel acumulado más que considerable.










Al llegar a los pies de la verea "Las Pipas", hay una alberca la mar de grande y a los "habilidosos" del grupo les da por probarse...










A pesar de la fe que les tengo a Carlos, Emi y Alex, quien por cierto en un momento determinado de la ruta me comentó que necesitaba mejorar sus equilibrios, ¿pues donde estaremos los demás...? yo les veía en el agua, bueno yo y el resto del grupo, y lo jodío del asunto es lo que me venía a la cabeza ¿cómo los sacamos de ahí si se caen? ¿y si se cae la bicicleta también? en fin, que los cracks pedalearon con mucha seguridad y solvencia, sobre el puñetero murete que separaba el agua de la tierra, que no medía más de dos palmos de ancho.
















Terminado este extraordinario momento, nos metemos en "Las Pipas". Este sendero va hasta el Canal de la Espartera. Yo suelo hacerlo de bajada, y es la mar de rápido, pero hoy toca de subida. Nos colocamos en fila india, es estrechito, con Jorge a la cabeza y le vamos tirando. No es muy exigente la subida, pero el roqueo y la piedrecilla suelta dificultan mucho tanto el pedaleo, como el equilibrio, pero se va haciendo poco a poco.





El Trevenque empieza a vigilarnos










Zipi&Zape



Llegamos al canal. Emi se encuentra con un colega Argentino y charlan mientras nos reponemos y comemos algo.








Al ver que Edu y Jorge no llegan nos preocupamos. Gilo deshace el camino para ver si  los encuentra pero no hay suerte. En estas me llaman, que nos están esperando al inicio de una trialera, camino de "La boca de la pescá" ¿Por dónde habrán ido, que no les hemos visto? 

Nos montamos en las burricletas y diez minutillos después ya estábamos con ellos. Emi les "abronca". "¡¡¡Qué es eso de saltarse la parada de la Espartera!!!", "copón!!!" les espeta. 

Nos ajustamos las protecciones, ponemos barbuquejos yyyyyy comienza la fiessssssta. Empezamos a bajarrrrr!!!!

La trialerita que hacemos es cortita, muy juguetona, con tranquitos y roquitas, la mar de exigentes. Es más de habilidad que de velocidad. Está bastante escondidilla la jodía, sobre todo la segunda parte. Por poco nos dimos la vuelta al no encontrar la otra parte de la bajada jajajaja. Al terminarla, nos conectamos con la pista que sube hacia el Canal de la Espartera, pero nosotros ya no subimos masssss, bajamos en busca del Rock&Roll.

La bajada por pista unos la hacemos a dos ruedas, al estilo clásico, el de tooooda la vida, mientras otros van a una...








Llegamos a la entrada de una de las opciones que tienes para bajar. Que yo sepa hay tres. Se colocan Carlos, Emi, Alex y Edu, y el resto detrás dándolo todo. No tardamos mucho en perderles de vista, van zumbando, y sobre todo porque has de ir tan centrado en lo tuyo, que apenas te queda capacidad para ver lo que hace el de delante, que siempre ayuda, al menos a mi, para ir decidiendo si hago lo que el de delante hace o innovo...

El comienzo es rápido, de locos, y enseguida te encuentras con dos "V"; has de ir a por ellas con decisión o te quedas corto al subir, pero si te pasas de velocidad y vuelas más de la cuenta, te esperan unos lindos pinos que te darán el alto con firmeza, sin tibieza, más curvita a la izquierda en ambos casos. Se pasan, y bien por cierto. Después de eso, ni me acuerdo; es un no parar de esquivar, trazar, saltar, aterrizar y volver a esquivar, trazar, saltar y aterrizar, ofú maemíademivida que disparate.

Tras esta parte, con un suelo perfecto de dureza, viene una zona de roqueo interminable, con curvitas, peraltitos y saltitos sobre rocas. Lo pongo en diminutivo porque es así. A veces no acabo de trazar bien la curva despues del peralte y hago rectos...ya me entiendes, pero como estas bicis son tractores y uno ya ha aprendido a echar el culo p´tras, pues vamos cumpliendo. 

Aquí hay momentos en los que a Edu, mi referente, ni le veo, y mira que eso es difícil con el color de su burricleta, pero es que a veces el camino desaparece, has de inventártelo, y de pronto le ves y apuras todo lo que puedes, para que no se te pierda de nuevo, y aparece de nuevo el sendero, biiiiiennnnn.








El final de esta parte es con un megatranco, que nunca había hecho, hasta hoy, y después un super salto, al que obviamente no le tiro, pero sí Emi, Alex y Carlos. El resto nos paramos a disfrutar del espectáculo, porque una cosa es verlo en el ordenador, tele, tablet o teléfono, y otra cosa es en directo, que maravilla!!! que facilidad!!! pero claro, para eso tienes que apuntarte a estas KDDs y jugarte algo el pellejo jajajaja.











La calidad de las fotos no es muy buena, es una captura del vídeo 


Tras estos magníficos saltos, seguimos evitando pinos, y haciendo saltitos la mar de divertidos, y que cada vez me salen mejor, aunque esté feo que yo lo diga, pero ya no tengo abuelita que me lo sople al oído.

Terminamos la bajada muy contentos, y vamos en busca de un sitio en el que nos podamos tomar unas frescas cervecitas, con las monturas a buen recaudo. Vamos a uno que Edu controla.








A mi no me alcanza para mas de una, ya que he quedado con unos amigos para comer, así que me bajo para Granada. Gilo me acompaña.












La jornada ha sido excitante; las subidas son exigentes y las bajadas más. Algún aterrizaje/toma de tierra forzosa ha habido, pero nada de lo que preocuparse, seguramente por las magníficas protecciones que llevamos. El paisaje es impresionante, mira las fotillos que el Pepe se ha ido currando durante la ruta. Y el ambiente, de diez.





Edu, Alex, Carlos, Jorge, Pepe, Emi, Gilo y servidor (Algecireño)



 Deberíamos de felicitarnos, nos hemos regalado ooooootra inolvidable jornada de domingo.



2 comentarios:

Carlos Rodriguez dijo...

Menuda preciosdad de crónica,felicidades a todo los integrantes del buen domingo

Carlos Rodriguez dijo...

Menuda preciosdad de crónica,felicidades a todo los integrantes del buen domingo